¿Qué venimos siendo nosotros?

¿Qué venimos siendo nosotros?

La corrupción, violencia y abuso siempre han estado. Para este gobierno es como si no existieran.

24 de julio 2020 , 09:25 p. m.

Hay quienes dicen que el pasado 20 de julio los colombianos vimos por televisión algo surreal, yo creo más bien que fuimos testigos de un capítulo más de lo que somos como país: una nación que juega a ser adulta cuando en realidad no ha superado la infancia. Y no hablo del nuevo presidente del Congreso, estamos tan acostumbrados a este tipo de hechos que ya no es novedad que un político cuestionado llegue a un cargo tan alto. Por ejemplo, acaban de nombrar director administrativo de la Cámara, un cargo que maneja un presupuesto de 400.000 millones de pesos, a un exalcalde que entregó en su día una biblioteca sin libros y no se está hablando mucho de eso, ya se volvió paisaje.

En cambio, nos hemos vuelto unos apasionados de las torpezas y hechos anecdóticos de nuestros dirigentes. Ese mismo día, el presidente Duque dio un discurso para instalar el Congreso y no lo declaró instalado, luego se refirió a Aída Avella como “la vieja esa”, pensando que estaba en privado, y la Vicepresidenta lo echó al agua subiendo el video a internet. Tan fácil que parecía cumplir con algo tan sencillo y rutinario, y hasta eso les quedó grande.

Y sería chistoso si no fuera en realidad dramático. No es solo que quienes nos gobiernan den la impresión de no estar capacitados para el puesto, sino que usan esa supuesta torpeza para hacer por detrás lo que se les venga en gana. Cada vez que vea que alguno de ellos la embarra con alguna bobada, piense que están usando el hecho como cortina de humo para actuar a placer, sin que la opinión pública se entere. Crean una distracción por acá y consiguen lo que estaban buscando por allá, la estrategia perfecta. Es que son un capítulo de El Chavo, donde no se sabe quién es más torpe, o más vivo.

Ahora se han agarrado del coronavirus, que podrá parecer un flagelo, pero que para ellos representa una bendición: con todos encerrados en nuestras casas pueden obrar con más libertad. Tener un espacio diario en televisión en el que se juega a que se tiene controlada la situación es la mejor de las distracciones. Frente a las cámaras, el Presidente intenta lucir seguro de sí mismo, pero cada alocución genera más resistencia entre los ciudadanos. Cada 24 horas da partes de victoria y tranquilidad, mientras la enfermedad avanza. Y aunque el virus es importante, es lo de menos porque es pasajero, algún día será derrotado. Cuando eso pase, los problemas de corrupción, violencia y abuso de autoridad seguirán entre nosotros, siempre han estado y para este gobierno es como si no existieran. Es que es imposible ofrecer soluciones cuando se es parte del problema.

En ese discurso del 20 de julio, el Presidente habló como si todo estuviera bien y Colombia marchara en aguas tranquilas rumbo al progreso porque somos gente divinamente; honesta, respetuosa y responsable. Yo no le creo a ningún gobierno, menos a este, que nos dice mentiras con una condescendencia poco antes vista.

Con el viaje de Barbosa a San Andrés y la ‘Ñeñepolítica’, todo bien, son apenas hechos menores; con Claudia López yendo acompañada a Carulla y Petro recibiendo un monto menor en donaciones, investigación exhaustiva porque semejantes delitos no se pueden permitir. De la ida del Fiscal a San Andrés, Duque dijo que no podía emitir juicios de valor, palabras con las que dejó zanjada la situación, y a otra cosa.

¿Cómo pasó esto? ¿Cómo llegaron esos dos a ocupar cargos tan altos? Ya nos habíamos librado de Andrés Pastrana y logramos evitar que Francisco Santos fuera presidente, ¿por qué dimos un paso atrás? Hay quienes dicen que Duque y Barbosa son dos bobos con poder, yo no estoy tan seguro. Se hacen los bobos, que es otra cosa, porque si ellos son bobos y cada tanto nos ven la cara de pendejos a todos los colombianos, ¿qué venimos siendo nosotros entonces?

Adolfo Zableh Durán​

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.