close
close
Secciones
Síguenos en:
Atropello a los migrantes

Atropello a los migrantes

Se necesitan conciencia y medidas urgentes. El Estado debe intervenir.

Señor Director:

Es inhumano e indignante el atropello al que son sometidos los migrantes haitianos. El otro día vimos, en una impresionante foto publicada por este diario, que miembros de patrullas fronterizas de EE. UU. los perseguían a caballo como si fueran animales de caza. Y a su paso por nuestro país también son víctimas de abusos y explotaciones. Se necesitan conciencia y medidas urgentes. El Estado debe intervenir. Tal vez se deban gestionar consensos intergubernamentales, con Estados Unidos a la cabeza. Pero esto no pude seguir, mientras miramos para otro lado.

Lucila González de M.

Una ciudad de aspecto viejo

Señor Director:

Con contadas excepciones, Bogotá se presenta como una ciudad con cientos de barrios viejos, que para cualquier extranjero la sitúan en los años cincuenta. Basta con observar la maraña de cables aéreos de energía regados por todas sus calles, aspecto que las ciudades modernas han superado hace tiempos. Es inadmisible que los alcaldes y los consejos locales no hayan nunca intervenido para solucionar ese lastre urbanístico. Si a lo anterior le sumamos el deterioro de sus calles y las arruinadas autopistas norte y sur, nos encontraremos con una urbe desagradable y fea.

Héctor-Bruno Fernández Gómez

Los acuerdos de paz

Señor Director:

El debate sobre la paz que generó el discurso del presidente en la ONU no debería dar lugar a un conflicto. Los acuerdos no fueron frágiles ni perfectos. Los intereses que se benefician de las guerras no tienen relación con el ciudadano del común, que es inducido a tomar partido bajo una falsa moral homogeneizadora, de izquierda o derecha. No existe paz ilegítima ni guerra legítima. No reconocer que los diálogos y los acuerdos dejaron sin sustento dialéctico la lucha armada con pretexto social es irracional.

Demuestran que solo con la concordia en la arena democrática es posible vencer obstáculos ideológicos irreconciliables. ¡Cuánta sangre nos han ahorrado! Todo lo demás es retórica politiquera. Lo prudente es seguir su ejemplo y unirnos, mientras nos miramos en el espejo del vecino, cuyas clases políticas no han tenido el valor moral para lograr un acuerdo. Entre tanto, el pueblo aguanta hambre y abandona el país.

Carlos H. Quintero B.

¿Cuándo los escucharemos?

Señor Director:

Parecen ser cada vez más los jóvenes que hacen parte de la población sordomuda, incluyendo aquellos estudiantes que se encuentran en las instituciones educativas de básica y media superior, donde aún se evidencian brechas de inclusión social. Sería importante que la población no oyente empiece a ejercer ese conocimiento básico dentro de su desarrollo profesional. Es fundamental proponer como materia de enseñanza en las instituciones educativas el lenguaje de señas como conocimiento básico para relacionar mejor a la población oyente con la no oyente. Así se podría generar una mayor empatía desde las aulas de clase hasta nuestro contexto en general, así entenderemos lo que es estar en los oídos de quienes no nos pueden escuchar.

Laura Sofía Aguirre Arévalo

El Foro del Lector no publica cartas abiertas ni dirigidas a un tercero. Las cartas no deben tener una extensión mayor de 200 palabras y estarán sujetas a edición por razones de espacio. En ellas se deben incluir la dirección y el teléfono del autor. Las cartas pueden enviarse por correo a la Dirección de EL TIEMPO, avenida calle 26 n.º 68B-70, Bogotá, D. C. Por fax, al número 294-0210 y por correo electrónico a: opinion@eltiempo.com.co

MÁS CARTAS

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.