Secciones
Síguenos en:
El dúo mediático

El dúo mediático

El malestar general no es por el libro de María Juliana Ruiz, sino por lo que ese texto representa.

26 de marzo 2021 , 09:25 p. m.

Yo le diría a María Juliana Ruiz que no saque ese libro autobiográfico, con todo respeto. Yo sé que en teoría no va a sacar nada, y que, en caso de publicar, no sería algo sobre ella sino sobre la labor de la figura de la primera dama, pero igual, mi mensaje es que se ahorre penas porque ese libro no lo va a leer nadie y a lo sumo terminará adornando la mesa de centro de una que otra casa.

Y no se lo digo porque vaya a ser un libro malo, podría ser una maravilla que igual nadie lo leería porque el mundo de las letras está repleto de autores formidables pero desconocidos, y por cada best seller hay miles de libros que no se usan ni para trancar una puerta.

Además, escribir es muy difícil. Parece fácil, juntar unas letras apenas, pero en realidad es un martirio. Hay gente elocuente que para sacar adelante una cuartilla se tarda un día entero después de haber aplazado la tarea durante semanas. Pese a eso, muchos escribimos porque de algo hay que vivir; pero ella no lo necesita, ya le ganó al sistema, no hay razón para que se dé mala vida.

Tampoco tiene por qué ganarse gratis el odio colectivo, que a nadie le cae bien la gente que se echa flores a sí misma. Por eso suele caernos mejor Messi que Cristiano Ronaldo: mientras el argentino se dedica a jugar y no dice nada aun sabiéndose el mejor, el portugués va por ahí afirmando que es el mejor de la historia y que le tienen envidia por talentoso, famoso y millonario. Y si eso ocurre con Cristiano, que es ídolo mundial, ¿qué queda para alguien que aspira a sacar un mero informe de gestión?
Aunque ella verá, a mí me da lo mismo si termina publicándolo. No entiendo el ruido que se ha generado al respecto si es un libro nada más y, según informaciones, vale una chichigua, cincuenta millones de pesos apenas. Son monedas, comparado con lo que le cuesta a Colombia la corrupción cada año, o los nuevos aviones de guerra, o los juguetes del Esmad.

Aunque, por otro lado, capto que el malestar general no es por el libro, sino por lo que el libro representa. No son los cincuenta millones, sino la sensación de que se autocelebran por lo que sea, como cuando hicieron un despliegue sin precedentes para recibir cincuenta mil vacunas contra el coronavirus. Y así es con todo: no solo son corrientes y ‘showceros’, sino que sacan pecho por cualquier cosa (como el lento ritmo de vacunación en el país) y nos la restriegan en la cara con ánimo revanchista, como si estuvieran cerrando bocas.

Otra cosa que genera resistencia es la capacidad para acomodar las versiones a sus necesidades. Tanta que fueron rápidos en refutar la noticia que afirmaba la existencia de una reunión para sacar un libro sobre ella y otras primeras damas, y que al final se demostró con pruebas que era cierta. Mienten frente a la cámara, en vivo y en horario prime; mienten y a las noticias reales las llaman falsas, viven tan enredados en sus propias historias que todo lo que no salga de su boca es un engaño. ¿Cuántas cosas habrán inventado nuestros políticos durante años con cinismo, la cara adusta y el ego inflado, sabiendo que no los iban a descubrir nunca?

De las fuentes oficiales hay que alejarse porque si se está demasiado cerca, si se es peligrosamente íntimo, se pierde perspectiva y se vuelve imposible opinar, cuestionar. Y aunque un periodista no puede ser un ermitaño que no habla con nadie, en Colombia la prensa suele estar demasiado cerca del establecimiento, y eso también ha ayudado a la crisis de nuestro oficio. La gente se aburrió del pensamiento único, de la voz oficial; ya no come entero y cada vez nos cree menos.

Igual, insisto, que saque el libro si es lo que quiere, yo no le veo nada de malo. Incluso, se me ocurre que para promocionarlo podría lanzarlo en una de las emisiones de Prevención y acción. Palanca con el presentador me parece que tiene.

Adolfo Zableh Durán

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.