Secciones
Síguenos en:
Revisar las ciclovías

Revisar las ciclovías

El IDRD está en mora de hacer una revisión seria de cómo está manejando este espacio recreodeportivo

SEÑOR DIRECTOR:

Desafortunadamente la ciclovía, patrimonio y orgullo de Bogotá en la actual administración, ya no constituye un espacio tranquilo y seguro para el usuario debido a varios factores: los domiciliarios en bicicleta a motor a alta velocidad -que además dejan una estela de carburante quemado a su paso-, las carretas de madera con carga sobredimensionada, los numerosos vendedores ambulantes y talleres de reparación de ciclas, que no están debidamente acreditados como se hacía anteriormente. En algunos sectores también se ven bicitaxis prestando el servicio por esta vía.

Desaparecieron los tan necesarios baños portátiles y, desafortunadamente, los guardianes de la ciclovía solo están allí para prestar auxilio a quien sufre un accidente porque su autoridad es prácticamente nula y son objeto de burla por parte de los domiciliarios en bicimotor, cuando tímidamente los conminan a salir del corredor.

El IDRD está en mora de hacer una revisión seria y responsable de cómo está manejando este espacio recreodeportivo. Debe recobrar el control e impedir el deterioro que parece inminente en un futuro próximo, de no tomarse las medidas necesarias.

Dalia Valero

Basuras e indisciplina ciudadana

SEÑOR DIRECTOR:

Se ven muchas basuras en las calles, es verdad. Pero hay que tener en cuenta también que en gran parte se debe a la indisciplina y falta de cultura ciudadana. Solo hay que ver las canecas de acero en calles y parques, que en buena hora puso la alcaldía anterior. No solo se usan para echar basuras pequeñas. Allí, de noche la gente arruma lavamanos, vidrios, tejas, muebles viejos. Increíble. Y hay que ver el entorno de los caños. Es botadero general. Esta ya es una queja común y se debe multar. Pasan los camiones y limpian y a la mañana siguiente el panorama es de nuevo de muladar. Las autoridades debe vigilar de noche y aplicar las sanciones del Código de Policía.

José Francisco Piñeres

Soluciones para los jóvenes

SEÑOR DIRECTOR:

El editorial de EL TIEMPO de 15-10-2021 se refiere a los jóvenes en Bogotá, pero lo tratado allí se aplica a todo el país. De la alcaldesa de Bogotá se recuerda haber dicho “perdón por no haber escuchado sus angustias y reclamos”. Entonces se asignaron los recursos para educación superior gratuita de 15.000 jóvenes. Aun así, los muchachos han brillado por su ausencia en las discusiones del POT.

Si al ‘problema’ de los jóvenes le sumamos el ambiental (que lo es en serio), vamos a tener fuentes valiosas de empleo que ya están mostrando resultados como en las pequeñas granjas urbanas de Fontibón, que ya han florecido y fructificado... Para aterrizar esta propuesta en la realidad, recordemos los recientes problemas de Bogotá con los residuos sólidos y los de Bucaramanga, donde optaron por salir de ellos llevándolos a otras ciudades, en una salida errática. Desde luego que la solución está en orientar el emprendimiento y ponerlo al servicio de una economía circular y ecológica, donde los recursos tomados de la naturaleza tengan el debido retorno para minimizar la depredación impuesta por el ‘capitalismo salvaje’.

Fidel Vanegas Cantor

MÁS CARTAS

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.