Secciones
Síguenos en:
La historia de una mujer que perdió sus piernas y brazos por una infección
cirugía - quirófano - cirujano

Ella sueña con, algún día, volver a sentir la arena de la playa en sus pies.

Foto:

iStock

La historia de una mujer que perdió sus piernas y brazos por una infección

Ella sueña con, algún día, volver a sentir la arena de la playa en sus pies.

FOTO:

iStock

Eso le ocurrió hace 3 años a Nelly Ávila, luego de que una infección se le esparció por el cuerpo. 

Nelly Ávila sueña con correr por la playa y dejar sus huellas marcadas en la arena. A veces también se ve caminando por el patio de su casa. Pero luego vuelve a la realidad y se da cuenta que no puede.

(Gobierno británico cometió graves errores durante la pandemia, informe)

Mi vida cambió muy rápido de un momento a otro”, cuenta Nelly, de 57 años de edad y quien hace tres años perdió sus piernas y sus manos.

Según le contó a 'El Diario', de Ecuador, ella ingresó al hospital con una infección urinaria, pero luego empeoró. La infección se esparció en su cuerpo y tuvieron que dormirla.

Ocho horas después despertó y le habían amputado las dos piernas y las dos manos.

(Atención integral y educación, claves para tratar la dermatitis atópica)-

La bacteria que le causó la infección se le regó a las extremidades causándole una septicemia (infección extremadamente grave) y luego gangrena. Los brazos y las piernas se tornaron negras, los médicos decidieron quitarlos. Era eso o morir.

Nelly con los ojos llorosos y la mirada al suelo dice que a veces solo espera que llegue la noche para dormir y soñar que tiene pies y manos, que está completa.

Ella sueña que corre por la playa y que sus huellas quedan marcadas en la arena, y ella las mira y sonríe. Es uno de sus mejores momentos.

(Le contamos: Paciente con ELA sobre Martha Sepúlveda: 'el regalo más sagrado es la vida'). 

Nelly es diabética y sueña que está en su cocina y que camina por el patio de su casa, siente la tierra en sus pies, pero luego recuerda que no los tiene y que es solo un sueño, uno bonito, y empieza a llorar.

Ya le ha pasado varias veces. Pero los sueños son eso, solo sueños y duran poco.

"Pero a veces es bueno vivir de ellos", dijo Nelly.

EL TIEMPO

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.