Entrevista con Juan Guaidó, presidente del Parlamento en Venezuela

Entrevista con Juan Guaidó, presidente del Parlamento en Venezuela

El opositor fue proclamado como presidente encargado del país por su entidad. Tiene 35 años.

Juan Guaidó

El presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, el opositor Juan Guaidó (c), habló durante un cabildo abierto en Caraballeda, estado Vargas (Venezuela), tras su detención por parte del Sebin.

Foto:

REUTERS

Por: Valentina Lares Martiz
20 de enero 2019 , 09:39 p.m.

El hombre del momento en Venezuela es el presidente de la Asamblea Nacional, que tiene 35 años y se llama Juan Guaidó. Nadie hablaba de él antes del 5 de enero, pero desde entonces parece encarnar el renacimiento de la esperanza de un cambio político. 

Llamó a protestar contra la usurpación de la Presidencia de la República en cabildos abiertos que se han convertido en expresiones masivas de participación pacífica y a la vez con un mensaje contundente: fuera Nicolás Maduro. En conversación con EL TIEMPO, asegura que la estrategia está bien encaminada y que está pasando algo que hace tiempo no se ve, la unidad “total” de la oposición.

¿La ley de amnistía que está proponiendo el Parlamento parece ser el puente para lograr la fractura en la Fuerza Armada Nacional? ¿Quién diseñó esa estrategia?

Toda la alternativa democrática. Se ha hablado durante años de los factores necesarios para construir una transición. La transición no se decreta, se construye, y sobre todo en este momento que vive Venezuela, que vive una dictadura que ha generado una crisis migratoria de más de tres millones de personas, que mantiene a pueblos enteros sin luz, agua, transporte…

Ante el entendimiento de que todos los sectores son necesarios, además de la Fuerza Armada Nacional que es necesaria, es que se diseña este mecanismo como un gran puente, para tenderle las garantías que permitan lograr ese proceso de transición y sobre todo el objetivo de fondo, hacer una Venezuela viable, que se permita al país recuperar la estabilidad y la gobernabilidad que nos permita enrumbarnos a la prosperidad de nuevo.

¿Cómo avanza la unidad entre los factores políticos de la oposición en este momento? ¿Se siente plenamente apoyado por todos o hay que seguir trabajando en eso?

Tanto la unidad como la democracia son una construcción perenne. En algún momento, en Venezuela dimos por sentada la democracia, y eso también es un llamado interesante para la región.

Creo que fue un error, la democracia es un proceso continuo. Al igual que lo es la unidad, un proceso constructivo, de generar alianzas y mantenerlas, incluso, incorporar nueva gente. Pero lo que sí puedo decir hoy es que es una realidad: la unión de todos los factores políticos es una realidad en Venezuela y cada día se siguen sumando más.

Por mucho menos de lo que usted ha dicho estos días como presidente del Parlamento, otros líderes han sido detenidos y siguen presos. Nada más valga tomar el ejemplo del jefe de su partido (Voluntad Popular), Leopoldo López. ¿Teme que intenten detenerlo de nuevo?

Ya me detuvieron, me secuestraron el domingo (pasado). No es la primera vez, pero afortunadamente ambas fueron por corto tiempo. Yo a lo que le temo es a que mi hija no pueda caminar libremente en su país, yo temo que Leopoldo López y los casi 300 presos políticos que hay en el país sigan presos o que haya asesinatos políticos como el de (el concejal) Fernando Albán. Yo temo que no podamos recuperar el país.

Entiendo que hay riesgos de hacer oposición en Venezuela, entiendo el riesgo de construir un momento que muchos quieren destruir, pero no hay temor. Hay posibilidad de detención, pero seguimos adelante.

Usted ha pedido respeto por la vida de los funcionarios que lo apresaron y ahora están presos. ¿Por qué dijo eso? ¿Teme por la vida de estos funcionarios?

Porque uno respeta el imperio de la ley, los derechos humanos y quiero llegar al fondo de lo que pasó ese día. Si esos funcionarios rompieron la cadena de mando y siguieron su conciencia, eso tiene un valor muy importante para el rescate de la democracia en Venezuela. Si hubo una orden y una contraorden, debemos saber de dónde vinieron, pero sobre todo pedir por el respeto a los derechos humanos y el debido proceso es lo que va a hacer la diferencia.

¿No fue que ellos quisieron comunicarse con usted, dejarle algún mensaje?

No, no hubo ningún mensaje. Más allá de un secuestro, allí no hubo comunicación política como tal.

¿Cuál es su expectativa de cara a la gran protesta convocada para el 23 de enero? ¿Cree que la gente saldrá a respaldar a la Asamblea Nacional?

