¿Se quedó Guaidó sin impulso en su carrera contra Maduro?

¿Se quedó Guaidó sin impulso en su carrera contra Maduro?

Las marchas ya no parecen ser la solución. Expertos creen que debe virar hacia plan de largo plazo.

Juan Guaidó

Guaidó deberá virar hacia una estrategia de negociación, con la calle como respaldo simbólico.

Foto:

EFE

Por: RAFAEL QUINTERO CERÓN
20 de noviembre 2019 , 11:00 a.m.

El 11 de enero de este año, con un respaldo mundial que poco a poco alcanzó los 60 países, Juan Guaidó se autoproclamó presidente interino de Venezuela. Y su objetivo, para ese entonces, estaba muy claro: sacar del poder a Nicolás Maduro y convocar a unas elecciones justas y transparentes. Lo haría “por las buenas o por las malas”, según dijo.

Su llegada al poder desató una ola de protesta social, de movilización y de solidaridad internacional pocas veces vista.

De hecho, en el primer semestre, los acontecimientos parecían augurar una pronta caída del régimen y un período de transición en Venezuela. Se juntaron la tensión por intentar entrar camiones con ayudas humanitarias, la deserción de por lo menos 1.500 militares de las filas de Maduro para respaldarlo, las multitudinarias protestas e incluso el concierto Live Aid Venezuela.

Pero ahora, a punto de finalizar el 2019, el panorama es totalmente diferente. No parece haber una salida inmediata a la crisis política y económica en Venezuela y las llamadas negociaciones de Oslo entre opositores y el gobierno de Maduro, auspiciadas por el Gobierno de Noruega tras el intento de alzamiento militar del 30 de abril, no parecen progresar.

“Hace tres meses que (el proceso de negociaciones) está muerto, que ellos lo mataron, salieron corriendo", dijo Guaidó el 17 de noviembre. "Mataron ese mecanismo, la opción de Venezuela es protestar, ejercer la ciudadanía", añadió el líder del Legislativo.

Y ahora, las marchas ciudadanas, esas que el líder opositor ve como su arma principal, esta vez no tuvieron el resultado esperado.

Según reportó la agencia EFE, el lunes y martes las marchas que convocó como parte de su ‘agenda de conflicto permanente’ –plan de presencia constante en la calle hasta que “cese la usurpación”, según sus propias palabras– no sobrepasaron las 5.000 personas. Las imágenes difieren mucho hoy de las calles repletas que se vieron entre enero y marzo.

Hace tres meses que (el proceso de negociaciones) está muerto, que ellos lo mataron, salieron corriendo

Este jueves habrá un nuevo pulso. Está planeada una nueva jornada de marchas y los protagonistas, según el plan, serán los estudiantes universitarios. Y si bien hay expectativa, no parece muy factible que contribuyan a aumentar la presión contra un régimen que parece tener como su mejor estrategia sentarse a esperar que la marea baje. Y hasta hoy, le ha funcionado.

Manifestación en Venezuela

Imagen de una de las marchas convocadas en Venezuela el sábado 16 de noviembre.

Foto:

EFE

¿La calle ya no es la respuesta?

"Lo hemos intentado todo", reconoció Guaidó el sábado pasado, tras anunciar su plan de movilización permanente, aunque reconoció que "no hay fórmula mágica” para lograr su objetivo, y más cuando Maduro todavía tiene al grueso de las Fuerzas Militares de su parte, dándoles gran influencia en la vida política y económica del vecino país.

Y ese es un punto clave, tal como reconoció a la agencia AFP el presidente de la firma encuestadora venezolana Datanálisis, Luis Vicente León, al afirmar que más allá de una vaga oferta de amnistía, la estrategia de Guaidó carece de garantías para los militares de que podrán "preservar su poder, integridad y patrimonio".

La protesta se ha desgastado por su uso y abuso

"Me cansé, Guaidó nos engañó. No hemos llegado a nada con marchas", se queja Bianca Urdaneta, ama de casa de 36 años. Pero el autoproclamado presidente interino clama por no acostumbrarse a una "falsa normalidad", cuando las remesas de cuatro millones de personas que emigraron desde 2016 pudieran estar descomprimiendo al Gobierno, sometido desde abril a un embargo petrolero estadounidense.

Por ello, para las voces especializadas, la estrategia parece decantarse hacia un plan a largo plazo. "La protesta se ha desgastado por su uso y abuso", observa el analista Benigno Alarcón en declaraciones a AFP.

Analistas e internacionalistas consultados por EL TIEMPO y también por agencias internacionales señalan que es muy claro que si quiere volver a reactivar el ‘entusiasmo’ y la fuerza para poder lograr su objetivo, Guaidó y sus aliados deben reactivar las negociaciones entre las partes.

Y, sin duda, los diálogos serán largos y complejos, puesto que deben abordar todos los aspectos: desde el político, pasando por el modelo económico, hasta qué hacer con los refugiados que han salido del país.

Así lo consideró Mauricio Jaramillo, profesor de la Facultad de Ciencia Política y Relaciones Internacionales de la Universidad del Rosario. “Esa negociación debe tener un fuerte acompañamiento internacional, ya sea Noruega, Barbados, el Grupo de Lima, México, Uruguay o algunos países europeos. Sin apoyo internacional no habrá efectividad”, agregó.

Para el experto, las negociaciones deben estar también soportadas en el apoyo popular. Si bien las marchas y manifestaciones ya no lograrán los resultados que se han podido ver en Chile o en Ecuador en los últimos días, “son una herramienta simbólica importante que permitirá mantener a Venezuela en la agenda mediática e informativa, y eso es muy importante. Que el Gobierno y el mundo sepan que aún hay 30 millones de venezolanos esperando respuestas y soluciones”.

¿Elecciones el otro año?
Fotografías de las protestas en Venezuela este 16 de noviembre

El líder opositor de Venezuela, Juan Guaidó, se dirige a sus simpatizantes durante las manifestaciones del 16 de noviembre de 2019.

Foto:

AFP. Federico Parra

Y vienen momentos de incertidumbre. El próximo 5 de enero, Juan Guaidó terminará su periodo en el Parlamento, desde donde se autoproclamó como presidente interino. La mayoría de la coalición apoya su continuidad, pero un acuerdo previo reserva la presidencia rotativa a los partidos minoritarios, algunos críticos del dirigente y otros en negociaciones con el gobierno.

Maduro quiere convocar a elecciones legislativas para intentar hacerse al único poder que está en manos de la oposición. Pero los sectores contrarios al régimen insisten, y es uno de sus puntos de honor en la mesa de negociación, que los comicios sean presidenciales.

“Antes de este año tiene que haber un anuncio de un proceso electoral que podría dar señales de lo que viene a futuro, bien sean las legislativas que promete el Gobierno o, todavía más difícil, unas ‘megaelecciones’ en las que Maduro esté dispuesto a jugarse el poder. Pero ya está muy claro que en Venezuela no pasará algo similar a lo que ocurrió en 2002, cuando se fue temporalmente Hugo Chávez, o como hace pocos días sucedió en Bolivia con la renuncia de Evo Morales”, añadió Jaramillo.

Por eso, el politólogo venezolano Jesús Castillo cree que se está en un punto de inflexión: "Si no responde la gente, Guaidó deberá promover un conflicto. Solo le va quedando la opción de dar una sorpresa o 'morir' en el intento".

RAFAEL QUINTERO CERÓN
REDACCIÓN INTERNACIONAL
*Con información de EFE y AFP

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.