¿Podría haber un conflicto entre Colombia y Venezuela?

¿Podría haber un conflicto entre Colombia y Venezuela?

Maduro anunció la instalación de baterías antiaéreas y ordenó ejercicios militares en la frontera. 

AUTOPLAY
Venezuela denuncia que Colombia intentó “afectar” sistemas militares venezolanosVenezuela denuncia que Colombia intentó “afectar” sistemas militares venezolanos
Nicolás Maduro

Efe

Por: REDACCIÓN INTERNACIONAL
10 de septiembre 2019 , 07:38 a.m.

Analistas venezolanos y colombianos consultados por EL TIEMPO coinciden en que ven como muy remota la posibilidad de un enfrentamiento militar entre Colombia y Venezuela, a propósito del reciente anuncio de Nicolás Maduro de desplegar un sistema de misiles antiaéreos y de que ordenó ejercicios militares en la frontera. 

Además de recientes revelaciones en el sentido de que las fuerzas armadas del vecino país estarían prestando apoyo a la guerrilla colombiana del Eln y la disidencia de las Farc.

Sin embargo no dejan de existir las preocupaciones a pesar de que en Colombia tienden a desestimarse las capacidades militares de las Fuerzas Armadas Venezolanas. La supuesta alianza de disidencias y guerrillas colombianas con el régimen chavista introduce un nuevo elemento a una ecuación de por sí explosiva.

Según reveló la revista 'Semana', Maduro estaría instrumentalizando a estos grupos insurgentes para desestabilizar al gobierno colombiano y estos estarían suministrando información de inteligencia sobre posibles blancos, en especial estructuras energéticas y de seguridad de nuestro país.

Las cosas hoy en día podrían dar para pensar que se podría dar nuevamente un escenario de escalamiento bélico, pero creo que no es el momento adecuado para generar ruido en esa dirección

“Sería suicida para Maduro lanzarse a una guerra con Colombia”, conceptuó en entrevista con EL TIEMPO el analista y escritor venezolano Moisés Naím.

‘Maduro sabe que sería suicida lanzarse a una guerra contra Colombia’


“Las cosas hoy en día podrían dar para pensar que se podría dar nuevamente un escenario de escalamiento bélico, pero creo que no es el momento adecuado para generar ruido en esa dirección”, conceptuó Ronal Rodríguez, del observatorio de Venezuela de la Universidad del Rosario, quien además pide tomar con pinzas los informes que salieron este fin de semana.

“Hay cosas que no cuadran. Particularmente a los que supuestamente se les está pidiendo que tengan algún tipo de acción es a las milicias y las milicias no son un cuerpo militar organizado. Y pongo en duda seriamente que los cuerpos de seguridad venezolanos puedan entrenar a las guerrillas colombianas, como se afirma en alguno de estos informes”.

A pesar de que en principio se descarta un enfrentamiento armado en los términos convencionales, los analistas abordan en tres preguntas lo que podría desencadenar la tensión entre los dos países. Veamos:

1. ¿Qué tan probable sería que Maduro se lanzara a una guerra con Colombia?

Para Víctor Mijares, profesor de Ciencia política de la Universidad de Los Andes, “ese escenario es muy poco probable por múltiples razones internas e internacionales. En primer lugar, las Fuerzas Armadas venezolanas no están en condiciones operativas para ninguna operación militar de envergadura. La mayor parte de sus equipos y armamentos no han recibido el mantenimiento necesario ni se adaptan a las condiciones de una potencial confrontación con Colombia. El armamento venezolano, además, es predominantemente defensivo, por lo que una operación ofensiva sería costosa y poco eficiente. Por otra parte, no sería una guerra con objetivos claros”.

“Es muy poco probable dado que el Gobierno y la estructura militar de Venezuela no se ha planteado a la ofensiva sino a la defensiva –plantea Ronal Rodríguez-. Recordemos que incluso las teorías de guerra de Venezuela no se plantean sobre el ataque, sino sobre la defensa y sobre una defensa militar prolongada dentro de una dinámica de guerrillas. Entonces, ahí creo que no es simplemente que se inicie una escaramuza”.

Rubén Sánchez, profesor de ciencias políticas y gobierno de la Universidad del Rosario, descarta completamente ese escenario “porque el problema que tiene Maduro es interno, con su país, su población, la oposición. Además tiene unos aliados que no le pueden ayudar: Rusia está lejos y a China no le interesa. Viendo las condiciones objetivas sería una estupidez”.

Maduro no tiene cómo sostener una guerra porque no tiene logística, no tiene recursos financieros, y su población está carente de lo más elemental

La analista venezolana Collete Capriles también descarta un escenario bélico, pero por otras razones, entre las que menciona que, a pesar de que no es muy apto operativamente, el ejército venezolano tiene gran poder de fuego:

“Yo no veo la posibilidad de un enfrentamiento bélico. Primero, porque el ejército venezolano tiene muy buenos equipos, aunque su operacionalidad no sea óptima. Es muy “respetable” militarmente, como lo reconoció el jefe del Comando Sur hace unas semanas. Pero segundo, porque las declaraciones de ambas partes han ido más bien en la dirección de bajar la tensión.

