Chavismo avanza sobre el caos de la oposición

Chavismo avanza sobre el caos de la oposición

La crisis tocó fondo con la juramentación de gobernadores opositores ante la ANC.

Elecciones regionales en Venezuela

Las elecciones regionales otorgaron al chavismo 18 de las 23 gobernaciones que se disputaban ese día.

Foto:

Juan Barreto / AFP

29 de octubre 2017 , 12:49 a.m.

Después de más de 18 meses sin cumplir compromisos electorales pautados constitucionalmente (elecciones regionales) o solicitados por la oposición tras cumplir leoninos requisitos (referendo revocatorio), la revolución bolivariana avanza en la implementación de su peculiar modelo socialista justamente a punta de elecciones y un nuevo elemento en el tablero: el fin de la unidad en el liderazgo opositor.

El detonante fueron los resultados de las elecciones regionales que otorgaron al chavismo 18 de las 23 gobernaciones que se disputaban ese día, pero la estocada final ocurrió el lunes 23 de octubre, cuando cuatro de los cinco gobernadores opositores –todos del partido Acción Democrática– accedieron a juramentarse ante la Constituyente, desde siempre señalada como inconstitucional y fraudulenta por la oposición.

Las réplicas de estos movimientos en la psique opositora devastaron cualquier esperanza en la militancia, que el jueves recibió atónita una nueva convocatoria de la Constituyente a elecciones municipales –coincidiendo, ahora sí, con las fechas dispuestas en la Constitución– y la anulación de la elección en el estado Zulia, luego de que el gobernador electo Juan Pablo Guanipa se negó a subordinarse ante esa instancia.

En un acalorado discurso, la presidenta de la Constituyente y excanciller, Delcy Rodríguez, aseguró que “se harán elecciones las veces que sean necesarias para que entiendan que aquí manda el pueblo”.

Inmune a sus contradicciones, las declaraciones de Rodríguez muestran claridad en la estrategia del chavismo: aprovechar al máximo la desintegración opositora que reventó esta semana. Primero fue la marcha del dirigente Henrique Capriles –del partido opositor Primero Justicia– amenazando con retirarse de la Mesa de la Unidad Democrática tras la actuación de los gobernadores ‘adecos’, y luego el anuncio del partido Voluntad Popular de que no participará en ninguna elección más si el Consejo Nacional Electoral sigue bajo la conducción de su actual directiva y actuando abiertamente a favor del ‘stablishment’.

A ello siguió la tibia respuesta del presidente de Acción Democrática, Henry Ramos Allup, respecto a la actuación de los gobernadores de su tolda, señalando que estos “se autoexcluyeron” del partido, y luego su ataque directo a la reacción de Capriles.

En este sentido, el analista político Luis Vicente León afirmó categóricamente en dos tuits que “el triunfo del Gobierno fracturando a la oposición es mucho más estrambótico que el resultado de las regionales (…). Esta es, por mucho, la peor crisis vivida por la oposición en 19 años, y apenas está comenzando”.

En tono resignado y sin mayores expectativas de cambio, el ciudadano común reconoce que el oficialismo, a pesar de la espeluznante situación económica del país y con más de 80 por ciento de rechazo popular, está dispuesto a jugar todas sus cartas para afianzarse en el poder.

“No nos extrañe si llaman a presidenciales a comienzos de año”, se queja Adelina Sánchez en la cola del supermercado. Aunque algunos factores de la oposición aseguran que es absurdo hablar de elecciones presidenciales en medio del afianzamiento de un régimen totalitario, otros análisis apuntan a que el Gobierno puede aprovecharse del pésimo momento opositor y su control del CNE para organizar unas elecciones a su medida, con una competencia diseñada a sus fines.

Se especula que en estas el candidato oficialista seguiría siendo Nicolás Maduro, pero sus contendores serían figuras que hoy gozan de amplio rechazo entre la oposición como Henry Ramos Allup o el exgobernador de Lara Henri Falcón, reconocido exchavista que escaló hasta ser compañero de fórmula de Henrique Capriles en las presidenciales del 2012, pero muy pronto reconoció el triunfo de la candidata oficialista en las regionales.

El analista político y columnista de ‘El Nacional’ Humberto González asegura que estos tiempos reflejan que la oposición perdió la capacidad de hacer política más allá del escenario electoral y advierte el peligro de que la MUD “comience a pensar más con la lógica de ser cogobierno que de ser alternativa política”.

Pero muchos elementos se resisten a ese análisis y en medio del triste espectáculo han retomado fuerza voces de liderazgos como el de María Corina Machado, quien siempre se mostró en contra de participar en las elecciones regionales aunque no llamó activamente a la abstención. Sobre si será ella o alguien más quien aglutine los destinos de la coalición es uno de los debates ineludibles e inmediatos de la oposición, que todavía recoge los vidrios rotos.

VALENTINA LARES MARTIZ
Corresponsal - EL TIEMPO
Caracas (Venezuela)

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.