Kristallnacht o la locura nazi

Kristallnacht o la locura nazi

Un 9 de noviembre presentó sus credenciales al mundo ya sin tapujos ni medias verdades.

09 de noviembre 2018 , 06:00 p.m.

Han pasado muchas décadas, ocho. Pero el olvido es el que termina matando definitivamente. Ese día, cuando olvidemos, cuando las generaciones jóvenes y las que están por llegar ignoren, olviden o borren el pasado habrán, sin saberlo, fenecido en buena parte. Otra cuestión es no saber extraer consecuencias de la historia. De lo que otros hicieron. De lo que otros negaron. Porque lo que sucedió aquella noche de noviembre de 1938, en una Alemania abducida plenamente por la locura y el mesianismo nazi, fue negar la vida, la razón, la libertad, la justicia y la dignidad humana.

Miles y miles de comercios fueron incendiados y destruidos. Sus escaparates rotos ante la sorpresa e indiferencia de muchos. Más de mil doscientas sinagogas ardieron por todo el país. Las cifras más bajas de muertos aquella noche sitúan en 91 las víctimas mortales. Y a partir de ahí, miles de deportados a campos de concentración en Alemania. Sí, en suelo alemán. Entre ellos el primero levantado en marzo de 1933, a las pocas semanas del ascenso al poder de Hitler, Dachau, a escasos kilómetros de Múnich. Hasta treinta mil judíos. Ahí arrancó probablemente el holocausto. Aunque la maquinaria y vómito atroz de muerte llegaría cuando, a comienzos de los cuarenta, los jerarcas nazis, en la sinrazón más perversa, adoptaron la ‘Vernichtung’, la solución final que supondría el asesinato masivo de seis millones de judíos. El delito, ser judío. La desgracia, la indiferencia y la borrachera de odio y antisemitismo de media Europa y de la Alemania nazi que adoctrinó a un pueblo culto, que cayó arrodillado ante las palabras de unos descerebrados.

Alemania, con la ‘Bundeskänzlerin’ a la cabeza, con el presidente Steinmeier y todo el cuerpo diplomático y representantes del Estado, acaba de recordar lo sucedido aquella noche. Noche de terror y muerte, noche de violencia y miedo. Noche de cristales, de humillación, de atropellos y de verdugos en un pogromo urdido desde las instancias de la cancillería de Berlín y ejecutada por escuadrones y comandos de las SS, las SA y la Gestapo.

Lo que sucedió aquella noche de noviembre de 1938, en una Alemania abducida plenamente por la locura y el mesianismo nazi, fue negar la vida, la razón, la libertad, la justicia y la dignidad humana.


Un 9 de noviembre. Una fecha casi cabalística en el siglo XX alemán. Y como decía algún medio extranjero, tanto para lo bueno como para lo malo. El 9 de noviembre de 1918 abdicaba el emperador y apenas días después acaba la guerra. Cinco años después, en Múnich, Hitler y sus secuaces trataron de dar un golpe de Estado, el Putsch, y veinte años después la locura nazi presentó sus credenciales al mundo ya sin tapujos ni medias verdades, la Noche de los cristales rotos, que cumple ocho décadas. Un 9 de noviembre caía, por sorpresa, el Muro de Berlín. Todo en setenta años.

Hoy Alemania, Europa y el mundo lo recuerdan. No debemos olvidarlo jamás. El hombre fue capaz de eso, y en su vaciedad corre el peligro de repetirlo. Sigue sembrando odio, muerte, guerras, ‘apartheids’, terrorismo, discriminación, revoluciones y fracturas. Tal vez es consustancial al ser humano mirar a su lado más fatídico y destructivo. No lo permitamos. Esos males se curan con educación, con cultura, con diálogo, con razón y con verdad. Hay que estar alerta, como lo ha pedido la canciller alemana en una sinagoga mítica de Berlín. Porque los peligros acechan. Y todos podemos ser víctimas. Solo el olvido nos mata con su veneno de mentira e indiferencia.

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.