Hora de bajar la violencia verbal

Hora de bajar la violencia verbal

Reprochable lo que está pasando con los ataques en la plaza pública para algunos candidatos.

09 de marzo 2018 , 12:00 a.m.

Señor Director:
Me refiero a su editorial ‘Trazar ya una raya’ (5-3-2018). Con relación a la violencia verbal y física que se está dando en las campañas políticas, viene al caso el llamado de atención que se convierte en obligatorio en la sentencia proferida recientemente por el Tribunal Superior Sala Penal de Bogotá contra un relevante líder político: “No resulta legítimo que líderes sociales desborden los límites de la tolerancia que están obligados a mantener frente a la crítica, encendiendo las redes sociales. 

El lenguaje agresivo es una manifestación de violencia. Y usado por un líder político puede llegar a ser identificado por alguno de sus seguidores como una autorización velada al uso de la violencia física”. Y eso es lo que está ocurriendo en vertientes de derecha e izquierda. Es hora de que esa obligatoriedad se haga cumplir con sanciones, dado el hecho de que podemos estar ante un magnicidio anunciado y atizado “consensualmente” desde las redes sociales y las plazas públicas.

- Carlos H. Quintero B.

* * * *

Señor Director:
Reprochable lo que está pasando con los ataques en la plaza pública para algunos candidatos. Deben estrecharse los controles para evitar que esto siga sucediendo. Infortunadamente, la respuesta del candidato Petro no fue la indicada. Debió esperar el resultado de las investigaciones de la Fiscalía sobre el ataque a su camioneta antes de salir a decir que lo habían querido asesinar, y prueba de ello eran las huellas de los disparos en el vehículo; inclusive, señaló con nombre propio al autor intelectual del atentado. Pues resulta que no hubo disparos, sí piedra, que también es censurable. El señor Petro no puede enrarecer más el difícil clima que ronda el proceso electoral.

- Mario Patiño Morris

Los perros de la calle

Señor Director:
Cada día es más común ver perros deambulando por las calles de Bogotá, sin dueño y sin techo. Muy pocos son los que se detienen a pensar un momento en ellos, mientras el Alcalde se preocupa por poner wifi en un sistema de transporte donde sacar el celular es casi una clara señal de robo. Estos animales vulnerables viven en la calle sin muchas leyes que velen por ellos. Se necesita un mayor control a la hora de adquirir uno de ellos como mascota. Es increíble ver cómo habitantes de la calle dividen parte de la poca comida con la que cuentan para brindarles alimentos a sus únicos compañeros, mientras los demás, al ver que el pequeño cachorro crece y exige cierto grado de responsabilidad, muchas veces toman la elección más fácil: abandonarlos.

- Daniel Arévalo

Batalla del informal

Señor Director:
En Colombia, más en Bogotá, hay una gran cantidad de personas que trabajan en la informalidad. No tienen un pago definido, dependen de lo que les depare el diario para subsistir y poder volver a trabajar al día siguiente. Se enfrentan no solo al clima y la intemperie, sino a diferentes humillaciones. Y diariamente se encuentran en una batalla campal, con el riesgo de perder su mercancía porque la policía no los deja trabajar. No es lo ideal, pero es lo que hay mientras el país no mejore las condiciones de empleo para aquellos que quieren progresar.

- Michell Cuadros Benito

Escríbanos a: opinion@eltiempo.com

MÁS CARTAS

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.