¿Un Congreso más grande?

¿Un Congreso más grande?

Mientras en el Congreso se proyecta agrandar su tamaño, el pueblo sigue agobiado por la violencia.

Por: Cartas del lector
15 de octubre 2020 , 07:30 p. m.

Señor director:

Mientras en el Congreso se proyecta agrandar su tamaño, el pueblo colombiano sigue agobiado por el índice creciente de actos de violencia, aumento de las tasas de desempleo y la situación agravada por la crisis generada por el covid y su impacto en la economía y el empleo, con el efecto directo en la clase trabajadora, en especial la informal, que representa el 70 por ciento de la población.

¿Acaso será más importante un número mayor de congresistas que generar políticas y programas conjuntamente con el Ejecutivo que generen beneficio a todos los ciudadanos, permitiendo obtener ingresos y, por ende, reactivar la economía?
Señores congresistas, ¿no les duelen el desempleo, la reducción de ingresos a los ciudadanos y el hambre de los colombianos?Gustavo a. Camelo H.

Defensa de Patarroyo

Señor director:

Nuestros países hermanos, Colombia y Venezuela, no dejan de sorprender por su macondiano realismo mágico. Unas veces muy positivamente, como cuando, en 1987, el profesor Manuel Elkin Patarroyo sorprendió al mundo con la primera vacuna sintética contra la malaria. Esa figura venezolana, cimera de la ciencia mundial, el profesor Arnoldo Gabaldón, y yo invitamos a Caracas al profesor Patarroyo a dictar conferencias. Consecuencia de ello, algo que siempre hemos guardado con cariño y me atrevo a confesar hoy, es que meses antes de que Colombia comenzara a vacunar contra esta terrible enfermedad, ya habíamos vacunado en Venezuela, con la creación de Patarroyo.

Luego aprendimos de su escuela la metodología para la síntesis química de proteínas que hoy es el baluarte de nuestro Instituto para el diagnóstico de enfermedades como el VIH, hepatitis, malaria, leishmaniasis y muchas otras. Sin su apoyo, generosidad y brillante dirección, la ciencia en Hispanoamérica no sería lo de hoy. Pero la parte macondiana negativa también nos sorprende, nos asombra. Se dan crédito y hasta premios a una primatóloga que tiene como único objetivo y proyecto de vida enfrentar al profesor Patarroyo, como lo titula el artículo en EL TIEMPO.

El atacar a Patarroyo es la única oportunidad que ha tenido en la ciencia la señora Maldonado para sobresalir, acceder a recursos económicos, viajar... Los científicos no encontramos ninguna publicación científica de importancia para darle el relieve que su periódico le proporciona.

El doctor Patarroyo está siendo atacado cuando ha trabajado intensa e ininterrumpidamente, desde hace más de 40 años, en el desarrollo de una vacuna contra una enfermedad que cada año afecta a más de 200 millones de personas y mata al menos medio millón de los grupos humanos más vulnerables y olvidados del planeta, apegándose a las normas éticas internacionales más estrictas, tanto en ensayos con animales como con humanos voluntarios.

Lo que requerimos hoy para la ciencia y la salud mundial es información científicamente sólida, basada en científicos e instituciones creíbles, serias como la Fidic.Óscar Noya González, M. D. y Ph. D.
Profesor titular de parasitología en el Instituto de Medicina Tropical de la UCV, coordinador del Centro para Estudios Sobre Malaria, IAE-MPPS

MÁS CARTAS

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.