Secciones
Síguenos en:
El enemigo era el Estado

El enemigo era el Estado

La sociedad se ha levantado y aunque diga ya no tener miedo, creo que se trata más de desesperación.

07 de mayo 2021 , 09:25 p. m.

El deterioro de Colombia ha sido rápido y notable. Podría pensarse que se debe al coronavirus, pero es falso; la pandemia no es otra cosa que el reflector que dejó en evidencia nuestra precariedad. Y no es que antes estuviéramos bien, que la constante de Colombia ha sido vivir en agonía, pero estos tres años han sido de un desgaste tremendo. Es como si el país se hubiera desfondado, una especie de gotera que de tanto acumular agua terminó tumbando el techo.

No sé ustedes, pero yo nunca, ni con los bombazos de Escobar, ni en el desgobierno de Samper ni con Pastrana sentí tanta desesperanza. Y vean que es difícil decir tal cosa, porque aunque hayamos vivido constantemente en una estabilidad de mentira, todo lo que está pasando ahora, la indolencia y el caos, da un poco ganas de que se vaya todo al carajo, a ver si empezando de cero lo hacemos un poco mejor.

Porque antes la violencia venía de un agente externo al Gobierno, o al menos eso nos hicieron creer, lo que logró que durante años nos uniéramos como país para derrotar a los enemigos comunes que nos estaban desestabilizando. Y nosotros nos comimos el cuento de que unos pocos delincuentes con mucho poder querían acabar con Colombia.

Se adelantaron entonces campañas a nivel nacional con palomas blancas y pañuelos del mismo color que nos juntaron en el deseo de acabar con los bandidos. Por ese entonces veíamos al Estado como nuestro protector y a los medios de comunicación como amigos, no solo por ser víctimas también, sino porque gracias a su alcance y credibilidad movilizaban a la sociedad, dejando en evidencia los crímenes que sufría a diario el país.

Por eso la violencia de ahora es peor, mucho peor. Los que atacaban a la sociedad hace veinte o treinta años eran delincuentes, y por mucho que los odiáramos y les temiéramos, ese era su papel, no podíamos esperar de ellos nada diferente. Ahora quien nos avasalla es quien debería protegernos. Y no es nada nuevo, que con los años no solo se han ido conociendo alianzas secretas que tenía parte del Estado con sus supuestos perseguidos (es decir, en muchos casos no eran rivales sino socios a la sombra), sino que ya ha perdido la vergüenza y actúa abiertamente en contra de la población, siempre con actitud de “¿Qué van a hacer, o qué?”. No hay golpe más duro para un país que sentir que el gobierno es enemigo y no aliado.

¿Y los medios de comunicación? Saludos te mandaron. Ya no se sabe de qué lado están, en caso de que esto sea un tema de bandos, que no lo tengo tan claro. Los que antes hablaban por nosotros se han vuelto unos completos extraños, como si la solidaridad se les hubiera agotado, o como si actuaran con miedo, temerosos de perder los patrocinios que les permiten seguir funcionando.

Por todo eso la sociedad se ha levantado, esta vez por su propia cuenta, y aunque diga ya no tener miedo, creo que se trata más de un tema de desesperación que de valentía. La gente no solo se cansó de ser atropellada mientras vive con lo mínimo, sino que no está pudiendo dormir tranquila. Las ya trastocadas horas de sueño que habían dejado las cuarentenas se han convertido en un terror veinticuatro-siete, y de noche vuelven a las cabezas las explosiones y disparos del día anterior.

Y por más de que la situación actual parezca grave, se nos olvida que siempre se puede retroceder un poco más. Ahora creemos estar en la mala, pero quiero ver qué pasa con nosotros en dos semanas, dos meses, dos años. Yo no soy optimista de cara al futuro y creo que en el próximo período presidencial nos va a ir peor que ahora, porque, en el afán por zafarnos de los que gobiernan ahora, vamos a votar por cualquier cosa. Y, conociéndonos, vamos a elegir la peor opción.

Adolfo Zableh Durán

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.