Secciones
Síguenos en:
Al menos 26 muertos en dos días consecutivos de balacera en Caracas
AUTOPLAY
La semana de terror en Caracas por tiroteosLa capital venezolana vivió dos días de enfrentamientos entre policías y bandas criminales.
Enfrentamientos en Caracas

AFP / Federico PARRA

Al menos 26 muertos en dos días consecutivos de balacera en Caracas

Uno de los criminales más buscados en Venezuela se enfrentó contra fuerzas policiales. ¿Qué se sabe?

En la parte alta de Cota 905, una barriada del occidente de Caracas, la pandilla de alias Koki levantó trincheras el miércoles. “¡Fue como una guerra! Nos protegimos y esperamos a que pasara”, dijo Jesús Rey, un mecánico que vive en la zona hace 40 años. Desde esa posición, la pandilla, conformada por unos 250 integrantes, empezó a dispararles a mansalva a las fuerzas policiales y a civiles. El tiroteo duró hasta el viernes.

Fueron casi dos días completos de enfrentamientos entre las fuerzas oficiales del régimen venezolano y estas bandas criminales hasta que en un operativo especial, en el que se calcula que participaron más de 1.000 integrantes de fuerzas especiales, de la policía y de otros organismos, se tomaron la barriada y se reportó relativa calma hasta el cierre de esta edición.

(Lea aquí: Tras enfrentamientos con criminales, Policía ocupa barriada de Caracas)

El viernes, las imágenes eran impresionantes: calles cubiertas de casquillos de balas. La pandilla usó armas de alto calibre, granadas, balas trazadoras, además de drones con los que las bandas tenían una amplia visión de las zonas que controlaban. Según señalaron autoridades venezolanas, en la zona incautaron una bazuca, balas antitanques y rifles de largo alcance en un almacén improvisado.

Las razones detrás de la balacera no tienen una versión oficial hasta el momento; sin embargo, periodistas venezolanos señalan que fue una retaliación de la banda de alias Koki ya que cuerpos de seguridad habían herido en un operativo reciente a alias Loco Leo, un aliado de ‘Koki’ y el mandamás de la organización criminal que controla el barrio El 70 de El Valle.

Zona de guerra

La balacera se inició cuando los criminales empezaron a atacar con armas de largo alcance la sede de la Policía de Investigación criminal ubicada en Quinta Crespo y otra en el barrio El Paraíso. Los residentes del lugar tuvieron que tirarse al piso de sus casas, las balas entraban por las ventanas de las casas aledañas a la zona. “Se vieron afectadas unas 700.000 personas”, explica el criminólogo Luis Izquiel.

Según la ministra del Interior, Carmen Meléndez, fallecieron cuatro funcionarios policiales y 22 “delincuentes” fueron “neutralizados” en los enfrentamientos. Sin embargo, se habla extraoficialmente de un subregistro y que los fallecidos entre policias, delincuentes y civiles podría ser de más de 30. “Yo fui a la morgue de Bello Monte, la principal morgue de la ciudad, y extraoficialmente me dijeron que ingresaron 14 cuerpos; entre estos, los de dos policías. Pero conocer las cifras oficiales es muy difícil por el control gubernamental y la censura”, explica un periodista venezolano que cubre la fuente.

(Le puede interesar: 'Vamos a lanzar las bombas': bandas criminales en Caracas)

Además, muchos habitantes del sector tuvieron que desplazarse de sus viviendas y pasaron la noche del viernes en otras zonas de la capital venezolana. “Esto es algo que nunca había visto en Venezuela. Grupos de personas huyendo de la Cota 905 con colchones en la cabeza. Con niños en los brazos... esa gente de ahí sale porque los cuerpos de seguridad venezolanos tienen un amplio prontuario de violación de derechos humanos. Y temen que paguen justos por pecadores”, explica Izquiel.

La Cota 905 es una vía localizada en las parroquias (semejantes a las localidades de Bogotá) de La Vega, El Paraíso y Santa Rosalía, en el occidente de Caracas. Este sector es conocido por tener el mayor número de bandas delictivas activas.

“Es un barrio de gente humilde, pobre. Tendrá unos 50.000 habitantes y es producto de una invasión de la montaña”, explica Izquiel, y señala: “El Estado abandonó estas zonas desde hace años, el vacío fue llenado por estas megabandas criminales que ejercen una gobernanza criminal”.

“Disparaban de todas partes”, indicó por su parte una joven que pidió mantener su nombre en reserva. “Nos metimos en una casa de ladrillo. Éramos 50. Esperamos toda la noche hasta que en la mañana del viernes se calmó y pudimos salir”.

