China, ¿un líder ambiental?

China, ¿un líder ambiental?

Un país que reza con el estímulo a energías cero emisiones, pero peca al permitir el uso de carbón.

28 de agosto 2019 , 07:00 p.m.

Desde la Revolución Industrial, el mundo comenzó una era de desarrollo y crecimiento económico, social y tecnológico que dio lugar a la emisión incontrolada de gases de efecto invernadero.

China llegó un poco más tarde a este cambio. Su industrialización comenzó a finales de los 70 debido a políticas como la descolectivización de las tierras, la estrategia de desarrollo costero, la reestructuración y privatización de empresas estatales y los incentivos a la industria metalúrgica, petroquímica, siderúrgica y textil.

Este desarrollo la ha convertido en uno de los principales productores y consumidores de energía, un factor clave en el aumento de las emisiones de efecto invernadero. Sus emisiones de carbono se han triplicado entre 2000 y 2012, debido al crecimiento económico, y en 2017, por ejemplo, las emisiones alcanzaron 9,2 GT, casi un tercio del mundo entero.

A pesar de esto, y del hecho de que las emisiones de CO2 crecieron un 2,3 por ciento en 2018, parece que China podría alcanzar sus objetivos de reducción de carbono antes de lo establecido.

Por un lado, ha tomado varias medidas como el desarrollo de su plan de contribución determinada a nivel nacional. También superó sus objetivos de energía solar, y ha ayudado a financiar la instalación de paneles solares en las regiones pobres (se espera que este año la capacidad de energía solar y eólica aumente en más del 30 por ciento).

Desde la firma del Acuerdo de París, China ha mostrado esfuerzos políticos para luchar contra el cambio climático, sin perjudicar su competitividad:


 - Mejoró algunas plantas de energía para producir más, menos carbono.

 - Construyó plantas solares, nucleares y eólicas.

 - Incluyó en su estrategia la captura y almacenamiento de carbono.

 - Aumentó el uso de gas natural, que emite menos CO2 cuando se quema.

 - Ha entregado subsidios para instalar calentadores eléctricos y de gas.

 - Incentivó el uso de buses de gas natural y coches eléctricos. El año pasado, China vendió más vehículos eléctricos que todo el mundo junto.


Todas estas medidas han provocado que el gigante asiático tenga un aumento mínimo en las emisiones en 2014, 2015 y 2016. Sin embargo, en los últimos años las cifras han crecido considerablemente. La producción de carbón, en el primer semestre de 2019, aumentó el 2,6 por ciento en comparación con el año anterior, llegando a 1.760 millones de toneladas. Y, recientemente, el Gobierno aprobó 6.700 millones de dólares para gastar en nuevos proyectos de carbón.

China sigue siendo el mayor consumidor de carbón, y el 77 por ciento de su capacidad eléctrica proviene de este energético, que es el combustible fósil que más dióxido de carbono emite. Además, los gobiernos locales continúan invirtiendo en este tipo de infraestructura energética.

Por otro lado, la fortaleza tecnológica ha provocado que este país asiático ‘exporte emisiones’ al fomentar la construcción de plantas de generación de energía, algunas de ellas con este mineral. Según el Instituto de Análisis Económico y Financiero de la Energía, China financia un cuarto de la capacidad para generar energía con carbón que se desarrolla en el mundo: hoy hay 78 países que lo usan en procesos de generación.

Este es un ejemplo de un país que reza con el estímulo a energías de cero y bajas emisiones, pero peca al permitir e incentivar el uso de carbón dentro y fuera del país.

No es mucho lo que, desde países como Colombia, podemos hacer para exigirles a las grandes potencias que aumenten sus acciones sostenibles y mejoren sus metas de cambio climático. Lo cierto es que algunas de ellas ya han demostrado que los intereses ambientales pueden ser compatibles con los intereses de desarrollo y crecimiento.

Adición: el uso del gas natural que sale de yacimientos no convencionales (a través del ‘fracking’) es una alternativa eficiente para mejorar los indicadores mundiales de emisiones. Así lo han entendido Estados Unidos, el Reino Unido, Canadá, Australia, Argentina y China.

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.