close
close
Secciones
Síguenos en:
Ejemplos de superación

Ejemplos de superación

Los atletas paralímpicos demostraron en Tokio sus notables condiciones y espíritu deportivo.

Señor Director:

Los atletas paralímpicos colombianos son ejemplo para muchas personas que se ven sumergidas en situaciones muy difíciles de la vida. Ellos han sabido poner el pecho a todas las adversidades y ser representantes de un país que necesita más personas con la actitud y la fortaleza mental que ellos tienen.

Han cumplido con un gran desempeño en las competencias deportivas de Tokio, demostrando sus notables condiciones y espíritu deportivo.

Es de gran importancia hoy traer a colación las palabras de la deportista Caterine Ibargüen dirigidas al presidente Iván Duque: “Tenemos que trabajar en el futuro, con las bases, con los niños. Yo creo que a través del deporte y la educación podemos arrebatarles a la delincuencia, a la prostitución y a todas las cosas malas a muchos jóvenes”, manifestó ella. Y así piensan muchos colombianos que esperan que la bandera de este país sea reconocida por hechos positivos.

Néstor Medina

Solidaridad con los afganos

Señor Director:

Colombia recibirá a 4.000 afganos, cuyas vidas, evidentemente, corren serio peligro. Y no solo las de los adultos, las de las mujeres, sino las de los niños.

En nuestro país hay cierta desinformación. Ellos no vienen a quitarnos empleo, sino que estarán de paso, y los costos de ese tránsito los paga Estados Unidos. Se trata de una labor humanitaria, nada más. Un acto de solidaridad.

Nosotros hemos recibido muchas veces ayuda. Miles trabajamos antiguamente en Venezuela, y otros están en otros países, bien, regular o mal, pero rebuscándose la vida allende las fronteras. Sabemos de desplazamientos porque este es un país víctima de un largo conflicto. Así que lo menos que podemos hacer es tener humanismo.

Ángel María Aguilar

No minimizar el acoso

Señor Director:

En Colombia, algunos temas deberían estar bajo el reflector de problemáticas latentes que necesitan visibilidad. No se pueden minimizan situaciones graves, como el acoso.

No es normal ver en la parada del bus a muchas mujeres con gas lacrimógeno, o con las llaves en la mano buscando estar seguras al salir. Esta situación es muy difícil de evitar. Así sea para ir a la esquina a comprar el pan, no falta el sujeto que dice un piropo inofensivo. Esto no es tan leve como se cree. Un simple comentario puede generar miedo, incomodidad, inseguridad y hasta asco.

Ahora, si eso es solo con palabras, pensemos en cómo se sentirá alguien que sufre el acoso de manera física en su puesto de trabajo o incluso estudiando. Muchos pensarán que son escenarios lejanos, pero realmente no es así.

Érika Juliana Herrera Villalobos

El Foro del Lector no publica cartas abiertas ni dirigidas a un tercero. Las cartas no deben tener una extensión mayor de 200 palabras y estarán sujetas a edición por razones de espacio. En ellas se deben incluir la dirección y el teléfono del autor. Las cartas pueden enviarse por correo a la Dirección de EL TIEMPO, avenida calle 26 n.º 68B-70, Bogotá, D. C. Por fax, al número 294-0210 y por correo electrónico a: opinion@eltiempo.com.co

MÁS CARTAS

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.