Secciones
Síguenos en:
Israel tendrá un día de luto por tragedia en peregrinación
Israel en estampida

Judíos ultraortodoxos asisten al funeral por Shmual Tzvi Klagsbald, fallecido en una estampida durante la multitudinaria celebración judía de Lag Baomer en el Monte Merón de Galilea.

Foto:

EFE/ATEF SAFADI

Israel tendrá un día de luto por tragedia en peregrinación

El ‘premier’ Benjamin Netanyahu prometió una investigación tras la estampida en el monte Meron.

La mayor catástrofe civil en la historia de Israel. Así se hacía referencia este viernes en ese país a la imponente tragedia en el monte Meron, donde una estampida durante una peregrinación dejó al menos 45 muertos y más de 100 heridos, entre ellos varios menores de edad, inclusive niños.

La catástrofe del monte Merón es una de las más graves que ha golpeado al Estado de Israel”, dijo en Twitter el primer ministro Benjamin Netanyahu, quien declaró un día de duelo nacional para mañana.

Al cierre de esta edición habían sido identificadas 32 de las víctimas. Entre ellas, dos hermanos de 9 y 14 años, ya sepultados, y un adolescente de tan solo 13 años identificado entre los cuerpos mientras su padre, herido, recibía la noticia al respecto desde el hospital.

(Le puede interesar: Tragedia en Israel: van 45 muertos tras estampida humana)

“La catástrofe del monte Merón es una de las más graves que ha golpeado al Estado de Israel

La tragedia ocurrió en una fiesta religiosa judía, Lag Baomer, una de las fechas más alegres del calendario judío, cuyo escenario tradicional es el monte Meron, a donde llegó este viernes Netanyahu. “Lo que ha ocurrido aquí es desgarrador (...) Gran parte de los que murieron todavía no han sido identificados”, afirmó el mandatario, quien prometió una “investigación exhaustiva”.

De otro lado, en los barrios ultraortodoxos de Jerusalén y de Bnei Brak, en la periferia de Tel Aviv, desfilaron este viernes miles de hombres con sombrero y chaqueta negros y camisa opalina, poco antes de la pausa semanal del sabbat, con ocasión de los primeros funerales.

Los oficiales de seguridad y los rescatistas israelíes inspeccionan los cadáveres de decenas de judíos quienes murieron tras una estampida en Lag Ba'Omer, Israel.

Foto:

EFE / EPA / DAVID COHEN

El temor original frente al evento en el monte Meron era que la aglomeración de gente derive en un estallido de contagios de covid-19, pese a que los números generales de la pandemia han mejorado considerablemente en Israel. Y no era para menos, pues el número de asistentes llegó a los 100.000.

Entre los heridos de la tragedia figuran “varios ciudadanos estadounidenses”, según un portavoz del departamento de Estado de EE. UU. De hecho, el presidente estadounidense, Joe Biden, “expresó sus condolencias y tristeza” en una conversación telefónica con Netanyahu, y el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, deseó “fuerza y coraje” al pueblo israelí.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu.

Foto:

Abir Sultan. AFP

En medio del dolor y la profunda conmoción, se está a la espera de la investigación.

Por un lado, la razón original de la tragedia ya está clara. Personas que bajaban por una escalinata bastante angosta, al frente de una enorme multitud, se resbalaron y comenzaron a caer. Quienes venían por detrás, también por una rampa resbaladiza, no lograron detenerse y las distintas filas fueron cayendo unas sobre otras, provocando una enorme avalancha en la que muchos resultaron aplastados.

(Le puede interesar: HRW acusa a Israel de aplicar un 'apartheid' contra los palestinos)

Pero el desafío será comprender las cosas más a fondo, como si se analizó si la infraestructura en el lugar era adecuada para un evento tan multitudinario o si la Policía actuó debidamente, tanto a nivel general, al autorizar la celebración, como el día del evento.

Por el momento, hay versiones encontradas entre los organizadores en el Ministerio de Cultos, ya que el evento fue una fiesta religiosa judía, y la Policía. El Ministerio de Salud Pública había advertido de antemano que en tiempos de coronavirus, inclusive al haber mejorado considerablemente los números de la pandemia, no podía concebirse un evento como este sin limitaciones.

La intención original era que fueran subiendo al monte Meron de grupos de 3.000 personas, sin que se permitiera que subiera una nueva tanda hasta que bajara la anterior. Sin embargo, como no quedó claro quién se haría cargo de controlar el acceso de acuerdo a las limitaciones en pandemia, no hubo control.

Lo cierto es que los temas a investigar no son nuevos. En el país se decía este viernes que era un milagro que un horror como el de esta vez no haya ocurrido en años anteriores, pues la infraestructura en el monte Meron no está realmente concebida para lidiar con tales multitudes.

JANA BERIS
PARA EL TIEMPO
JERUSALÉN

Lea también

- Israel ve la luz al final del túnel: solo 38 casos de covid en un día
- Israel suspende uso obligatorio de tapabocas al aire libre

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.