¡Atrévanse a saber!

¡Atrévanse a saber!

Los proyectos piloto de ‘fracking’, propuestos por científicos colombianos, son la única salida.

16 de noviembre 2020 , 11:20 p. m.

Silviati y Simplicio son dos ancianos italianos con visiones diferentes del universo y de la posición del planeta en este. El primero cree en la observación, la experimentación y la duda razonable. Pero Simplicio encarna la vocería emocional y pedante que no admite argumentos diferentes a los de su colectivo.

Ambos son los protagonistas del Diálogo sobre los dos máximos sistemas del mundo, que publicó Galileo en 1632 en defensa del modelo heliocéntrico. La Tierra se mueve alrededor del Sol: una premisa peligrosa que le trajo acusaciones de herejía de quienes privilegiaban la intuición, el dogma y el rito.

Fue en los siguientes años cuando el conocimiento empezó a combatir, en un terrero más equilibrado, la ignorancia y la dictadura de las emociones.

Francis Bacon hizo parte de esa revolución científica del siglo XVI y XVII donde enfatizó la necesidad de adquirir nuevos saberes para conocer la verdad y aclarar los misterios de la naturaleza. Se privilegiaron las verdades claras y evidentes de Descartes, y vimos llegar con sorpresa las teorías de Isaac Newton.

Luego llegaron otros ilustrados y dieron cátedra sobre razón y progreso que alteraron la filosofía, la política, la cultura y la economía, trayéndolos incluso al Nuevo Mundo gracias a la imprenta y a los viajes de nuestra burguesía criolla a Europa.

Pero, así como llegó el amor por la libertad y el conocimiento a América, así parece desvanecerse de vez en cuando. Nuestra fidelidad a la ciencia es limitada.

El sector energético en Colombia lo ha vivido. Las discusiones irracionales y maniqueas han inundado los foros públicos, y han hecho imposible la búsqueda del entendimiento y de consensos. El caso más reciente es el del fracking, técnica que busca aprovechar el gas natural y el petróleo que tenemos en el país a más de 5.000 metros del suelo.

Para defensores y enemigos de esta técnica, hay una solución que dirimirá todos los conflictos: la ciencia a través de unas pruebas piloto que desenreden el nudo que no nos permite avanzar ni retroceder.

Los resultados científicos de esas pruebas darán la conclusión definitiva a favor o en contra del fracking. Pero algunos sectores se niegan a los pilotos porque, a diferencia de los protagonistas de la ilustración, no creen en la razón.

A ellos se les debe sugerir: ¡Atrévanse a saber!, como gritaba Kant invitando a evitar los engaños de los dogmas, la adivinación o las corazonadas.

Permitámosle al subsuelo colombiano que nos diga si las ideas que tenemos sobre este son verdaderas, exageradas o irracionales. Solo los científicos pueden darle o quitarle la razón a quienes piensan que el fracking se puede hacer de forma responsable y a quienes piensan lo contrario.

Dejemos esa arrogante confianza en nuestros sesgos e intuición. Paremos de irrespetar la evidencia para anteponer nuestros prejuicios. El progreso y el fin de la pobreza (alimentaria, intelectual, ambiental y energética) debe ser el objetivo por el que tenemos que dejar trabajar a científicos y a geólogos.

Los antifracking y los profracking no son personajes inclinados al mal; solo tienen opiniones diferentes. Ambos tienen un punto de encuentro en la ciencia, la partidaria de ningún país, pero la mecenas benefactora de todos ellos, que ha abierto generosamente un templo al que todos pueden llegar. [Palabras tomadas de Thomas Paine en Pinker, 2018].

Los proyectos piloto de fracking, que propusieron científicos colombianos, son la única salida para dejar a un lado la polarización, y evitar seguir discutiendo con retos virales donde hay más seguidores emocionados que personas informadas. Es hora de definir, de una vez por todas, quién tiene la razón.

La ciencia: ese es el verdadero #FrackingChallenge que no podemos dejar de hacer.

ALEJANDRO RIVEROS

Más de Alejandro Riveros González

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.