No sé si ha tenido oportunidad de ver los cabildos abiertos a los que convocamos. Han sido multitudinarios, numerosos, esperanzadores, enérgicos, positivos. Esa es la construcción de cara al 23 de enero.

Asamblea Nacional

La Asamblea Nacional de Venezuela, de mayoría opositora, declaró usurpador del poder a Nicolás Maduro.

Foto:

AFP

Tenemos a un Diosdado Cabello que también llamó para ese día al chavismo a la calle. ¿Teme que haya enfrentamientos, que haya represión? ¿No están muy frescas las heridas de las protestas de 2017?

Creo que es una gran oportunidad para reencontrarnos como pueblo. Espero que ese chavismo que va a salir ese día a la calle se acerque más bien y escuche nuestro mensaje, que es de reconciliación.

Ellos también están hartos de hacer colas (filas) para comprar comida, de que no les llegue el agua, la luz, de que no les alcance el sueldo, que no tienen idea de cómo resolver el problema que ellos mismos crearon.

Entonces creo que el régimen nos sirve en bandeja de plata a su gente, creyendo que vamos a enfrentarnos. Nosotros estamos unidos, nosotros vamos a tenderles la mano, nosotros estamos innovando. Ojalá que escuchen nuestro mensaje.

¿Qué representa usted como innovación política más allá de su juventud? ¿Qué hay de nuevo en este momento que está permitiendo este renacimiento de la esperanza en la oposición?

A veces la innovación está en hacer las cosas bien. Nosotros hemos hecho de todo en Venezuela. Todos hemos sacrificado muchísimo. Hemos votado, construimos partidos políticos, logramos la mayoría de la Asamblea Nacional, hemos recorrido todo el país, hemos dejado de votar y logrado que no se reconociera la elección en la que Maduro se hizo dictador.

Hemos hecho huelgas de hambre, hemos protestado y vuelto a protestar. Creo que la diferencia radica en que nos hemos dado cuenta de que debemos hacer todo a la vez.

Hace unos días se supo que el presidente estadounidense, Donald Trump, estaría preparando apoyar personalmente su figura como Presidente de la República. ¿Sería un paso importante o una presión innecesaria para la estrategia más pausada que tiene diseñada?

Hoy es solo 17 de enero, no sé si la estrategia es lenta. Lo que sí es, es un proceso de reconstrucción de capacidades y fuerzas y reagrupación que ha sido muy rápida. El mundo ya me reconoce, porque así lo dice nuestra Constitución. No solo Estados Unidos, también Brasil, Colombia, Chile, Argentina, Paraguay, la Unión Europea; creo que está muy claro el mensaje de que estamos asumiendo nuestras competencias.

Todo el mundo sabe que en este momento en Venezuela hay un secuestro, una dictadura, que fue desmontado el Estado de derecho. Lo que nosotros estamos diciendo en paralelo es que estamos dispuestos a asumir esas competencias para ejercerlas plenamente.

Todo el mundo sabe que en este momento en Venezuela hay un secuestro, una dictadura, que fue desmontado el Estado de derecho. Estamos dispuestos a asumir esas competencias

¿Qué significa que militares exiliados estén manifestando su apoyo?

Desde el 5 de enero (cuando asumió la presidencia del Legislativo) dije que el usurpador se enfrentaba a un gran problema, y lo sé porque vengo de familia militar –mis dos abuelos fueron militares y por eso puedo hablar con naturalidad, porque me crié en ese mundo–, pues la legitimidad del comandante en jefe de las Fuerzas Armadas viene del voto popular, y él (Maduro) no lo tiene.

Está rota la cadena de mando, entonces estas son unas expresiones claras de este elemento. Hay que verificar, revisar la veracidad de estos contactos, así como verificar qué pasó en mi secuestro el domingo.

En menos de dos días, el régimen dio como cuatro versiones sobre lo que pasó, pero, sea lo que sea, es una muestra de debilidad y de fuerza de unos funcionarios que parecen haber decidido apegarse a la Constitución. Lo que más se ve hasta ahora es fuerza y cada vez más orden en la oposición, y al régimen, desgastado, dividido y sin respuesta para la gente.

Por eso llama la atención que usted siga libre. ¿Está el presidente Maduro congelado ante la posibilidad de tomar acciones contra usted?

Seguramente lo estarán evaluando, pero nosotros debemos avanzar. Esa es una posibilidad cierta, pero seguiremos en la estrategia de reactivar a Venezuela.

VALENTINA LARES MARTIZ
Corresponsal de EL TIEMPO
Caracas
En Twitter: @valentinalares

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá:

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.