Gobierno sirio rechaza acusación de la ONU sobre ataque químico

Gobierno sirio rechaza acusación de la ONU sobre ataque químico

Según informe, régimen de Bashar Al-Ásad sería culpable del ataque con gas sarín del mes de abril.

Bashar al-Asad

Bashar al-Asad, presidente de Siria.

Foto:

Joseph Eid / AFP

27 de octubre 2017 , 09:07 p.m.

La ONU acusó al Gobierno sirio de un ataque con gas sarín que dejó más de 80 muertos en abril en la ciudad de Jan Sheijun, de acuerdo con un informe del organismo que, según aseguró este viernes Damasco, “falsifica la verdad”.

El panel conjunto de la ONU y la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPCW, en inglés) indicaron que “están seguros de que la República Árabe de Siria es responsable del lanzamiento de sarín en Jan Sheijun el 4 de abril de 2017”, según un informe divulgado el jueves.

EE. UU. , Francia y Gran Bretaña habían acusado al gobierno de Bashar al Asad de este ataque, pero Damasco siempre lo desmintió. Los expertos determinaron que el “escenario más probable” es que el “gas sarín fue resultado de una bomba lanzada desde un avión” sobre Jan Sheijun, en la provincia de Idlib, que mató al menos a 83 personas, incluidos 30 niños.

El informe fue rechazado por el gobierno sirio, que aseguró ayer en un comunicado que este y otro reporte previo “falsificaron la verdad y deformaron las informaciones exactas sobre lo que ocurrió en Jan Sheijun”.

Según el comunicado, el informe fue escrito conforme a “instrucciones de la administración estadounidense y de países occidentales para ejercer más presión política” sobre Damasco.

Están seguros de que la República Árabe de Siria es responsable del lanzamiento de sarín en Jan Sheijun el 4 de abril de 2017

Las imágenes de los habitantes, entre ellos niños, que agonizaban tras el ataque dieron la vuelta al mundo y llevaron al gobierno estadounidense de Donald Trump a atacar la base aérea desde donde, según las potencias occidentales, se había lanzado la ofensiva.

El ministro adjunto de Relaciones Exteriores ruso, Sergei Ryabkov, aliado de Damasco y quien estima que el sarín provenía de la explosión de una bomba desactivada en tierra, denunció “numerosas contradicciones, incoherencias lógicas, un uso de testimonios dudosos y de pruebas no confirmadas”.

La embajadora de EE. UU. ante la ONU, Nikki Haley, estimó que el “Consejo de Seguridad debe enviar un mensaje claro: ningún uso de armas químicas será tolerado y se debe brindar pleno apoyo a los investigadores independientes”.

El embajador británico en la ONU, Matthew Rycroft, pidió al Consejo de Seguridad que imponga sanciones a Siria: “Recae en el Consejo de Seguridad de la ONU actuar sobre estos hallazgos y hacer justicia”.

La ONG Human Rights Watch (HRW) también reclamó sanciones y denunció “el uso repetido” de armas químicas en Siria. Además, llamó a “poner fin al engaño y a las teorías falsas propagadas por el Gobierno sirio”.

Asimismo, este informe de la ONU aumenta la presión sobre el régimen sirio, cuando Washington, tras las victorias contra el grupo Estado Islámico en el campo de batalla, renueva su exigencia de que el presidente se haga a un lado.

AFP/ Washington

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.