Según explica Román, periodista que estuvo en el lugar de los hechos, el operativo para controlar la situación empezó el jueves a las 4 de la mañana. “Las unidades de operaciones tácticas entraron por la montaña y empezaron los enfrentamientos a distancia. Se posicionaron en la parte alta. Se tomaron las garitas de los delincuentes, tomaron toda esa zona y fueron entrando poco a poco”, asegura.

Desde el 2016 no había operativos en la zona. “Ellos actuaban impunemente hasta antes de ayer, que se volvieron locos y les dispararon a civiles y a la autopista y se tomaron las plazas”, sentencia Román.

El operativo que desarrollaron las autoridades tenía como principal objetivo calmar la anarquía que causaron las bandas criminales y capturar o dar de baja a los principales cabecillas de la pandilla de ‘Koki’, que tiene como base la zona aledaña a la Cota 905.

(Lea también: Despliegan operativo tras 18 horas de tiroteo en barriadas de Caracas)

Miembros de la Policía Nacional Bolivariana se protegen detrás de un árbol durante enfrentamientos armados con integrantes de una banda criminal en el barrio La Cota 905 de Caracas.

Foto:

AFP / Yuri CORTEZ

Alias Koki

Según Insight Crime, organización que investiga el crimen en América Latina, Carlos Luis Revete alias ‘Koki’ nació en 1978 y creció en los barrios populares de Caracas. Poco se sabe de su vida hasta 2013, cuando fue acusado de un asesinato. Revete ganó importancia como lugarteniente del líder de la banda de Cota 905, Jesús Alberto Ramos Caldero, alias el Chavo, quien en 2014 se propuso unir a las pandillas de Caracas contra la policía.

“La iniciativa contribuyó al surgimiento de una nueva estructura criminal en Venezuela: las megabandas, cada una de las cuales está compuesta por más de 50 miembros, son más organizadas y están mejor armadas que las pandillas callejeras tradicionales e imitan la estructura jerárquica de las pandillas carcelarias de Venezuela’, dice Insight.

(En otras noticias: Bachelet ve con preocupación las detenciones arbitrarias en Venezuela)

Keymer Ávila, investigador del Instituto de Ciencias Penales de la Universidad Central de Venezuela, le explicó a EL TIEMPO que estas son bandas criminales que parecen estar evolucionando en los últimos tiempos, que vienen acumulando capacidades y recursos. Y afirma que los operativos policiales militarizados que han ocasionado la muerte de miles de jóvenes anualmente han tenido un impacto en la reconfiguración de estos grupos, que han establecido alianzas entre ellos, se han formalizado, estructurado y equipado mucho más que antes.

En enero de 2015, cuando Ramos fue asesinado por el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC), Revete asumió el liderazgo de su nueva megabanda. “Revete continuó el proyecto de unificación de Ramos, y algunas fuentes le atribuyen la unión de las bandas de Cota 905: ‘el Cementerio’ y ‘el Valle’ ”, dice el portal Insight.

En el momento, el régimen de Maduro ofrece una recompensa de 500.000 dólares por información de este criminal. Así como por sus lugartenientes: Carlos Calderón Martínez, alias el Vampi, y Garbis Ochoa Ruiz, alias el Galvis.

La organización empezó a agarrar fuerza hasta que en enero de este año comenzaron a tomarse territorios aledaños, el primer sector es El Paraíso. Sin embargo, recientemente quisieron llegar a La Vega, un barrio mejor establecido, con comercio y presencia del Estado.

Según fuentes consultadas, la expansión de estas organizaciones criminales se debe a la política extraoficial de Zonas de Paz. “En la Cota 905 no ingresaban fuerzas policiales. Extraoficialmente se sabe que se había llegado a un acuerdo de crear zonas de paz, una política no oficial que se implementó y les otorgaba a algunas organizaciones delictivas cierta autonomía en el territorio que tenían a cambio de que se pacificaran. Eso fue hace unos 6 u 8 años. Sin embargo, lo que ocurrió fue que las organizaciones se fortalecieron, adquirieron armas y dominaron esos territorios”, explica Carlos.

“Los conflictos armados entre las bandas y la policía llevan ya años en esa zona. Los vecinos viven desde hace tiempo en estado de sitio. Los eventos dramáticos ocurridos hace unos días fueron una demostración de fuerza hacia el Estado, que realizaron en lugares muy céntricos y concurridos, esto traerá consecuencias”, asegura Ávila.

Más noticias
Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.