Secciones
Síguenos en:
‘Que callen las armas’, la petición del Papa tras su llegada a Irak
Visita del papa Francisco a Irak

El papa Francisco junto con el presidente de Irak, Barham Salih, durante su visita oficial al país.

Foto:

EFE

‘Que callen las armas’, la petición del Papa tras su llegada a Irak

‘Basta de violencia, de extremismos’ fue el primer mensaje del argentino en su primer día en Bagdad.

Los apretones de manos fueron cortos; las sonrisas, ocultas tras los tapabocas, y los encuentros con la muchedumbre, prohibidos. Así arrancó, en medio de las restricciones de la pandemia, el primer día de la visita a Irak del papa Francisco, quien llegó este viernes a Bagdad, donde pidió un cese de la violencia y los extremismos.

(Puede leer: Bajo fuertes medidas de seguridad, Papa hace histórica visita a Irak)

“Que callen las armas”, reclamó el sumo pontífice poco después de aterrizar en territorio iraquí. El papa Francisco extendió su saludo a los cristianos de esta región del planeta, quienes han sido perseguidos por los yihadistas del Estado Islámico (EI).

El jerarca de la Iglesia católica llegó a Bagdad en un vuelvo de la aerolínea Alitalia sobre las 2 p. m. hora local (6 a. m. en Bogotá). Allí fue recibido al pie de la escalera del avión por el primer ministro iraquí, Mustafa al Kazemi, en medio de las restricciones por el coronavirus.

Luego, en una discreta ceremonia de bienvenida, como es tradicional, se presentaron las delegaciones de ambos Estados.

Después de eso, se reunió con el presidente iraquí, Barham Saleh, y otros dirigentes del país. El sumo pontífice evocó ante ellos todos los asuntos candentes en Irak. “Basta de violencia, de extremismos, de facciones, de intolerancias”, dijo. Basta también de “corrupción”, el motivo por el que cientos de miles de iraquíes se manifestaron en 2019.

(Le recomendamos: Así será la ruta del viaje más peligroso que ha hecho el Papa: Irak)

Francisco en Irak

El papa Francisco llegó a Irak hacia las 6 de la mañana, hora colombiana.

Foto:

AFP

Entonces, el papa Francisco también urgió al país a dejar de reprimir a sus jóvenes que pedían justicia. “Que ninguno sea considerado ciudadano de segunda clase”, sobre todo los cristianos (tan solo 1 por ciento de la población en este país musulmán) ni los yazidíes, minoría perseguida por el grupo yihadista EI, que vendió a miles de sus mujeres en “mercados de esclavos”.

No puedo no recordar a los yazidíes, víctimas inocentes de atrocidades inhumanas y sin sentido, perseguidos debido a su pertenencia religiosa, cuya identidad y supervivencia se han visto amenazadas”, dijo.

El pontífice denunció así “una barbarie insensata y deshumana” perpetrada en Irak, antigua Mesopotamia, “cuna de la civilización”. El argentino recordó “la antiquísima presencia de los cristianos en esta tierra”, donde según la tradición nació Abraham, y abogó por “su participación en la vida pública” como “ciudadanos que gozan plenamente de derechos, libertad y responsabilidad”.

(Lea aquí: Por primera vez en la historia, un Papa visitará Irak)

Basta de violencia, de extremismos, de facciones, de intolerancias

Ante el terror del extremismo islámico que se ha vivido en el país, el Papa recordó que “la religión, por su naturaleza, debe estar al servicio de la paz y la fraternidad” y que “el nombre de Dios no puede ser usado para justificar actos de homicidio, exilio, terrorismo y opresión”.

Por su parte, el presidente Saleh afirmó junto al papa Francisco que Oriente Próximo no puede imaginarse sin los cristianos y lamentó que esta comunidad religiosa tuviera que migrar por la violencia sectaria en las últimas décadas y la persecución de los yihadistas.

Saleh también le entregó al argentino un pequeño trozo de Irak: una copia de un viacrucis estilizado, obra de un escultor musulmán, uno de los más conocidos del país. Se trata de una pequeña placa de bronce como regalo de bienvenida, especialmente realizada para el primer pontífice que visita este país de Oriente Próximo.

(Además: ‘Para una pandemia la mejor receta es la cooperación internacional’ )

Esta obra es cuatro veces menos grande que la original, que, como las 14 estaciones del viacrucis de Hikmat, tiene dos metros de altura por un metro de ancho. Pero detrás de esta obra se esconde, de hecho, la historia reciente del país.

Tras esta etapa política, el Papa dio inicio a la parte más espiritual y popular de su viaje. El ambicioso programa comenzó a final del día con una oración en la catedral Nuestra Señora de la Salvación, una iglesia católica del centro de Bagdad que fue el escenario en 2010 de la toma de rehenes más mortal contra cristianos en Irak, en la que resultaron 53 muertos.

Ante un grupo reducido de personas, recordó a los “hermanos y hermanas que murieron en el atentado terrorista (...) y cuya beatificación está en proceso” y agradeció al clero iraquí por su “presencia” y su “cercanía” con los cristianos.

(Lea también: Papa Francisco llega a Irak para su histórica visita: en vivo)

Durante su estancia, que terminará el lunes tras recorrer 1.445 kilómetros especialmente por aire para evitar las zonas donde se esconden los yihadistas, el pontífice argentino también tenderá la mano a los musulmanes y se reunirá hoy con el gran ayatolá Alí Sistani, la máxima autoridad chií.

Estola para el papa Francisco

Karjiya Baqtar borda con hilo de oro estola que regalarán al papa Francsico.

Foto:

Zaid Al-Obeidi. AFP

La simbólica estola que le darán a Francisco

Karjiya Baqtar bordó meticulosamente con hilo de oro las palabras en arameo del padrenuestro y del avemaría en la estola púrpura que llevará el papa Francisco durante su histórica visita a Irak.

En Qaraqosh, la localidad cristiana en el corazón de la meseta de Nínive, en el norte de Irak, Baqtar –quien siempre habla arameo moderno en su día a día– dio los últimos toques a su trabajo, cargado de significado.

Sobre la tela bordó las tres cruces que los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI) destruyeron metódicamente cuando entraron en Qaraqosh en junio de 2014, en camionetas con su bandera negra.

Cinco costureros y bordadores confeccionaron durante dos meses esta pieza de dos metros de largo y 70 centímetros de ancho, en un tejido tradicional de la región. Se espera que el Papa reciba el presente este sábado, en Qaraqosh.

*Con AFP y Efe

Le puede interesar

-Expresidente Sarkozy es condenado a 3 años de prisión por corrupción

-Emma Coronel: vida de ‘reality show’ de la esposa del ‘Chapo’ Guzmán

-Trump coquetea con postularse en 2024 nuevamente a la presidencia

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.