Siete años y 500.000 muertos, ¿cómo empezó la guerra en Siria?

Siete años y 500.000 muertos, ¿cómo empezó la guerra en Siria?

Los inicios de un conflicto que nació bajo la ilusión de la Primavera Árabe. 

Los ataques químicos en Siria

Siria ha sido el blanco de múltiples ataques químicos y bombardeos.

Foto:

EFE/Youssef Badawi

14 de marzo 2018 , 08:04 p.m.

Las manifestaciones en Siria comenzaron en marzo de 2011 como una forma pacífica de exigir mejores condiciones económicas y un cambio político que permitiera el paso a la democracia, pero terminaron por convertirse en una guerra que se ha extendido por siete años y ha dejado a más de medio millón de víctimas a su paso. ¿Cómo terminó el país sumido en esta situación?

A comienzos de 2011, una serie de revueltas y protestas en Oriente Próximo y el norte de África desataron sucesos sin precedentes, a través de los cuales las personas exigían reformas en la política de su país. A esos levantamientos la historia los denominaría la ‘Primavera Árabe’. En ese contexto nace la guerra civil siria.

Las protestas en Túnez, el lugar donde inició la Primavera Árabe, demostraron que era posible exigir un cambio a través de las manifestaciones: en enero de 2011, un mes después del comienzo de las revueltas, el presidente Zine El Abidine Ben Ali fue forzado a huir del país. Uno a uno, otros países comenzaron a aplicar el mismo sistema: Egipto primero, luego Yemen, Libia, y por último, Siria. De estos países, solo Egipto y Túnez lograron la transición a la democracia. Yemen y Siria están en guerra civil.

El presidente sirio, Bashar Al-Asad, llegó al poder en el año 2000, al asumir el cargo tras la muerte de su padre Hafez Al-Asad, quien había gobernado el país por 29 años. El nuevo Gobierno le dio la esperanza a Siria de que vendría un cambio democrático y mejores condiciones económicas. 11 años después, los sirios se encontraban bajo un gobierno autoritario, aún a la espera de la democracia.

Los ataques químicos en Siria

Los niños han sido los más afectados por la guerra en Siria.

Foto:

Thaer Al Khalidiya / Reuters

Con Túnez y Egipto como modelo, los sirios salieron a las calles a protestar contra el gobierno de Al-Asad en marzo de 2011. El régimen buscó reprimir los alzamientos a través de la violencia, hiriendo y asesinando a algunos de los manifestantes.

Estos actos progresivamente convirtieron a los movimientos pacíficos en movimientos radicalizados que llevaron a que los manifestantes se armaran en defensa propia. El 29 de julio de 2011, disidentes de las milicias sirias anunciaron la creación del Ejército Libre de Siria, con el objetivo de derrocar el régimen de Al-Asad y de apoyar a los manifestantes en sus protestas. A partir de ese momento escaló la violencia, la magnitud y la intensidad del conflicto.

Siria

Según Unicef, 2017 fue el peor año para los niños en Siria.

Foto:

EFE / Mohammed Badra

Con esto, los ataques no solo se concentraron en los manifestantes, sino que las ciudades mismas se convirtieron en territorios de disputa entre las facciones rebeldes y las fuerzas prorégimen, cuyas causas principales fueron asegurar la permanencia de Al-Asad en el poder y neutralizar a los rebeldes. Por esta razón, su arsenal fue aumentando de manera progresiva, desde bombas hasta armas químicas.

En 2013, el grupo Estado Islámico logró controlar algunas regiones del noreste del país, razón por la cual Estados Unidos creó una coalición en su contra, que incluyó a países como Turquía, Israel y Arabia Saudí. Además del EI, las milicias kurdas también han buscado controlar zonas de Siria. Por su parte, Rusia entró al conflicto en 2015, en apoyo a las fuerzas de Bashar Al-Asad.

Así, Siria pasó de convertirse en un país que buscaba un cambio democrático a ser un país del que todos quieren tomar una parte. Dividido por territorios controlados por una facción u otra, hasta marzo de 2018 se contabilizan aproximadamente 511.000 muertos por la guerra. La última tragedia que ha azotado a Siria fue la ofensiva de las fuerzas prorégimen en Guta Oriental, que en menos de un mes ha dejado más de 1.000 personas muertas, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

Tras siete años de guerra, Siria, fracturada y vulnerable, aún carga con las heridas abiertas que dejó la Primavera Árabe.

REDACCIÓN INTERNACIONAL

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.