El campo boyacense, una oportunidad para los venezolanos en Colombia

El campo boyacense, una oportunidad para los venezolanos en Colombia

Productores de panela de Santana dicen que se han visto beneficiados por la mano de obra venezolana.

AUTOPLAY
Venezolanos trabajan en Boyacá haciendo panela | EL TIEMPO
Venezolanos panela

Introduzca el texto aquí

Por: Somos Panas Colombia*
09 de enero 2019 , 09:55 a.m.

Jesús Alfredo Suárez es un joven venezolano de 24 años proveniente del Estado Aragua, Venezuela. Es ingeniero mecánico, trabajaba en el área automotriz en una reconocida empresa del país, y al igual que muchos profesionales venezolanos, le ha tocado dedicarse a otros oficios para poder sacar a su familia adelante.

Hace seis meses llegó a Santana, un municipio en el departamento de Boyacá que se ubica estratégicamente en la ruta que de Bogotá conduce a Bucaramanga, cuya base económica gira en torno a los cultivos de caña de azúcar para la producción de panela, alcanzando volúmenes de casi 4000 toneladas por año; esto genera aproximadamente de 1000 a 1500 empleos directos e indirectos, según datos estadísticos de la alcaldía municipal

Los dos últimos años, al municipio boyacense, han llegado más de 800 refugiados y migrantes venezolanos, según datos parciales dados por el Comando de Policía del municipio, de los cuales la Alcaldía Municipal solo tiene censados a 196; 102 mujeres y 94 hombres.

De profesionales a prenseros y silleros de caña

Dwuayxo Guzmán, basquetbolista profesional, y Rafael Silva, técnico electricista, los dos provenientes del Estado Carabobo, Venezuela, hacen parte del grupo de profesionales venezolanos que han llegado a Santana para trabajar en las moliendas de los trapiches de azúcar.

Dwuayxo, por ejemplo, tuvo que cambiar los balones de baloncesto por las cañas de azúcar y las canchas profesionales por los molinos eléctricos de los trapiches. Nunca había trabajado en el campo y mucho menos tenía conocimiento sobre la producción panelera.

Según los dueños de trapiches y cultivos de café, la llegada de venezolanos al municipio ha traído beneficios para la producción panelera, pues han encontrado personal para trabajar en las moliendas


“Yo fui selección Carabobo y jugaba en muchos torneos, viajaba a Barquisimeto, Caracas y otras ciudades. Tuve la oportunidad de jugar en ligas profesionales, pero todo eso ya quedó atrás porque tuve que salir de mi país para ayudar a mi familia. De este oficio no sabía nada, me tocó aprender y me parece bien; aunque el trabajo es un poquito pesado, hay que trabajar en la madrugada, en la mañana, en la tarde y en la noche, eso agota físicamente”, manifiestaDwuayxo .

Rafael Silva, de 32 años, llegó hace dos años al municipio boyacense y trabajó cinco años en PDVSA, una empresa estatal venezolana que se encarga de la explotación, producción, refinación, mercadeo y transporte del petróleo venezolano. Realizaba labores en el área de electricidad con un horario normal.

“Yo en PDVSA trabajaba a nivel de oficina, con aire acondicionado, ventilación, sin exposición al clima; no andábamos así, sudados, sino bien elegantes y vestidos. El trabajo me ha parecido un poquito duro porque no estaba acostumbrado esta rutina, pero, ¿y que más?, toca trabajar. Yo lo hago más que todo por mi familia, mi esposa y mis hijos”, relata Rafael.

Para Jesús Alfredo Suarez, quién hace parte del grupo de profesionales venezolanos, ha sido más complicado adaptarse; años atrás nunca pensó que estaría a kilómetros de su natal Venezuela y que pasaría de una oficina a un trapiche de producción de panela.

“Yo trabajo de prensero y ensilladero. El primer día sentí que salí destruido, pero cuando uno agarra el ritmo todo fluye. Fue duro porque no sabía nada, pero los compañeros me ayudaron y aprendí rápido”, relata el ingeniero.

