En plena crisis, Argentina renueva a su presidente del Banco Central

En plena crisis, Argentina renueva a su presidente del Banco Central

El país se encuentra en una ampliación del acuerdo alcanzado por USD$ 50.000 millones con el FMI.

Luis Caputo

Luis Caputo,expresidente del Banco Central de Argentina.

Foto:

AFP / Agustín Marcarian

Por: AFP
25 de septiembre 2018 , 04:01 p.m.

Argentina cambió este martes a su presidente del Banco Central, en un movimiento sorpresivo justo cuando el país negocia con el Fondo Monetario Internacional (FMI) una ampliación del acuerdo alcanzado en junio por 50.000 millones de dólares y en medio de una huelga general.

Luis Caputo, quien ocupó el cargo desde junio, anunció su renuncia mientras el presidente Mauricio Macri se encuentra en Nueva York, donde acude a la Asamblea General de Naciones Unidas. En seguida, fue reemplazado por el hasta ahora viceministro de Economía, Guido Sandleris, un economista que ha trabajado para el
Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo, y cuenta con una amplia trayectoria académica con un paso por el FMI.

"El objetivo principal del Banco Central es reducir la inflación. Trabajaremos para recuperar la estabilidad y previsibilidad de precios que la economía argentina tanto necesita", declaró Sandleris al asumir este mismo martes. Hasta agosto, la inflación en Argentina acumula 24,3 por ciento, una de las más altas del mundo.

Tipo de cambio flotante

 Gabriel Torres, de la calificadora de riesgo Moody's, consideró que la "abrupta" renuncia de Caputo "aumentará la volatilidad cambiaria en el corto plazo" y que Argentina necesita "la confirmación de los detalles finales del nuevo acuerdo con el FMI" para calmar las aguas.

A la vez, el Fondo expresó su deseo de continuar la "estrecha y constructiva relación" con el Banco Central argentino y aseguró que se trabaja "intensamente con el objetivo de concluir las conversaciones a nivel técnico en muy poco tiempo". Macri, quien está desde el fin de semana en Nueva York, se reunió el lunes con inversionistas y cenó con la directora gerente del FMI, Christine Lagarde.

El cambio, en la presidencia del banco, llevó a una depreciación de 2,15 por ciento de la moneda, que cotizó a 38,98 pesos por dólar, en un día de poco movimiento, con los empleados de la banca privada adheridos a la huelga general.

En el centro financiero de Buenos Aires solo una casa de cambio está abierta, aunque con escasa clientela. "El día está muerto, no pasa nada", dijo una empleada del establecimiento. Desde enero, la moneda argentina se ha depreciado alrededor de 50 por ciento. 

Huelga general

Las grandes centrales sindicales argentinas realizan este martes una huelga general de 24 horas contra las medidas de austeridad y el acuerdo con el FMI, la segunda desde que se pactó el respaldo financiero en junio y la cuarta desde que asumió Macri en diciembre de 2015.

Sin transporte público y con muchos comercios cerrados, los argentinos se movilizaron en sus autos particulares y algunos en bicicleta por las calles semidesiertas de Buenos Aires. Los sindicatos detuvieron además el tráfico aéreo, la carga terrestre, la banca y la administración pública, incluyendo escuelas, hospitales y universidades.

"El gobierno tiene que entender que no vamos a ser los trabajadores los que paguemos la crisis porque no somos los que la generamos. No nos enriquecimos con la especulación financiera, no somos los que especulamos con el dólar, sino que somos los que estamos sufriendo la devaluación brutal de nuestras condiciones de vida", dijo la docente Erica Seiter.

Huelga en Argentina

Vista de la estación de Constitución cerrada y sin transportes, en Buenos Aires (Argentina).

Foto:

EFE / David Fernández

Inflación y desempleo al alza

Con las cifras macroeconómicas en declive -una contracción del PBI del 2,4 por ciento para este año, una inflación ya proyectada por encima de 40 por ciento y las tasas de interés en 60 por ciento anual-, el ánimo de los argentinos es cada vez más confrontativo.

El desempleo sigue al alza, con 9,6 por ciento en el segundo semestre de 2018, y se calcula que el índice de pobreza que se anunciará esta semana romperá la tendencia a disminuir que traía y que la ubicó en 25 por ciento al cierre de 2017. Macri, un liberal de centroderecha, insiste en que Argentina no puede gastar más de lo que produce y se ha propuesto alcanzar un déficit primario cero para 2019.

Para ello, necesita que el Congreso, en el que carece de mayoría, le apruebe el proyecto de presupuesto que introdujo la semana pasada. La presión de los sindicatos, que exigen ajustes salariales acordes con la inflación, es uno de sus principales obstáculos.

"Queremos una mesa de diálogo con empresarios y gobierno para discutir problemas de pobreza, despidos, alimentarios y de jubilación. Hacemos un llamamiento para que el Congreso no vote el presupuesto", lanzó este martes el dirigente sindical Pablo Micheli.

AFP

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.