Así era una fiesta 'arrechísima' en Venezuela: globos, comida y sabor

Así era una fiesta 'arrechísima' en Venezuela: globos, comida y sabor

Maxddybi Ríos era organizadora de eventos en Venezuela. Llegó a Bogotá con su maleta de globos. 

Maxddybi

Maxddybi Ríos sabe elaborar arreglos, figuras y decoraciones en globo. En Bogotá no ha podido vender su trabajo. 

Foto:

Ana Puentes

Por: Ana Puentes
01 de octubre 2018 , 11:22 p.m.

Un pequeño globo morado se convierte en una orquídea y otro, café, en unas maracas. Maxddybi Ríos, una organizadora de fiestas y artista de globos venezolana, infla, forma, retuerce plásticos de colores y crea figuras con sus manos.

Cuando acaba su arreglo, lo deja sobre la mesa y suspira. “Espero que algún día reviente el regreso a mi país”, comenta.

Para contar su historia, teje una bandera venezolana hecha en pequeñas bolitas de globo. “Y que nunca nos falten nuestras estrellas, chama”, dice, mientras prepara globitos blancos.

Maxddybi

Maxddybi se ha formado para hacer arte con globos. Aquí, teje la bandera de su país.

Foto:

Ana Puentes

Una maleta de sueños

“Luego de un intento de secuestro en 2012 y de la muerte de Hugo Chávez, supimos que era hora de irnos”, cuenta Maxddybi, madre de tres hijos y casada con un colombiano.

Recuerda que, por persona, solo les permitían llevar dos maletas en la bodega del avión. Cuando tuvo que elegir entre sus manteles, paños y tesoros, prefirió dejarlo todo y empacar en una maleta roja globos de todos los tamaños y colores, máquinas y calibradores.

Maxddybi

Esta es la maleta con la que salió de Venezuela. Después de casi cinco años en Colombia, se ha ido desocupando.

Foto:

Ana Puentes

Maxddybi es artista del globo certificada (ABQ) en Brasil. Ha participado en convenciones internacionales en Brasil, México 2012 y Estados Unidos. Dedicó casi 20 años de su vida en Venezuela a dirigir y decorar fiestas infantiles. En Caracas, sus clientes la preferían por sus montajes y arreglos con globos.

“Con mi hermana teníamos un inventario enorme de materiales. Dos días antes de venirme para Colombia, repartimos: globos azules para ti, globos azules para mí… y así se dividió la empresa y la familia en dos países”, relata y da los últimos toques a su bandera de globos.

A mediados de 2013, llegó a Bogotá, con sus hijos, su esposo y su maleta roja. En Venezuela, las fiestas le daban para vivir a sus anchas: hacía unas 10 por semana, a unos 30.000 bolívares fuertes las más económicas. Podía ganar entre 1.000 y 8.000 dólares por contrato.

Hoy, su hermana hace una a la semana que puede costar 338 millones de bolívares fuertes o 3.380 bolívares soberanos, ahora que la moneda tiene cinco ceros menos. Pero, para que se haga la idea: actualmente gana por fiesta, si corre con suerte, unos 36 dólares. Si le ofrecen 20 dólares, también los toma.

Maxddybi hace un par de fiestas al año en Bogotá. El resto del tiempo, espera.

Maxddybi

Maxddybi recuerda la música, las flores y el encanto de Venezuela. Su mayor anhelo es regresar.

Foto:

Ana Puentes

Maxddybi

Sin embargo, reconoce que Colombia le ha dado la posibilidad de compartir más con sus hijos. Algo que no hacía antes, por la cantidad de trabajo que manejaba.

Foto:

Ana Puentes

Maxddybi

En el mercado existen globos de todas las formas, colores y empleos. 

Foto:

Ana Puentes

Maxddybi

En una carpeta, Maxddybi conserva los recuerdos de sus mejores decoraciones. En Venezuela, la gente no escatimaba en gastos para sus fiestas.

