Secciones
Síguenos en:
Las figuras más sonadas del chavismo que participarán en legislativas
Nicolás Maduro

Nicolás Maduro y su esposa Cilia Flórez.

Foto:

Palacio de Miraflores / EFE

Las figuras más sonadas del chavismo que participarán en legislativas

Diosdado, Jorge Rodríguez, Nicolás Maduro Guerra y Cilia Flores son algunos de los candidatos.

El chavismo cuenta entre sus candidatos para las elecciones legislativas con rostros más o menos populares y con mayor o menor carisma, pero pone a la cabeza a quienes son seña de identidad indiscutible, figuras que, si bien no reflejan la renovación, siguen contando con apasionados seguidores como si de estrellas del rock se tratasen: Diosdado Cabello, Jorge Rodríguez, Nicolás Maduro Guerra y Cilia Flores son algunos de ellos.

(Lea también: 'Si vuelve a ganar la oposición, yo me voy de la Presidencia': Maduro)

Diosdado Cabello

Político de largo recorrido, Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Constituyente y candidato a las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre, a sus 57 años, es uno de los hombres más populares y carismáticos del chavismo, con una capacidad de atraer la atención hacia su persona, que ni sus más acérrimos detractores se atreven a negar.

De verbo ágil y mente rápida, Cabello no deja indiferente a nadie. Cada miércoles, acapara la atención de millones de venezolanos con su programa Con el Mazo Dando, que se emite en horario de máxima audiencia en el canal público de televisión VTV y en el que el "showman" que lleva dentro del político sale a flote.

Los sentimientos que despierta el número dos del chavismo, militar de carrera, son tan dispares como amor u odio, risa o llanto, aplauso o abucheo, loa o crítica, pero la reacción está asegurada. Y él lo sabe. Y lo potencia al extremo.

Su dilatada trayectoria política lo avala para presentarse como candidato a cualquier cargo, ya que ha pasado por casi todos, incluida la Presidencia, que ostentó de manera fugaz durante apenas unas horas entre el 13 y el 14 de abril de 2002, después de que se restituyera el orden constitucional tras el golpe de Estado al entonces presidente Hugo Chávez.

Le tocó asumir el más alto cargo por mandato constitucional, al ser vicepresidente del Ejecutivo en aquel momento, ya que Chávez se encontraba confinado en la isla venezolana de La Orchila, lo que imposibilitaba su regreso inmediato al mando.

(Le puede interesar: Legislativas en Venezuela, marcadas por irregularidades)

Al volver a Caracas, el mandatario retomó el poder de manos de su delfín y fugaz presidente. Esa aventura fue seguida de una larga y fructífera carrera política que continúa a día de hoy y que avanza imparable, una vez más, hacia el Parlamento. Cabello ocupó las carteras de Interior y Justicia, de Obras Públicas y Vivienda, y de Infraestructura.

Además, fue director de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel), presidente del Parlamento, de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) y gobernador del estado de Miranda.

Actualmente, aunque no ostenta un cargo en el Ejecutivo de Nicolás Maduro, continúa siendo uno de los hombres más fuertes de la política venezolana, como presidente de la ANC y vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), en el poder desde 1999.

Su cercanía con Chávez (1999-2013) y su permanencia en la jerarquía del oficialismo le han valido para ser reconocido como "hombre fuerte de la revolución", distinción de la que ha hecho gala en cada tribuna con que ha contado en las últimas dos décadas.

(Lea aquí: Rusia anuncia que enviará observadores a las legislativas venezolanas)

En la otra cara de la moneda, Cabello ha sido acusado de socavar la democracia en Venezuela
, razón por la que le han impuesto sanciones económicas desde la Unión Europea, Estados Unidos, Suiza, Canadá, entre otros países y gobiernos.

Legislativas en Venezuela

Diosdado Cabello participa en un acto de campaña el 30 de noviembre de 2020 en San Francisco, estado Zulia (Venezuela).

Foto:

Henry Chirinos. EFE

Jorge Rodríguez

Poco carismático, aunque apasionado por la política. Escritor de cuentos, amante de la lectura y la poesía, un férreo defensor de la izquierda y del chavismo, Jorge Jesús Rodríguez Gómez se presenta como candidato a diputado con la intención de "rescatar" el Parlamento, dominado por sus adversarios.

