Los sospechosos de siempre

Los sospechosos de siempre

Esos personajes nos tienen sin cuidado, son solamente la excusa para liberar el veneno que cargamos.

03 de julio 2020 , 09:30 p.m.

Hay personajes a los que el mundo se les va encima cada vez que hablan en internet. No sé cómo alcanzaron tal estatus y por qué ellos y no otros, pero, digan lo que digan, siempre juegan de visitante. Y no se trata de si nos agradan o no, si tienen la razón o están equivocados, el punto es que cada tanto son tendencia y llega a ser preocupante si pasa una semana y no les han caído en gavilla.

Vicky Dávila es uno de ellos, y más que víctima parece ser alguien muy hábil para nutrirse de la polémica, lo mismo que María Fernanda Cabal, que sonar a punta de cosas negativas le ayudó a llegar al Senado. Después está una recua de gente que, insisto, no toca analizar ahora si vale la pena o no, si hay que seguirla o ignorarla, solo que se ha convertido en la favorita de las redes sociales. Kika Nieto, Pautips, La Liendra, La Segura, Yina Calderón, Andrea Valdiri y Aida Victoria Merlano suenan porque hablan o porque callan, porque sacaron video, abrieron TikTok o participaron en un reto de internet. Y si se dan cuenta, el objeto de burlas y ataques suelen ser mujeres, lo que es una forma de machismo de la que no somos conscientes. Siempre será más fácil caerle a una mujer que a un hombre, más allá de que nosotros tampoco nos salvemos de los ataques.

Montársela a esa gente es como volver al colegio, cuando nos escudábamos en nuestra niñez para poder ejercer la crueldad. Siempre se la montábamos a los mismos porque sabíamos con quién meternos. Éramos pequeños y no sabíamos muchas cosas, pero no éramos bobos y teníamos claro que camuflarse en la masa era la estrategia por seguir porque podíamos atacar a los más pendejos sin ser señalados.

¿Por qué son tan importantes para nosotros los personajes que acabo de mencionar? No lo son, en realidad nos tienen sin cuidado, son la excusa para liberar el veneno que cargamos, y con esto no estoy diciendo nada nuevo. El personaje y el tema son irrelevantes, lo vital es pronunciarnos, aportar una puñalada más a la causa. Podríamos dedicarnos a otra cosa, ocuparnos de nuestras vidas, pero en vez de eso preferimos fijar nuestra atención en los sospechosos de siempre.

Pero son tres las personas en redes que más llaman la atención. El primero es J Balvin. A José Álvaro, la opinión pública lo trata como a saco de boxeo y lo sube al cielo o lo baja al infierno según su estado de ánimo; una semana es ídolo porque manda en los listados musicales y a la siguiente lo cancelan por atacar a Shakira o apoyar al Gobierno. Y es raro, porque yo pensaba que oír treinta segundos de cualquiera de sus canciones era razón suficiente para cancelarlo de por vida, pero así de raros somos los humanos.

Las otras dos son mujeres. Una es Epa Colombia, que tan poco nos importará que no sabemos su verdadero nombre y no nos interesa averiguarlo. Tanto que criticamos las injusticias sociales y masacramos sin piedad a una mujer sin educación ni oportunidades a la que la fama ocasional se le salió de las manos. Del otro lado está Carolina Sanín, alguien inteligente que también se nutre de la polémica, aunque de manera diferente a la de Vicky Dávila. No sé en qué momento se volvió tan importante para la comunidad virtual lo que ella diga, pero no es sino que escriba algo para que todos salten a atacarla o defenderla. Sanín es escritora, así supe de su existencia, y se esté de acuerdo o no con ella, cada cosa que dice hay que leerla con cuidado porque el peor error que se puede cometer es irritarse por el tono que usa; es decir, hay que fijarse más en el fondo que en la forma.

Lo que encuentro curioso es que sea más conocida por sus tuits que por su obra, porque, en el caso de los autores, creo que sus libros deberían hablar por ellos. Aunque ese no es mi asunto, cada uno mira cómo gestiona sus palabras.

Adolfo Zableh Durán

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.