Paloma conoce a Isabella

Paloma conoce a Isabella

Aterra la forma de pensar de los colombianos. Es increíble que seamos tan fachos.

22 de marzo 2019 , 08:11 p.m.

Dijo Paloma Valencia que quería ser presidenta de Colombia, y muchos se burlaron de ella. A mí, en cambio, me dio miedo porque lo veo posible: si montaron a Duque, montan a cualquiera. Días después, cual maniobra del destino, se hizo famosa en redes una mujer llamada Isabella Wills, hablando sobre su resistencia a la izquierda y tratando de estúpidos a quienes organizaron una marcha que hizo que llegara tarde a un evento con gente que “hace demasiada plata”.

Y hablo del destino porque me parece que están hechas la una para la otra y es hora de que se conozcan. Valencia podrá tener más educación, mejores conexiones y un discurso más elaborado, pero piensan parecido y hasta apellidos ilustres tienen, por si nos queremos poner todavía más retrógrados. Paloma es nieta del expresidente Guillermo León, mientras que Isabella tiene cara de ser de los Wills de toda la vida. Toca preguntarle a Ana, Eleonora, Camila y María, huevón.

Aunque hay muchos que por una razón u otra prefieren la pereza o la ilegalidad, creer que la gente es pobre o delincuente porque quiere es bien fascista.

Ya sea desde el liderazgo de Paloma o desde el discurso de Isabella, aterra la forma de pensar de los colombianos. Es increíble que siendo brutos, feos y pobres, seamos tan fachos. Y, aunque Valencia tiene mayor responsabilidad social por estar en una posición más privilegiada, ambas manejan un discurso incendiario. No se trata de hablar de un movimiento político u otro; póngalas en el partido que quiera, vuélvalas apolíticas si se le da la gana. El punto es el desprecio que muestran a ratos por la vida.

Parece que personas así dividieran antes que unir porque ven el mundo en bandos: nosotros vs. el resto, y usan la cuna, la cuenta bancaria y la ideología para ubicar a la gente acá o allá. Condenan el terrorismo, el aborto y el uso de drogas porque dicen defender a ultranza la vida, pero no ven nada de malo en que haya azúcar en todos los alimentos posibles ni en ser laxos con el porte de armas. Como dijo alguien hace poco, si el que violó fue un guerrillero, hay que tumbar la JEP porque el abuso de niñas y la impunidad son inaceptables, pero si el que violó fue un cura, de malas.

Es el doble rasero, algo muy de los humanos, que no distingue raza ni credo: si lo hace el otro, es el colmo; si lo hacemos nosotros, hay que buscar la forma de justificarnos. Y, claro, quien juzga siempre va a estar en lo cierto y los demás, equivocados. Ellos son la gente bien y el resto, cualquier cosa, menos bien.

Y, volviendo a Paloma y a Isabella, esa forma de pensar se puede hasta entender en un ciudadano del común, pero no en alguien con preparación y aspiraciones. Su responsabilidad es convocar y elevar el nivel del debate, no vulgarizarlo más.

Y eso que yo soy muy de creer que la vida no nos debe nada y las cosas se consiguen con esfuerzo, pero también entiendo que no todos nacemos con capacidades. De entrada, nadie sabe qué hace aquí; nos tiran al mundo, y toca arreglárselas como sea.
Unos nacen con dinero, oportunidades y habilidades, mientras que otros llegan sin nada de dónde agarrarse. No solo no tienen respaldo, sino que el cuerpo y la falta de educación no les dan para salir adelante. ¿Qué vamos a hacer entonces? ¿Señalarlos y relegarlos, o rodearlos y darles herramientas para que progresen y sumen? Y, aunque hay muchos que por una razón u otra prefieren la pereza o la ilegalidad, creer que la gente es pobre o delincuente porque quiere es bien fascista. Puros blanquitos en problemas.

Paloma quiere ser presidenta, y creo que puede lograrlo. Tiene todas las herramientas necesarias, menos empatía, pero empatía es lo que menos se necesita para gobernar un sistema feudal como el nuestro. De llegar, no sería la primera presidenta de Colombia porque sus comportamientos son a veces de macho violento, igual que Hillary Clinton. Desde ya me muero por saber qué rol va a tener Isabella en su campaña.

Sal de la rutina

Más de Adolfo Zableh Durán

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.