Con 55 años, cumplidos hace tres semanas, y una vida marcada por el asesinato de su padre, Jorge Antonio Rodríguez -durante un interrogatorio en 1973 por el secuestro de un estadounidense en el que se le implicaba-, el ahora candidato se ha mostrado durante esta campaña con un carácter complaciente en cada discurso.

Pero en medio de su afabilidad no pierde oportunidad para señalar y descalificar a los líderes de la oposición, con quienes ha entablado procesos de diálogo en el pasado. Las palabras "ladrones", "corruptos", "golpistas" o "terroristas" no faltan en sus alocuciones cuando se trata de hablar sobre sus adversarios, quienes al mismo tiempo lo señalan de crear "novelas" e inventar historias para involucrarlos en crímenes y que sean penados por la justicia.

(Le puede interesar: ¿Qué pasará con la oposición en Venezuela tras las elecciones?)

Ha sido el responsable de la organización de las últimas siete campañas electorales del chavismo, pero además fue el encargado de conformar el gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) en 2008.

Fue hombre de confianza de Chávez y, actualmente, su sucesor, Maduro, le considera "un hermano" al que no duda en felicitar cada vez que el oficialismo obtiene una "victoria" en el escenario político.

Rodríguez ha sido una pieza indiscutible en las esferas del chavismo, su nombre es popular desde que entró al Consejo Nacional Electoral (CNE) como rector y presidente del ente entre 2003 y 2006, un cargo que, según sus oponentes, le sirvió para realizar maniobras dentro de la institución en favor del chavismo.

A Rodríguez se le acusó en ese momento de intentar retrasar el referéndum revocatorio que se impulsó contra Chávez para que el gobernante no perdiera la contienda, tal y como estimaban los sondeos. El mecanismo se realizó finalmente en 2004.

El entonces rector votó en contra de que el CNE aceptara las firmas que había recolectado la oposición para pedir el mecanismo por no haber sido tuteladas por la institución.

El antichavismo tuvo que realizar un nuevo proceso de acopio de rúbricas que luego tuvo que pasar por una "validación", la cual consistía en volver a refrendar. Este mismo proceso se intentó aplicar en 2016 contra Maduro, pero quedó suspendido por una orden del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) y a Rodríguez también se le acusó de tutelar el proceso, pese a no formar parte de la directiva del CNE.

(Lea aquí: Maduro publica su número y pide que lo agreguen a grupos de WhatsApp)

Fue vicepresidente ejecutivo de Chávez entre 2007 y 2008, también se desempeñó como alcalde de Caracas entre 2008 y 2017, y como ministro de Comunicación durante el Gobierno de Maduro desde noviembre de 2017 hasta octubre de este año. 

Nicolás Maduro Guerra

Nicolás Maduro Guerra, el hijo del líder del régimen chavista, y a quien le dicen “Nicolasito”, quiere ser elegido diputado en los comicios del 6 de diciembre. Nicolasito milita en el del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), una agrupación que fundó el fallecido presidente Hugo Chávez (1999-2013) en 2007 para aglutinar a las fuerzas de izquierda.

Durante campaña, ha prometido impulsar desde el Parlamento una ley para convertir a esta región, que alberga a uno de los puertos más importantes del país y a varios de los balnearios favoritos de los caraqueños, en un polo de desarrollo económico.

Pero también le escuchan poner freno al aparente éxtasis de los presentes, que lo ven como el mejor intermediario entre ellos y las obras públicas que podría aprobar el Gobierno de su padre para esta región que no escapa al rigor de la crisis venezolana.

"Yo no les voy a decir que el 7 de diciembre -solo 24 horas después de la elección- vamos a sacar una varita mágica y vamos a resolver los problemas de Venezuela", señala, antes de matizar que el chavismo tiene "un plan" para sacar al país del atolladero económico en el que entró hace más de un lustro.

(Le puede interesar: Los desafíos para la consulta popular de la oposición en Venezuela)

Maduro Guerra, quien conversó con la agencia Efe, dijo que no le molesta que le llamen "Nicolasito" o "Madurito", y que nunca pensó que terminaría convertido en político. "La política se interesó por mí, la vida me llevó a hacer política (porque) yo siempre estuve pegado a mi papá, adonde él iba, yo iba a con él", asevera.

