Secciones
Síguenos en:
Una escalada de violencia que puso en vilo al mundo
Cohetes lanzados entre Israel y Gaza

En el quinto día de enfrentamientos no baja la tensión.

Foto:

AFP / ANAS BABA

Especial

Una escalada de violencia que puso en vilo al mundo

Así se desató el nuevo enfrentamiento entre Israel y Hamás. Este jueves se aprobó una tregua.

La mecha de los lanzamientos de cohetes por las milicias palestinas de Hamás y la Yihad Islámica contra territorio israelí y de los bombardeos de Israel en Gaza se prendió a comienzos de mayo en Sheij Jarrah, un barrio de Jerusalén Este ocupado por Israel en 1967.

(Lea: Tras 11 días de escalada, Israel y Hamás pactan una tregua)

Allí comenzaron las protestas contra la expulsión de familias palestinas de sus viviendas en favor de los colonos judíos. El tribunal del distrito de Jerusalén había dictaminado a principios de año a favor de las familias judías que reivindican derechos de propiedad en este barrio. Desde entonces, se sucedieron manifestaciones y enfrentamientos con las fuerzas israelíes.

Y es que la cuestión del estatuto de Jerusalén es uno de los principales puntos de discordia entre Israel y los palestinos. Israel considera que toda la ciudad es su capital "indivisible", mientras que los palestinos quieren hacer de Jerusalén Este la capital de su futuro Estado.

Las protestas llegaron el 7 de mayo a la Explanada de las Mezquitas –el tercer lugar más sagrado para el islam– en la Ciudad Vieja de Jerusalén, donde los palestinos no solo se manifestaban por la disputa en Sheij Jarrah, sino también por las restricciones que impusieron las fuerzas israelíes a partes de la Ciudad Vieja durante la fiesta musulmana del Ramadán. Las manifestaciones rápidamente desembocaron en enfrentamientos que dejaron cientos de heridos.

Cuatro días después, el 10 de mayo por la noche, Hamás, en el poder en la Franja de Gaza, enclave palestino bloqueado por Israel desde hace casi 15 años, comenzó a lanzar salvas de cohetes hacia Israel. Afirmó que lo hacía en “solidaridad” con los palestinos de Jerusalén Este. Israel contestó con bombardeos de represalia contra la Franja de Gaza y el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, afirmó que Hamás "franqueó una línea roja".

(Le puede interesar: El difícil reto de detener violenta escalada entre palestinos e Israel)

Desde ese momento, Hamás ha lanzado más de 4.000 cohetes contra Israel. La mayoría de ellos, un 90 por ciento, ha sido interceptada por el sistema de defensa antiaéreo Cúpula de Hierro, afirma el ejército de Israelí. Por su parte, Israel ha llevado a cabo más de un millar de bombardeos el enclave palestino.

El ejército israelí atacó a posiciones de Hamas en Gaza como retaliación de los cohetes que le habían desplegado.

Foto:

AFP / Mahmud Hams

Las milicias palestinas lanzaron cohetes contra ciudades como Tel Aviv, donde han sonado constantemente las alarmas que avisan del riesgo de cohetes. Israel, por su parte, afirma que ha bombardeado posiciones estratégicas de Hamás y la Yihad Islámica en Gaza. Pero ha sido criticado, entre otras cosas, por haber destruido un edificio que albergaba las oficinas de medios internacionales como la agencia de noticias estadounidense Associated Press y el canal de televisión catarí Al Jazeera.

(15 segundos en Ashkelon: cuestión de vida o muerte)

Lo cierto es que la cifra de muertos y heridos subió rápidamente. Del lado palestino se contabilizan al menos 232 fallecidos, entre ellos 63 niños, y 1.400 heridos. Del lado israelí, la cifra de decesos llega a al menos 12, incluyendo un niño, y la de lesionados supera los 290.

