Secciones
Síguenos en:
Solo me valoro cuando estoy borracho

Solo me valoro cuando estoy borracho

Valorarse estando ebrio requiere un delicado balance, todo un arte.

30 de julio 2021 , 08:45 p. m.

Pasa que reacciono mejor a los insultos que a los elogios. Con los primeros tengo claro que lo mejor es no contestar porque nadie quiere enfrascarse en una pelea, menos si es en redes sociales con un desconocido. Con los segundos también guardo silencio, aunque quisiera decir algo, solo que no sé qué. Un gracias a secas me parece poco, algo que se dice para salir del paso, pero tampoco hallo adecuado responder algo como: ‘Sí. En efecto, soy todas esas cosas bonitas que estás diciendo de mí’.

Mi consuelo es saber que no soy tan malo como asumen algunos ni tan bueno como creen unos pocos, y que ambos bandos opinan desde lo que considero una comprensión imperfecta de lo que somos las personas. Todo lo miden en absolutos y han optado por elegir lo que les conviene para reafirmar sus creencias. Por otro lado, vaya derroche de ego el mío, creyéndome digno de discusiones entre facciones que me apoyan o me atacan.

Lo cierto es que tendemos a subvalorarnos. El mundo está lleno de gente que anda por ahí toda achicopalada porque intentó algo y no pudo, o porque en algún momento alguien le dijo que no servía para nada. Vivir es ver personas así todo el tiempo, llenas de valores y capacidades, hechas unas ruinas por dentro, convencidas de que son indignas de una recompensa.

Me pasa mucho cuando voy caminando por la calle y veo un bus repleto de gente. Bogotá, seis de la tarde, trancones interminables y vehículos que más que medios de transporte parecen vagones para arrear vacas. Es fijarse en las caras y descubrir gente resignada, casi derrotada. Entiendo que es un momento apenas, un par de horas al día como mucho, y que al llegar a la casa ya todo está bien. Pero no todo está bien y de tanto vivir eso a diario se termina quebrando hasta el más fuerte, toda una terapia negativa que puede durar años, como las cárceles.

A mí me ocurre que solo me valoro cuando estoy borracho. El otro día alguien me dijo que me veía delgado y me sentí bien, pero era porque tenía mis rones encima. De estar sobrio, no le hubiera puesto atención, al contrario, habría jurado que lo decía por lanzar un cumplido cualquiera y acto seguido me hubiera puesto a comer de más. Pero me cogió contento y le creí porque la cabeza tiene una forma muy rara de actuar.

También me ocurre con la escritura. Aunque me fluye casi siempre, teclear puede ser una tortura, inseguridad tras inseguridad. Y así publique, el valor no abunda, hago públicos mis artículos no por valiente, sino porque me pagan. Y nunca he escrito borracho, lo que se me hace raro porque creo que sería una bomba. No solo dejaría mis miedos atrás, sino que escribiría una obra maestra detrás de otra, y cada una en menos de dos semanas.

Eso es lo que tiene el alcohol, que nos hace sentir invencibles, llenos de talento y posibilidades. Quizá eso sea lo que pasa con algunos funcionarios del Gobierno: los eligieron estando borrachos y por eso se sienten calificados para el puesto, cuando en realidad les falta escalar varios escalones para llegar a donde están ahora. Y es que valorarse estando ebrio requiere un delicado balance, todo un arte. Si te quedas corto en la dosis, igual te emborrachas, pero sigues odiándote como siempre; y si te tomas un trago de más, pasas de valorarte como corresponde a sentirte capaz de todo, infalible casi, y eso tampoco funciona.

Si yo fuera capaz de ver, sin complejos ni apasionamientos, la persona que soy; si me valorara de verdad sin necesidad del licor, Dios. El lugar donde estaría, las cosas que hubiera hecho, los logros que hubiera conseguido. Pero es que vivir borracho es imposible y pagar terapia todas las semanas no lo aguanta cualquier bolsillo.

ADOLFO ZABLEH DURÁN

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.