‘Team’ Ronaldo

‘Team’ Ronaldo

Lo que hace que me sienta de Cristiano es que le tocó vivir en tiempos de uno mejor que él.

18 de septiembre 2020 , 09:25 p. m.

Futbolísticamente soy más de Messi que de Cristiano Ronaldo, pero en la vida siempre voy a ser del equipo del portugués. Verán, me parece que el argentino está a un nivel superior que cualquiera de sus contemporáneos, bien arriba, junto a Pelé y Maradona; y no ahora, Messi se instaló ahí desde 2010, cuando apenas tenía 23 años. Lo que hace que me sienta de Cristiano es que, siendo buenísimo, le tocó vivir en tiempos de uno mejor que él, por eso se la pasa autoproclamándose como el mejor.

Messi no dice ni mu, no lo necesita, mientras que Ronaldo cada tanto sale con frases tipo “me tienen envidia por ser rico, guapo y gran jugador”, “si todos estuvieran a mi nivel estaríamos de primeros” o “si pudiera me votaría a mí mismo en el Balón de Oro”. Algunos dirán que a Cristiano le falta humildad y le sobra soberbia, otros argumentarán que solo está siendo sincero, pero lo cierto es que repetir muchas veces que es el mejor no lo convierte en tal cosa, al revés, lo aleja del hipotético trono; como declara Tiwyn Lannister en un capítulo de Game of Thrones: “Cualquier hombre que tenga que decir ‘Yo soy el rey’ no es un verdadero rey”.

Yo puedo entender la frustración del hoy jugador de Juventus. No importa cuántas Champions gane ni que haya llevado a un equipo modesto como Portugal a ganar la Eurocopa; no importa, tampoco, que en sus nueve temporadas con el Real Madrid tenga más goles anotados que partidos jugados, es como si el mundo no valorara las cosas que hace por estar pendiente de Messi. Es curioso cómo admiramos más el talento natural que el cultivado; aunque ambos sean grandes profesionales, la habilidad de Messi viene de cuna, mientras que Ronaldo se ha hecho mejor futbolista a punta de trabajo.

En mi propia liga menor, desde hace un tiempo me siento subvalorado, como si el mundo no me viera. Es lo que tiene escribir, un oficio solitario en el que no sabes si lo que dices le llega a alguien o se pierde en un mar de palabras. Por ejemplo, acabo de terminar un libro que empecé pensando que era una reverenda porquería y que ahora creo que es de lo mejor que he escrito, algo por lo que al fin puedo sentirme orgulloso. Y eso que no es la gran cosa, apenas un libro decente hecho a conciencia y con gusto; si algún día voy a hacer un gran libro, seguro no es este. Aun así quiero que lo lean, no para que me entre dinero por él, que también, sino porque quiero trascender, que después de muerto alguien en algún lugar hable de mí. Tanto que nos referimos al miedo que le tenemos a volar o la muerte, y nadie habla del miedo a volverse invisible, no solo en vida y que tus contemporáneos pasen por encima de ti sin consideración alguna, sino a no pasar a la historia, a que cuando mueran los nuestros muera también nuestra memoria.

Como soy igual de soberbio que inseguro, me creo mejor que cualquiera de mis colegas y al mismo tiempo no soporto leerme porque mis letras están llenas de defectos. Sin embargo, siento que llevo una vida dándole al teclado sin parar y que no pasa nada, que mi situación no solo no mejora, sino que es peor que hace unos años, justo igual que Cristiano Ronaldo, el capitán de mi equipo.

En mis fantasías más delirantes mando este país a la mierda, tierra de mediocres cuyo mayor talento es echarse flores entre ellos, y me voy al exterior, donde alguien ha visto al fin lo que realmente valgo. Luego regreso un día a este moridero solo para exhibirme y despreciar los elogios, las invitaciones y las entrevistas de quienes en su día me subestimaron, que sientan mi desdén y sepan que ya no los necesito. También sueño con ganarme un premio y darme el gusto de rechazarlo porque me sé tan bueno que no necesito un galardón para reafirmarme. Todo rebelde yo, pero solo de fachada porque la plata que viene con el premio sí la aceptaría mansito.

Adolfo Zableh Durán

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.