En la Franja de Gaza, densamente poblada, a la crisis de seguridad se suma el riesgo de una crisis humanitaria, con cerca de 40.000 palestinos desplazados y 2.500 personas que han perdido su casa en los bombardeos, además de la escasez de comida y de equipos médicos, según las agencias de cooperación internacionales.

En la Franja de Gaza, densamente poblada, a la crisis de seguridad se suma el riesgo de una crisis humanitaria, con cerca de 40.000 palestinos desplazados y 2.500 personas que han perdido su casa en los bombardeos, además de la escasez de comida y de equipos médicos, según las agencias de cooperación internacionales.

(Un día en Gaza: ‘Estamos esperando la muerte’)

Pero la tensión no solo se ha vivido en Gaza. En varias ciudades "mixtas" israelíes, donde cohabitan judíos y palestinos con ciudadanía israelí, se han desataron violentos disturbios. En Lod, cerca de Tel Aviv, se declaró la semana pasada el estado de emergencia a raíz de los enfrentamientos que estallaron tras la muerte violenta de un árabe israelí. Cientos de personas fueron detenidas.

Y en Cisjordania, territorio palestino ocupado por Israel desde 1967 y bajo control de la Autoridad Palestina del presidente Mahmud Abás, también se han dado protestas desde el 14 de mayo en una muestra de solidaridad con los gazatíes. Desde ese día, los enfrentamientos con el ejército israelí en ciudades como Hebrón, Ramala, Belén, Yenín y Naplusa han dejado al menos 25 palestinos muertos, según el ministerio de Salud palestino y la Media Luna Roja. Los palestinos de Cisjordania ocupada mantuvieron este martes una jornada de huelga y de "ira" en solidaridad con Gaza.

El llamado desde la comunidad internacional

A medida que se intensificó el lanzamiento de cohetes en Israel y el bombardeo israelí en Gaza , la comunidad internacional hizo llamados para que se detuviera la escalada de violencia y se protegiera la vida de civiles.

El presidente de EE. UU., Joe Biden, que ha respaldado el derecho de Israel de defenderse de los ataques con cohetes desde la Franja de Gaza, le pidió a Netanyahu una desescalada de la violencia. Pero el primer ministro israelí afirmó que continuaría con la operación en Gaza hasta que lograra su objetivo: "devolver la tranquilidad y la seguridad a los ciudadanos de Israel”.

Por su parte, el presidente palestino Abás denunció "los brutales ataques" de Israel en la Franja de Gaza y afirmó que su objetivo era "detener la agresión israelí contra el pueblo palestino" en ese enclave y en todos los territorios ocupados.

Ministros de la República Checa, Eslovaquia Ivan Korcok e israelí visitan un sitio donde cayeron cohetes lanzados desde Gaza ciudad de Petah Tikva, Israel, 20 de mayo de 2021.

Foto:

EFE/EPA/ABIR SULTAN

Pero los llamados para que cesara la violencia siguieron creciendo. La Organización de Naciones Unidas (ONU), que había advertido que la escalada podría convertirse en una “espiral de violencia”, pidió detener la lucha de “una manera inmediata”.

Por su parte el rey de Jordania, Abdalá II, y la canciller alemana, Angela Merkel, también llamaron a un "rápido" alto el fuego. Y el jefe de la diplomacia de la Unión Europea (UE), Josep Borrell, entre otros, consideró que la prioridad era lograr un "cese inmediato" de la violencia y la "implementación de un cese del fuego" entre israelíes y palestinos.

(Puede leer: ‘Pedimos un alto al fuego para que entre la ayuda a Gaza’: Unrwa)

Diez días después de sangrientos enfrentamientos, Israel y el Hamás anunciaron en la noche del 20 de mayo que aprobaron un acuerdo de cese del fuego con el que se esperaba poner fin al peor estallido de violencia desde el 2014 en la región.

EL TIEMPO habló con testigos de los ataques tanto en Israel como en la Franja de Gaza. Lea aquí sus testimonios.

REDACCIÓN INTERNACIONAL*
Con AFP y Efe

Otras noticias:
Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.