close
close
Secciones
Síguenos en:
Trompo de poner

Trompo de poner

Las administraciones de Bogotá no han hecho nada por construir malla vial, pese a recaudar impuestos

SEÑOR DIRECTOR:

Ahora resulta que el impuesto de rodamiento, el mismo que venimos pagando hace años, no existe. Esa es la explicación que entregan las autoridades distritales al justo reclamo que hacemos por tener que pagar el total de los impuestos por el uso del carro, cuando solo lo hacemos en parte a raíz de la norma del pico y placa.

También nos acabamos de enterar de que los impuestos que pagamos "por el uso del carro", en un 86,5 %, son de libre destinación, es decir que la Administración se los puede gastar en diferentes sectores, ignorando, si quiere, el de la movilidad, que es el que aporta el tributo. Igual pasa con la sobretasa de la gasolina, de la que solo el 8 % se destina a la Unidad de Mantenimiento Vial (UMV), lo cual explica el mal estado de la malla vial de la ciudad.

Las administraciones de Bogotá no han hecho nada por construir nuevas vías; eso sí, recaudan los impuestos anuales que genera el parque automotor de la ciudad, al cual se suman cada año más de 30.000 vehículos nuevos.

Si a lo anterior sumamos las desafortunadas y descorteses respuestas de la señora alcaldesa sobre el uso del automóvil, los habitantes de Bogotá nos preguntamos para dónde vamos en materia de movilidad vial. ¡No podemos seguir siendo el trompo de poner!

Mario Patiño Morris

El Gitano Señorón

SEÑOR DIRECTOR:

Un 15 de enero de 1922, hace un siglo, nació en la posesión española de Tetuán, en Marruecos (África), un cantante sui géneris que dio bastante impulso a la música de su nación. Se trataba de Juan Legido Díaz. Una de las tantas grabaciones que él hizo con el título de El gitano señorón, un garrotín, sirvió para que se lo conociera con ese distintivo. Legido fue, en principio, un sencillo maletero de Los Churumbeles de España.

Luego de varias actuaciones, cierto día el cantante estrella de esta agrupación, José María Torregrosa, decidió contraer matrimonio con la hija del dueño de Cigarros Partagás y abandonó el canto para siempre. Juan Legido ocupó su lugar con un éxito extraordinario al grabar varios títulos, como El beso, Tres veces guapa, Cariño verdad y otros.

En septiembre de 1952 Los Churumbeles actuaron en Bogotá y otras ciudades colombianas, pero sin la presencia de Juan Legido, quien ahora había hecho toldo aparte y en la capital grabó varios éxitos, repitiendo los que ya había hecho con la agrupación anterior. No obstante, la agrupación tuvo rotundo éxito.

Evocamos este centenario de Juan Legido como la voz y el humor español siempre latente que partió en dos la música de la península ibérica.

José Portaccio Fontalvo

Falta vigilancia

SEÑOR DIRECTOR:

Impresiona la foto del peatonal de carrera 30 con calle 26, donde los ladrones se robaron las láminas del piso, lo cual pone en peligro a los transeúntes. Aquí se roban todo: las tapas de las alcantarillas, las señales de tránsito, las del SITP... Pero que se lleven estas láminas, en plena 26 con 30, y nadie vea es vergonzoso. Se necesita un carro para cargarlas. Qué puede esperar un transeúnte que camina solo por allí, pues esto quiere decir que faltan vigilancia y presencia de autoridad.

Carmen Rosa Nova

MÁS CARTAS

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.