Aumento de producción panelera y demanda laboral

Según los dueños de trapiches y cultivos de café de Santana, la llegada de las personas venezolanas al municipio ha traído beneficios para la producción panelera, pues han encontrado personal para trabajar en las moliendas, mano de obra que de un tiempo para acá había venido disminuyendo convirtiéndose en un problema para los productores del municipio.

Wilson Rafico Fajardo Naranjo es productor de café y caña panelera del municipio, actualmente con él trabajan seis personas provenientes de Venezuela, ellos le han ayudado a acelerar la producción fortaleciendo el trabajo de las cosechas y las moliendas.

“La llegada de los hermanos venezolanos a nuestro municipio ha generado más tranquilidad para nosotros, los patrones, porque realmente de un tiempo para acá la mano de obra de la región era escasa. Y ahora, hasta cuando hago moliendas trabajo con ellos, confío en que no me van a dejar el trabajo botado y no he tenido problemas con ellos”, manifiesta Wilson Fajardo.

El municipio de Santana actualmente cuenta con 84 trapiches que por cada producción de panela puede llegar a emplear más de 30 trabajadores en diferentes oficios, trabajando semanas intermedias, dependiendo de las áreas cultivadas y de la capacidad de producción.

Los oficios que se desarrollan en los trapiches inician con los llamados silleros, que son los encargados de recolectar la caña; luego los prenseros, cuya tarea es la de alimentar los molinos; continua el ciclo de limpieza de jugos, actividad que realiza un reeplimpiador; luego está el encargado de la hornilla, encargado del horno y de concentrar las mieles. Y cuando la miel ya está lista y espesa, pasa al proceso de enfriamiento y molde de panela.

Debido a esta demanda de mano de obra, tanto venezolanos como productores santaneros, se han visto beneficiados.

“Podemos trabajar de forma articulada y diversificar en otros tipos de cultivos porque contamos con la oferta de mano de obra. Trabajo puede haber para todos”, asegura Fredy Fernando Fino Hernández, encargado de Unidad Municipal de Asistencia Técnica Agropecuaria, UMATA del municipio de San

Los dos últimos años, al municipio boyacense, han llegado más de 800 refugiados y migrantes venezolanos, según datos parciales dados por el Comando de Policía del municipio

Salud y orden público

El municipio de Santana cuenta con un centro de salud de primer nivel donde sólo realizan consultas y controles prenatales. La atención a la población venezolana es mínima debido a que la mayoría está en situación migratoria irregular.

Para Dalmis Giovanni León Quítian, gerente del E.S.E Centro de Salud de Santana, la situación ha sido compleja porque cada vez están llegando más refugiados y migrantes al municipio, aumentando los servicios y los costos de atención del centro de salud.

“Aquí sólo podemos atender consultas prioritarias porque somos un centro de primer nivel que no está habilitado para urgencias. Tenemos como prioridad la atención especial a las madres gestantes y los menores de siete años”, manifiesta el gerente del E.S.E Centro de Salud del municipio.

A la semana son atendidas de cuatro a cinco mujeres venezolanas en estado gestación, pero para dar a luz deben ser remitidas al centro hospitalario de Moniquirá, atención que no es cubierta por un plan de salud.

Por esta razón, para mejorar las condiciones de atención en salud, empleabilidad y escolaridad de los refugiados y migrantes venezolanos que han llegado a Santana, la Personería municipal realizará un nuevo censo en el mes de diciembre.

Según lo manifestado por el Personero Jhon Jairo Dagil Ramírez, durante este último mes del 2018 recorrerán cada una de las veredas del municipio con el fin de tener un registro completo de la población venezolana, sobre todo con el fin de legalizar su situación de legalidad y permanencia.

Al igual que el municipio de Santana, otros territorios del campo boyacense se han convertido en una opción laboral para muchos refugiados y migrantes venezolanos que han visto en el área rural una esperanza para salir adelante y empezar una nueva vida.

*Este texto es de Somos Panas Colombia, una campaña de Acnur

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.