close
close
Secciones
Síguenos en:
La amenaza sigue latente

La amenaza sigue latente

La pandemia no ha cesado y ahora los niños tienen la oportunidad de reducir el riesgo de vivirla.

SEÑOR DIRECTOR:

Este fin de semana fui testigo de lo que se vive en las salas de urgencias de las clínicas de nuestro país. Es aterrador ver cómo cada hora llegaban entre dos y cuatro niños con problemas respiratorios porque sus niveles de oxígeno en la sangre estaban bajos o la fiebre no cesaba.

Todos iban directo a una prueba covid. Esta, además de ser incómoda, es escalofriante, ya que se debe esperar entre tres y cinco días para conocer el resultado. Mientras tanto se debe estar en una camilla con los niños canalizados y conectados al oxígeno, observando cómo enfermeras y médicos van de un lado a otro garantizando que todos tengan sus medicamentos y tratamientos oportunos.

Esta es la realidad de la pandemia, que no ha cesado, y los niños son los que ahora tienen la oportunidad de reducir el riesgo de vivirla. Es hora de vacunarlos, pero también de que los adultos completen su esquema.

Por eso, el decreto que viene trabajando el Gobierno Nacional para solicitar el carné de vacunación en lugares de afluencia pública es apropiado. El covid es una realidad que aún nos tiene en jaque.

Mónica Camacho

El llamado al sometimiento

SEÑOR DIRECTOR:

Me parece interesante que el Gobierno invite a la gente del ‘clan del Golfo’ a un sometimiento. Esto también es un acatamiento a la Corte Penal Internacional, que reconoce la paz negociada y los mecanismos de justicia. Ojalá los miles de personas que están en la economías ilegales, muchas seguramente obligadas por las circunstancias, reaccionen a tiempo para bien. El camino de la legalidad siempre será el mejor, el que da tranquilidad, el que los devuelve a sus familias, el que les quita de encima miedos y culpas; el que los regresa a la vida real, así tengan que pagar por sus errores. Lo demás es exponerse a caer algún día bajo las armas y la justicia.

También se deben hacer más llamados sobre el terreno, con volantes y por las emisoras locales. Seguramente muchos quieren dejar esa situación tensionante, pero no se lo permiten ni los dejan informarse.

Lucila González de M.
Bogotá

La nueva cumbre

SEÑOR DIRECTOR:

Nuevamente tenemos otra cumbre para salvar el planeta, ahora en Glasgow. Y cada uno suelta su discurso: Guterres, que el planeta está cavando su propia tumba. Boris Johnson, que “la ira e impaciencia del mundo serán incontenibles, a menos que hagamos de esta COP26 el momento en que abordemos en serio el cambio climático”.
Por su parte, la ONU pidió compromisos para reducir en 45 por ciento las emisiones de CO2, y el Gobierno colombiano sacó pecho con los buses eléctricos de Bogotá; algo es algo.

Pero Colombia y Brasil, además de ser los países con mayor inequidad socioeconómica, son los mayores depredadores de la Amazonia. El mundo no confía en estas cumbres porque siempre se interponen los intereses del capitalismo salvaje, frente a los propósitos de vida digna en la Tierra.

Fidel Vanegas Cantor

MÁS CARTAS

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.