close
close
Secciones
Síguenos en:
Atención a las mascotas

Atención a las mascotas

Felicidad total porque, por primera vez, se contará con atención veterinaria totalmente pública.

SEÑOR DIRECTOR:

Bogotá construirá el primer hospital público para mascotas. Noticias como estas son las que alegran a diario los hogares de los colombianos, sobre todo a los que cuentan con animales de compañía dentro de su núcleo familiar.

Felicidad absoluta para los gatos, perros y animales domésticos porque por primera vez en el país contarán con atención veterinaria totalmente pública. Está megaobra se construirá en la localidad de Bosa, y allí serán atendidos animales que estén en condiciones de desnutrición, violencia o maltrato e, incluso, aquellos con afectaciones y enfermedades de cuidado.

Gracias a este proyecto anunciado por la Alcaldía Mayor de Bogotá se podrá auxiliar a más de ochenta y cinco mil mascotas; a su vez, el hospital contará con servicio gratuito y estará abierto las 24 horas del día durante toda la semana.


Proyectos así deberían tener las diferentes ciudades del país.

Fredy Antonio Segura Jaime

Contra el carro particular

SEÑOR DIRECTOR:

Pagamos anualmente el impuesto de rodamiento por nuestro carro. Nos limitan su uso con una medida de pico y placa, justificable si es para disminuir la contaminación y el flujo vehicular, pero no nos reducen el valor del impuesto, no se construyen vías nuevas y a las existentes, que se encuentran en mal estado, les quitan carriles para que transiten bicicletas, buses y TransMilenio.

El transporte público empeora cada vez más. La congestión vehicular aumenta, pero si pagamos podemos evadir el pico y placa, congestionando y contaminado más la ciudad. Ahora, también pagando, podemos estacionar en sitios demarcados, que ojalá no se escojan eliminando nuevos carriles de circulación. No demoran nuestros genios de la movilidad en revivir la idea de ponernos peajes urbanos para continuar con la persecución al carro particular.

Diego López Arango

80 horas por un comparendo

SEÑOR DIRECTOR:

Increíble que un parte por una infracción se vuelva una tortura. El día viernes, en las horas de la mañana, me pusieron un comparendo por la revisión técnico-mecánica, la cual no tenía porque creía que estaba dentro del tiempo de los 5 años para vehículos nuevos. El agente me explicó que eximen 5 años contados a partir de la fecha de matrícula, algo que no sabía y por eso estaba atrasado. El viacrucis se inició cuando quise sacar el carro haciendo el siguiente procedimiento:

Pague de multa, curso y revisión técnico-mecánica con lo cual esperaba la entrega del vehículo, pero era necesario que el agente de tránsito entregara el original en la oficina de Tránsito. El agente entrega el original del parte el día lunes (72 horas después), esperando que ahora sí me entregaran el vehículo, pero debía ser revisado y aprobado.
El secretario lo revisa y aprueba. Pasa a jurídico para aprobación. Pasa al operador para registro en el sistema. El sistema se cae. Regresa el sistema, pero falta la firma digitalizada, la cual no funcionó. Se registra la firma digitalizada. Entrega del vehículo luego de 80 horas.

Julio César Patiño Díaz

MÁS CARTAS

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.