Luis Salamanca, de la Universidad Central de Venezuela, apunta que “Maduro no tiene cómo sostener una guerra porque no tiene logística, no tiene recursos financieros, y su población está carente de lo más elemental, sobre todo en la frontera. Sería lanzar una guerra sin sentido. Lanzar una guerra en este marco sería poner a la población en plan de tener que salir huyendo de la zona de conflicto".

2. ¿Qué elementos deberían tenerse en cuenta en caso de un conflicto?

“Una guerra de Colombia con Venezuela es de un riesgo muy alto para Maduro. Un riesgo de una derrota, primero. Y quién sabe qué pueda traer una derrota. Segundo, un riesgo en materia de política nacional y militar le agravaría más la crisis militar. No sería la primera vez que un ejército es llevado a una guerra por Gobiernos irracionales.
En esos casos los ejércitos se dividen, desertan, o incluso se ponen contra el Gobierno. Todo esto forma parte de la típica reacción chavista de 'huir hacia adelante' para hacer creer que están dispuestos a todo, pero en el fondo están pidiendo a Dios que no los tomen en serio”, apunta Salamanca.

Lanzar una guerra en este marco sería poner a la población en plan de tener que salir huyendo de la zona de conflicto

Rodríguez recalca que “obviamente, cuando hablamos del régimen venezolano, hablamos de un Gobierno que tiene unas capacidades militares que no se pueden negar, pero en el largo plazo Colombia tendría una escenario muchísimo más adecuado para una confrontación”.

Capriles también analiza el lado colombiano, dentro de la polarización política que vive el país: estos tambores de guerra “benefician a quienes no quieren una solución negociada a la crisis venezolana. Al menos son esos grupos lo que con más alegría abrazan la hipótesis bélica".

Maduro quiere presionar al gobierno colombiano para aumentar la tensión y evadir la negociación con la oposición

Por un lado, tanto el gobierno de Maduro como ciertos sectores del gobierno colombiano parece estar cómodos con la idea de aumentar la beligerancia, porque no creen en la solución negociada (…) En mi opinión, Maduro quiere presionar al gobierno colombiano para aumentar la tensión y evadir la negociación con la oposición, que está en un punto álgido en el que él no puede seguir dando largas. Intenta provocar a los belicistas de Colombia y de aquí mismo”, resalta Capriles.

Para Mijares, el conflicto que se plantearía sería todo menos convencional. "Un elemento que ha pasado desapercibido para la mayor parte de los analistas de las relaciones colombo-venezolanas es precisamente uno de los más contundentes: la relación con Rusia y las recientes experiencias militares rusas. Moscú ha venido operando bajo la modalidad de 'guerra híbrida', como se vio en Ucrania.

Tanque ruso

"La guerra híbrida no necesariamente emplea aviones de combate polivalente Sukhoi SU-30 o tanques pesados T-72, sino que se vale nuevas formas de tecnología y de patrones de relacionamiento sociales".

Foto:

Oswaldo Rivas / Reuters

"La guerra híbrida no necesariamente emplea aviones de combate polivalente Sukhoi SU-30 o tanques pesados T-72, sino que se vale nuevas formas de tecnología y de patrones de relacionamiento sociales, actuando en los espacios radioeléctrico y digital, pero también buscando aliados en el país objetivo, y explotando sus contradicciones y conflictos sociopolíticos. Son esas formas de aproximación indirecta, y no los sistemas de misiles antiaéreos de Venezuela, las que realmente deberían preocupar a los colombianos”.

En este tipo de escenarios la parte geopolítica termina siendo determinante. Para Salamanca, sería un conflicto de carácter internacional por las posiciones de las potencias más importantes en relación con este conflicto. Activaría a la diplomacia internacional buscando una solución y aceleraría la búsqueda de la salida de Maduro que al final del día es la solución. Pero no solamente Maduro, sino del régimen y la camarilla que gobierna con él (…) Ahora bien, un presidente sin legitimidad democrática no tiene capacidad para convocar a la población a una confrontación”.

3. ¿Qué papel juegan en todo este ruido la guerrilla del Eln y la disidencia de las Farc?

“Creo que el Eln y la disidencia de la Farc son utilizados por Maduro para fines tácticos –opina Capriles-. Se les permite ocupar territorio venezolano para tener una carta de negociación y amenaza con respecto a Colombia.

"Pero la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) tiene un problema serio con esa presencia. Probablemente aún pueda controlarla pero esa es una alianza muy frágil y en cualquier momento (como ha venido sucediendo) surgirán los enfrentamientos entre FANB e irregulares. Lo que digo es que una cosa es el control territorial que pueda tener el Eln y otros irregulares (lo que es un problema para La FANB, evidentemente, además de serlo para Colombia) y otra cosa es el uso político que en esta coyuntura quiere darle Maduro”.

Estos grupos podrían intentar, ante su escasez de recursos, actos terroristas para desestabilizar a Colombia

Mijares considera que tanto la disidencia como el Eln “encajan perfectamente en la estrategia de guerra híbrida, pues son producto de esas contradicciones y conflictos sociopolíticos colombianos. Acogerlos implica un costo mínimo en comparación con el rol que podrían cumplir como actor violento contra el enemigo común, que es el Estado colombiano”.

Para Sánchez, “estos grupos podrían intentar, ante su escasez de recursos, actos terroristas para desestabilizar a Colombia, pero es algo que creo que la inteligencia colombiana puede controlar. Esa disidencia está más vinculada al crimen trasnacional que a otra cosa”.

Redacción Internacional

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.