Antes de entrar en la arena política, Nicolasito obtuvo un grado como "economista social", una carrera cuyo plan de estudios fue diseñado por el mismísimo Hugo Chávez en un intento por poner a la gente y no a los números en el centro de estudio.

Con esta visión, "Nicolasito" estima que el Gobierno de su padre ha tenido "un manejo extraordinario de la economía", si se tiene en cuenta la pandemia y las sanciones de Estados Unidos contra empresas y funcionarios de Venezuela.

"Toda la estructura del Estado se ha mantenido casi intacta, las universidades siguen funcionando, los hospitales, con todos los problemas que podamos tener, siguen funcionando (...), en fin, vemos la estructura social intacta en el marco de una
guerra económica brutal contra el país", añade.

Pero las cifras macro pintan un cuadro poco alentador en Venezuela. Según los datos del Parlamento, el país deja noviembre con 36 meses de hiperinflación a cuestas.

Mientras que a finales de septiembre pasado, el propio presidente Maduro reconoció que el país perdió el 99 % de sus ingresos en los últimos 6 años, una caída que puede ser atribuible al esquema rentista de la economía venezolana y a la caída de la producción petrolera de la estatal PDVSA.

(En otras noticias: Puntos claves para entender las elecciones parlamentarias en Venezuela)

"(Puedes) ver los números macros, ver la recesión, pero (también) vamos a ver cómo se mantiene el aparato del Estado, cómo se mantiene la Fuerza Armada, los cuerpos policiales, la educación universitaria, la educación básica (...), eso también es parte de la economía real, de la economía de la calle", insiste.

Hijastros de Nicolás Maduro 8

Nicolás Maduro Guerra, conocido como Nicolasito.

Foto:

Miguel Gutiérrez / EFE

Cilia Flores

La primera dama del régimen venezolano, Cilia Flores, espera volver a ser elegida durante las parlamentarias de este 6 de diciembre, las cuales no cuentan con el reconocimiento internacional.

Durante esta campaña ya ha dejado ver su tono combativo. La candidata a diputatada aseguró que la nueva Asamblea Nacional abrirá un juicio contra Juan Guaidó, el presidente interino, según reveló El Nacional, de Venezuela.

Pero, ¿qué se sabe realmente de ella? Es una figura silenciosa del régimen, lo cual no le hace justicia la verdadera personalidad de Cilia Flores. En el año 2018 fue incluida en la lista de sancionados del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, tras ser acusada de saquear las riquezas del país y ayudar al régimen chavista a permanecer en el poder.

Cilia Flores

La primera dama de Venezuela, Cilia Flores (C), hablando durante el inicio de la campaña electoral para la asamblea nacional, en Caracas, el 3 de noviembre de 2020.

Foto:

Presidencia de Venezuela. AFP

Ya para el 2013, año de la muerte de Chávez, Flores había sido presidenta de la Asamblea Nacional y líder del Partido Socialista Unido de Venezuela, siempre parte del círculo más cercano al mandatario fallecido, a quien conoció en el penal de Yaré, en el estado Miranda, luego de la intentona golpista de 1992 con la que pretendió derrocar al presidente Carlos Andrés Pérez.

(Por si se lo perdió: Maduro dice que tiene una supuesta molécula que 'elimina' al covid-19)

El paso de Cilia por el congreso (en ese entonces) la convirtió en la reina del nepotismo. Según el sindicato de trabajadores de la Asamblea Nacional, en aquel entonces le consiguió trabajo en el cuerpo legislativo a al menos 40 familiares y amigos. En la lista se incluyeron cuatro hermanos, dos sobrinos, dos primos y su exesposo, Walter Gavidia, padre de sus dos hijos.

“Mi familia ingresó por cualidades propias. Aquí ingresó mi familia y yo me siento bien orgullosa de que sean mi familia y los defenderé en esta Asamblea Nacional como trabajadores y defenderé los concursos públicos”, contestó cuando los periodistas la interrogaron al respecto, a quienes, incluso, acusó de intentar chantajearla.

INTERNACIONAL
*Con información de EFE

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.