Escuchar al campesino

Escuchar al campesino

Ningún producto da porque los insumos son muy caros, no hay buenas vías ni mercados.

04 de septiembre 2018 , 12:00 a.m.

Señor Director:
Me refiero a la carta de un lector sobre escuchar a pequeños agricultores. El Presidente debe oír al campesino todo si queremos que la paz tome fuerza en el campo, hoy día empobrecido, que alberga a un labriego sin esperanza, especialmente joven, que se va a las grandes ciudades a engrosar la informalidad.

Pero es que hoy el campesino, en especial el pequeño, trabaja a pérdida. Ningún producto da porque los insumos son muy caros, no hay buenas vías ni mercados. A los campesinos, los intermediarios les compran al precio que quieren, y por obligación este les vende, pues no puede devolverse con sus productos al campo. Es una situación humillante que debe ser corregida, ya que debido a ella también ha crecido el negocio de la coca.

José Francisco Piñeres

El porte de armas blancas

Señor Director:
La idea de sancionar penalmente a quienes porten armas blancas es plausible, pues las autoridades, en especial las de policía, bien pueden distinguir aquellas que con solo verlas causan pavor, como son las denominadas puñaletas o de cierto tamaño, que no son para limpiarse las uñas.

Quiera Dios que esto no se quede en el tintero, pues los malandros, con el solo hecho de saber que realmente serán sancionados, lo pensarían dos veces si portan esta clase de armas. Si se va a pensar en sanciones penales, que sean superiores a los 5 años, pues de lo contrario las autoridades policiales estarían perdiendo su tiempo.

Gabriel Vanegas
Bogotá

Medidas contra la corrupción

Señor Director:
Confiemos en que en este gobierno, por medio de una presentación impecable en materia jurídica, económica y social de proyectos ante el poder Legislativo para su aprobación, así como un minucioso seguimiento en cada entidad gubernamental sobre planes de desarrollo y obras prioritarias en las regiones, contribuirá a que los auxilios parlamentarios y cupos indicativos del pasado, como la ‘mermelada’ del presente, queden eliminados de por vida. Con esto, el parlamentario dejará de chantajear con su voto al gobierno, y la comunidad de su comarca nunca más lo volverá a ver como salvador o esperanzador cuando llega en campaña a ofrecer un servicio público, una escuelita o un puesto de salud que en la mayoría de los casos nunca cumple.

Francisco Javier Cajiao G.

Repara la calle 100

Señor Director:
Una de las vías más importantes de Bogotá es la avenida 68 o también llamada calle 100, donde se encuentran zonas residenciales de alta calidad, barrios tradicionales, centros comerciales, clínicas, teatros. Pero, lamentablemente, es una vía de altísimo riesgo. Los huecos, los hundimientos son trampas mortales para pasajeros y conductores. Ni qué decir del puente de la calle 100 con autopista, que de oriente a occidente tiene en las uniones un sobresalto de alta peligrosidad. Son incontables los cráteres que hay en toda la avenida, donde los carros, motos y bicicletas tienen al día muchos accidentes. Es urgente que arreglen la malla vial de tan crucial e importante vía, que cada día que pasa entra en franco deterioro.

Jorge Trujillo Mejía

Escríbanos a: opinion@eltiempo.com

MÁS CARTAS

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.