Foto:

Ana Puentes

Maxddybi

Cuenta que celebro con algunos niños desde el baby shower hasta el cumpleaños número 6 o 7. Entonces, los pequeños pedían ir a Disney. 

Foto:

Ana Puentes

Maxddybi

Maxddybi se ha certificado en el exterior y ha participado de varias competencias. En México, ganó segundo lugar en diseño de centros de mesa.

Foto:

Ana Puentes

Así era una fiesta ‘arrechísima’

“Chama, es que para nosotros la fiesta va antes que cualquier cosa: incluso, antes que los estudios de los hijos”, comenta Maxddybi y suelta una carcajada. Con una palabra define la fiesta en Venezuela: ‘arrechísima’. Explica que para ellos significa algo espectacular, muy satisfactorio.

Luego, como si estuviera ante un cliente, enumera los ingredientes de la parranda perfecta:

  1. Estaciones de comida: de perros calientes, cachapas o arepas , cotufas o palomitas de maíz, helados, hamburguesas o algodón de azúcar.
  2. Pasabocas: con tequeños, bolitas de carne, canapés, tartaletas, lumpias, nuggets, galletas decoradas, gelatinas y dulces.
  3. Piñata, recreación, atracciones, sonido y torta de cumpleaños.
  4. Shows de personajes.
  5. Hora loca: una fiesta para rematar, más pensada para los adultos.

Y, lo mejor para ella, eran sus decoraciones con globos. Maxddybi sabe hacer arreglos de mesa, figuras, muñecos, arcos y fondos con este material. Conoce de marcas, técnica, combinación de colores y conservación del globo.

Bastante le dolió llegar a Bogotá y que las personas no quisieran tanto los globos como ella. “Les parece ordinario. No tienen idea todo lo que se puede hacer con ellos”, apunta, triste. Como no ha logrado vender sus arreglos para clientes, ha optado por ofrecer cursos para compartir la técnica.

Aunque agradece al país haberla acogido a ella y a su familia, aún le cuesta pensar en que acá no se celebra igual.

Para la primera fiesta de su hijo menor, Maximiliano, después de salir de Venezuela, trajo todo de su país: la comida, los recreadores, los globos, la piñata y hasta la suegra, para que le ayudara a cocinar. Preparó todo, quiso sentirse en casa y esperó que los invitados se sintieran, por unas horas, en su país.

“Llegaron a las dos de la tarde y a las seis se fueron. No me recibieron la torta ni se quedaron a la Hora Loca: nos sobró comida y dulces como para una semana. Cuando cantamos nuestra canción de cumpleaños, nos miraron como si estuviéramos locos. Apenas si repararon en mis globos”, dice. Y tararea: ¡Ay! que noche tan preciosa / es la noche de tu día / todo lleno de alegría…”.

A veces, Maxddybi hace figuras para adornar su casa: un Papá Noel en navidad, un spiderman para su hijo menor, unos corazones en San Valentín o una virgen para la fiesta de la Patrona del Valle, (que se celebra el 8 de septiembre).

Echando globos

“Yo sigo soñando con regresar a mi país”, dice, y comienza a elaborar una muñeca colombiana con otro paquete de globos.

Cuenta que allá la fiesta sigue, así haya crisis y filas en los supermercados. “La vida continúa, no hay de otra. Aunque, claro, hay que prescindir de ciertas cosas en las fiestas ahora”, comenta. Por ejemplo, sus carros de perros calientes ya no se usan: no hay salchichas en el mercado. Las recreaciones tampoco son iguales: sus empleados están regados por América Latina y Europa.

“Pero yo me siento grande cuando salgo a decorar, cuando se puede, con mi maletica roja”, asegura.

Maxxdybi da un par de nudos más al vestido de la muñeca y la pone junto a su arreglo típico venezolano: sueña con que los globos atraviesen la frontera una vez más.

Maxddybi

Maxddybi da clases a personas interesadas en aprender el arte de la globoflexia.

Foto:

Ana Puentes

ANA PUENTES
ELTIEMPO.COM

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.