Las escaramuzas militares que poco ayudan a la oposición en Venezuela

Las escaramuzas militares que poco ayudan a la oposición en Venezuela

La idea de estas operaciones clandestinas poco ayudan en el propósito de los opositores de Maduro.

Nicolás Maduro

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.

Foto:

Efe

Por: ANDREÍNA ITRIAGO
09 de mayo 2020 , 10:32 p.m.

“¡Aquí estoy!”, celebró el miércoles el líder del régimen venezolano, Nicolás Maduro, en una rueda de prensa virtual, en la que develó detalles del más reciente intento fallido de apartarlo del poder, mientras se filtraban hechos que involucraban al líder opositor y presidente encargado, Juan Guaidó, y a personas de su círculo, como el controvertido y muy bien conocido en Colombia asesor Juan José Rendón, más conocido como ‘J. J.’.

Al final de la semana, la oposición hacía lo imposible por llevar el mensaje de que Guaidó no había firmado un contrato en el que se vinculaba a un grupo de mercenarios, dirigidos por un estadounidense llamado Jordan Goudreau, para llevar a cabo una operación a través del Caribe venezolano, con supuestos campamentos y apoyo colombianos, según denunció Maduro.

(Lea también: Fiscalía venezolana pide capturas por operativo militar)

Pero la verdadera pregunta que quedaba en el aire era hasta qué punto este tipo de escaramuzas –con conocimiento o no de Guaidó– impulsan efectivamente la causa opositora y llevan al objetivo de sacar a Maduro del poder real de Miraflores.

O, por el contrario, le dan más munición a Maduro para apretar a la oposición, comprometen a Guaidó en una iniciativa, cuando menos ingenua –porque con un contrato y 60 hombres armados no se tumba a un gobierno como el de Maduro–, o más enredado aún, encender la mecha del descontento y la insubordinación en la Fuerza Armada Nacional (FAN) para cambiarse de bando. Objetivos que menos de una semana después del frustrado operativo no se han ni remotamente cumplido.

Tan mal le fue a la oposición con esto que hasta el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se desligó de cualquier lazo con el grupo de mercenarios y los propios opositores se contradecían sobre si en efecto Guaidó sabía o no, si había firmado o no.

Y aunque aún hay mucha confusión alrededor de lo sucedido, los especialistas han comenzado a detectar errores claves para la estrategia de estos levantamientos bélicos.

Hay uno, de inicio, que no solo atentó contra el éxito de esta operación, sino también de otras que la han precedido desde 2014: que sus líderes pensaran que contarían con adhesiones importantes de militares activos.

El politólogo Ricardo Sucre Heredia, quien ha desarrollado su línea de trabajo en el área militar, está entre quienes no creen que los nuevos insurgentes hubieran podido conseguir ese efecto catalizador al que aspiraban, según se desprende de las declaraciones de Goudreau: “El punto es entrar, mostrar que se puede hacer y luego conseguir el apoyo de todas fuerzas militares en Venezuela”, dijo el estadounidense en una entrevista, el domingo pasado, con el portal Factores de Poder, la cual se realizó poco después de que se frustrara el ingreso del primer grupo.

(También le puede interesar: Histórica destrucción de empleos en Estados Unidos: 20,5 millones)

Sucre Heredia lo ve diferente: “No hubiesen podido. Primero porque la institución militar es piramidal, jerárquica (…) y el alto mando está muy cohesionado en la figura de Maduro (…). También son unas FAN que, al menos en su estructura principal, estructura de mando, sienten que responden a un proyecto (…). Segundo, por cuestiones operacionales (…), salvo que tú tengas trabajado al alto mando, van a reaccionar frente a una fuerza incursora de forma defensiva y ofensiva”, explicó Sucre Heredia en conversación con EL TIEMPO.

Sin respuesta

De hecho, fuentes conocedoras aseguran que en lo interno de la institución no hubo movimiento, ni siquiera tras la solicitud de unirse que les hiciera el capitán retirado venezolano Javier Nieto Quintero, quien también asumió la responsabilidad de la operación.

La institución, insisten los expertos, sigue siendo leal a Maduro. Él se ha encargado de que esto sea así y ahora presume de ello. Por eso, el miércoles se jactaba de haber sobrevivido a la denominada operación Gedeón, un plan que, según reveló el militar retirado estadounidense Goudreau –quien dio la cara por los nuevos insurgentes–, podría seguir en curso con otras células activas en Venezuela.

Para el momento de la alocución de Maduro, sin embargo, los cuerpos de seguridad del Estado habían frustrado tres incursiones en lanchas, eliminado a ocho insurgentes y arrestado a otros 16, entre ellos dos estadounidenses.

(Además lea: 'Si yo quisiera ir a Venezuela, no lo haría en secreto': Donald Trump)

Esta última cifra ascendería a 31, según se supo el viernes, cuando se conoció que se realizaría la audiencia de imputación de los presuntos implicados. Y es un número que podría seguir creciendo en las últimas horas, pues el Ministerio Público solicitó una veintena de órdenes de detención adicionales, entre ellas contra el asesor J. J. Rendón, el diputado opositor Sergio Vergara y el propio Goudreau.

“La FAN ha dado suficiente muestra de cohesión, unión, moral combativa, disciplina, obediencia, subordinación y apoyo al presidente constitucional y comandante en jefe”, dijo el mandatario en la rueda de prensa del miércoles como lanzando un guiño. Sin embargo, esto no sería suficiente para evitar temores. En días recientes han circulado rumores del supuesto refuerzo de las medidas de seguridad de altos jerarcas del régimen, incluido Maduro.

Más que a una supuesta desconfianza hacia los militares, quienes curiosamente no fungieron como operadores de primer orden en el contraataque a esta operación, actuación que desempeñaron los miembros de

“El Gobierno ve que la oposición tuvo la voluntad de hacer eso. Se lo plantearon seriamente. Y yo creo que el Gobierno también tiene muy encima lo que le pasó al general iraní (Qasem) Soleimani”, dijo Sucre Heredia a este diario, en referencia al líder de los Guardianes de la Revolución que fue asesinado por un misil de EE. UU.

El régimen venezolano, entre tanto, estaría buscando que la oposición pierda apoyos, al tiempo que mantiene y cohesiona grupos más fuertes a su alrededor, sobre la narrativa de no permitir injerencia extranjera. Así lo aseguró a este diario el analista Oswaldo Ramírez Colina.

El Gobierno ve que la oposición tuvo la voluntad de hacer eso. Se lo plantearon seriamente. Y yo creo que el Gobierno también tiene muy encima lo que le pasó al general iraní (Qasem) Soleimani

Pero el impacto de esto sobre los venezolanos no será inmediato. La firma que dirige Ramírez, ORC Consultores, ha detectado que la concentración de estos sobre asuntos políticos está relativamente limitada. “Están concentrados en una dinámica estrictamente de covid-19, estrictamente económica”, acotó.

ANDREÍNA ITRIAGO
CORRESPONSAL DE ELTIEMPO
CARACAS

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.