No hay paso en el puente, pero venezolanos llegan y otros cruzan

No hay paso en el puente, pero venezolanos llegan y otros cruzan

A pesar del paso prohibido en frontera, los venezolanos se las siguen ingeniando para cruzar.

AUTOPLAY
El desolador panorama en el que quedó el puente Simón BolívarImágenes sobre cómo quedó el puente fronterizo, luego de que las autoridades venezolanas bloquearan el paso de las ayudas humanitarias.
Fotos batalla campal en puente Simón Bolívar

Juan Diego Cano / EL TIEMPO

Por: ELTIEMPO.COM
26 de febrero 2019 , 02:14 p.m.

Ante el paso restringido en la frontera, los venezolanos se las ingenian para acercarse a recoger entre los destrozos lo que pueda reciclarse. Otros se la juegan y atraviesan con maletas, abandonando el territorio en un éxodo que no tiene fin y mucho menos después de que el régimen de Nicolás Maduro prohibiera la entrada de alimentos y medicinas a Venezuela.

Los 800 kilómetros que separan a Punto Fijo en el Caribe venezolano de Cúcuta, Colombia, los recorrió hace un par de días Guillermo Martínez, para juntarse a más venezolanos que se enfrentaron este sábado con gritos, piedras y miedo, a la guardia del vecino país. Seguramente se gastó los últimos bolívares que tenía para hacer parte de la jornada que pretendía lograr el ingreso de comida y alimentos a Venezuela.

Guillermo Martínez es joven y hace parte de la generación que se está quedando sin nación por cuenta de la acelerada migración y de un régimen que les ha arrebatado las ganas de soñar.

El muchacho hace parte de un grupo que se acercó hasta el Puente Simón Bolívar, en frontera, que arribó este domingo a desmantelar el carrotanque de gasolina que fue quemado del lado venezolano.

Los jóvenes corren de un lado a otro arrancando pedazos de lata que creen pueden vender como chatarra. El lugar está lleno de aceite quemado, piedras, algunos zapatos y pañoletas. Algunos deciden guardan como recuerdo los cartuchos desperdigados en el área donde un día atrás se enfrentaron.

Martínez recuerda lo ocurrido el sábado: “Nosotros seguimos pa’lante. Ellos (la guardia) querían recibirnos a nosotros a plomo y eso que son nuestros paisanos”.

Y nosotros estábamos defendiendo al país para que ellos se pongan en contra de Maduro y se vengan a favor de nosotros, para que Venezuela se pueda algún día acomodar.

Fotos batalla campal en puente Simón Bolívar

Algunos de estos jóvenes participaron en los disturbios del sábado en el puente Simón Bolívar.

Foto:

Juan Diego Cano / EL TIEMPO

Guillermo repite lo que cuentan los migrantes que llegan o pasan por Colombia: “Allá (refiriéndose a su pueblo) no se consigue nada. Así no aguanta tampoco. No se consiguen ni medicinas ni pañales. A los niños les ponen pañales de trapo”.

El muchacho se aleja para rebuscar entre los escombros de la batalla campal vivida un día atrás, lo que pueda rescatarse. Debajo del puente Simón Bolívar la vida la retoman quienes atraviesan con maletas y enseres el paso prohibido, el río Táchira, para huir de Venezuela a Colombia. El éxodo continúa.

El hombre con la bandera de 7 estrellas
Venezolanos atravesando el río Táchira

Los venezolanos siguen huyendo de su país, pese a las restricciones en frontera.

Foto:

Carlos Ortega / EL TIEMPO

Un hombre exhibe una bandera tricolor con siete estrellas y no ocho, como la actual. Se trata de Alí prieto Hernández, nació en Portuguesa y vive en San Cristóbal. “Antes del nefasto socialismo de Hugo Rafael Chávez Frías era nuestra bandera, 7 estrellas y el caballo a la derecha; luego que llega Chávez instala una bandera de ocho estrellas y el caballo a la izquierda. Esta es la bandera que diferencia a los que pensamos en democracia y a los que piensan en tiranía y nepotismo. Nos diferencia una estrella y la dirección del caballo. El caballo de la bandera de Chávez camina hacia la izquierda, el de los que creemos en la democracia camina hacia la derecha”.

Su voz la apagan los gritos “Libertad, Libertad, Libertad… Maduro coño e’ tu madre”. Los vendedores de agua ofrecen bolsas para bajar la temperatura que a las 11 supera los 30°C en ese lugar. Las caras de los venezolanos son las de gente agotada, “delgadita y triste” que sigue abandonando el país vecino para salvarse del hambre.

CARLOS ORTEGA y JUAN DIEGO CANO

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Empodera tu conocimiento

Ponte al día

Tendencias

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.