close
close
Secciones
Síguenos en:
Por la vida y la tranquilidad

Por la vida y la tranquilidad

A mí, personalmente, me gusta que haya salido la policía militar en varias ciudades.

SEÑOR DIRECTOR:

La inseguridad sigue siendo el tema principal en las conversaciones de familia o de empresa o en las redes. Se ven casos todos los días. Y hay miedo, porque los hampones son cada vez más violentos. A mí, personalmente, me gusta que haya salido la policía militar en varias ciudades. Ellos infunden respeto, más en combinación con nuestra policía. Algunos no creen mucho en su eficacia. No le pongan pega a esto, pues están de por medio la tranquilidad, los bienes y la vida de la gente. Los ciudadanos tenemos que estar dispuestos y colaborar con ellos y denunciar.

Deben hacerlo también las fuerzas de orden, pues el factor sorpresa es clave. Que haya requisas en varias zonas. Y quienes caigan, que sean judicialiazados. Así haya que construir más cárceles, la vida y la tranquilidad ciudadana son sagrados y no importa el costo.

Dagoberto Castaño Paredes

La violencia intrafamiliar

SEÑOR DIRECTOR:

La inseguridad y la violencia intrafamiliar siguen presentes y no solamente la sufren las mujeres. El pasado fin de semana, en la celebración del Día de Amor y Amistad, se registraron más de mil llamadas para reportar casos de violencia intrafamiliar. Según la policía, entraron alrededor de 3.250 llamadas a la línea 123, donde 1.015 fueron por casos de violencia intrafamiliar y 2.032 de violencia de género.

Esto no puede continuar. La alcaldesa de Bogotá y la Policía deben hacer algo al respecto. No es posible que, en una fecha en la cual supuestamente debería reinar el amor, la armonía y la familiaridad, se convierta en una ocasión en la que aumente la violencia hacia las mujeres, niños, niñas u otras personas. Cada día la tasa de muertes, abusos y maltratos sigue creciendo. No solamente se debe poner atención en estas fechas, sino todos los días, pues se está volviendo pan de cada día y cuando muchos o muchas, por temor, prefieren quedarse en silencio.

Juan Pablo Obando Ruiz

'El futuro de Monómeros'

SEÑOR DIRECTOR:

El editorial de EL TIEMPO (20-9-2021) nos habla de la empresa que en un tiempo se llamó Monómeros Colombo Venezolanos y ahora solo Monómeros, y es de Venezuela, pero tiene mucha relación con nuestro país. Aunque la empresa factura 720.000 millones de pesos al año y ha tenido incremento de 20 por ciento en sus ingresos del 2020, según parece, ahora tiene problemas de liquidez. El editorialista dice que no deben escatimarse esfuerzos diplomáticos y gerenciales para proteger este activo, que es de los venezolanos, pero que significa para los colombianos 600 empleos directos, 1.500 indirectos y fertilizantes para 800.000 campesinos. Lo que sí se ha denunciado con frecuencia es el mal manejo de las relaciones colombo-venezolanas. Vale recordar que con Venezuela hemos sido como hermanos siameses y que en estos casos el golpe que recibe uno le duele al otro.

Y a los jóvenes también es bueno recordarles que existió una Flota Mercante Grancolombiana (Col.+Ven.+Ecu.) que llevó por los mares del mundo una buena imagen de integración con los vecinos. Se acabó.

Fidel Vanegas Cantor

MÁS CARTAS

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.