close
close
Secciones
Síguenos en:
¿Hasta dónde llega la inseguridad?

¿Hasta dónde llega la inseguridad?

Por un carro o un celular nos quitan la vida y perturban nuestra tranquilidad mental.

Señor Director:

Es triste ver hasta dónde llega la sevicia de los criminales para encañonar a un niña de siete años y raptar su mascota, por más costosa que esta sea, o por un carro. ¿De qué sirve? Esta situación le causa un daño psicológico a la menor, pues le apuntaron a su cabeza y se llevaron su animal de compañía.

La seguridad en Bogotá desapareció. Por un carro o un celular nos quitan la vida y perturban nuestra tranquilidad mental. Hasta por una mascota no estamos seguros en la calle; incluso en nuestras casas y en el transporte público.

Se necesita más policía patrullando día y noche en nuestros barrios y localidades. Se debe disponer de más centros de atención inmediata (CAI), además de tener vigilancia en todos los barrios. Ya no podemos con más asesinatos por un celular, ni seguir viviendo con miedo al salir a la calle. Así como esta niña y su familia vivieron minutos de terror, muchos bogotanos también lo hemos sufrido.

Diego Andrés Guerrero

La credibilidad del Dane

Señor Director:

En verdad no existen razones lógicas para cuestionar los datos del Dane en cuanto a la cantidad de población que hay en el país. Por lo mismo, la polémica que suscitó el registrador nacional del Estado Civil, Alexánder Vega Rocha, no tiene sentido.

El registrador nacional abrió la absurda disyuntiva sobre un asunto que no es de su competencia, al afirmar que en el país el número de habitantes no son 50 millones, sino 55. También dijo que él no les creía a las cifras del Departamento Administrativo Nacional de Estadística, siendo esta una de las entidades técnicas de Colombia con mayor prestigio.

En la actualidad, bajo la dirección de Juan Daniel Oviedo Arango, hemos conocido cifras muy importantes en materia de desigualdades económicas y sociales, el ritmo de la vacunación contra el virus chino y datos mucho más reales sobre desempleo y costo de vida en el país.

Jorge Giraldo Acevedo
Fusagasugá, Cundinamarca

Barras desbordadas

Señor Director:

Ir al estadio a ver un partido de fútbol es muy arriesgado. Los acontecimientos ocurridos en el Pascual Guerrero de Cali nos demuestran, una vez más, la inseguridad que hay dentro y fuera de estos eventos deportivos, donde llevar a nuestros hijos, sobrinos o padres es peligroso.

No es justo que tengamos que ser víctimas de la inseguridad y el vandalismo de las barras, que se pelean contra otros hinchas por una camiseta.

Debería haber un mayor control de las autoridades para que las familias puedan volver al estadio en paz.

Carlos Mauricio
Restrepo Carreño

El Foro del Lector no publica cartas abiertas ni dirigidas a un tercero. Las cartas no deben tener una extensión mayor de 200 palabras y estarán sujetas a edición por razones de espacio. En ellas se deben incluir la dirección y el teléfono del autor. Las cartas pueden enviarse por correo a la Dirección de EL TIEMPO, avenida calle 26 n.º 68B-70, Bogotá, D. C. Por fax, al número 294-0210 y por correo electrónico a: opinion@eltiempo.com.co

MÁS CARTAS

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.