¿Duque reversará el reconocimiento al Estado de Palestina?

¿Duque reversará el reconocimiento al Estado de Palestina?

 Académicos lo ven poco probable, como de 'banana republic'. Gobierno examina sus implicaciones.

Mujeres palestinas en la Franja de Gaza

Un grupo de palestinas protesta con una bandera de su país en las manos, durante choques contra Israel en la Franja de Gaza.

Foto:

HAITHAM IMAD. Efe

11 de agosto 2018 , 10:33 p.m.

La posibilidad de que el presidente colombiano, Iván Duque, reverse la decisión del gobierno de Juan Manuel Santos de reconocer a Palestina como un “Estado libre, independiente y soberano” es, según varios internacionalistas consultados por EL TIEMPO, bastante improbable, pues no existen muchos antecedentes de una situación similar, y en el derecho internacional no aparece una figura como la del ‘desreconocimiento’. En cambio, la jurisprudencia habla de que este tipo de actos son “incondicionales e irrevocables”.

Luego de conocida la decisión, que se le informó a la cancillería palestina y al secretario general de la ONU, António Guterres, el canciller colombiano, Carlos Holmes Trujillo, dijo que el tema sería sometido a examen en sus implicaciones a la luz del derecho internacional.

Y luego, la vicepresidenta, Marta Lucía Ramírez, anunció que se convocará la Comisión de Relaciones Exteriores para dicho análisis. Colombia es uno de los más de 130 países en el mundo que ha hecho el reconocimiento, y el único que faltaba en Suramérica.

“El reconocimiento es un asunto técnico que reposa más en la tradición que en el derecho internacional –dice el profesor de las universidades Externado y del Rosario Marcos Peckel, quien además es el director de la Comunidad Judía de Colombia–.
El derecho internacional no tiene previsiones frente a retirar un reconocimiento a un Estado como tal y no hay antecedentes de que esto haya sido hecho (…) Es poco probable que Colombia como Estado de derecho retire el reconocimiento a Palestina, a menos que haya vicios de forma en el marco de la Constitución colombiana”.

También se puede retirar el embajador, pero esas dos opciones son peligrosas y difíciles. El país quedaría como poco serio

Para Sandra Borda, profesora de la Universidad de los Andes, “poderse se puede todo, el problema es que en el derecho internacional, una vez se ha otorgado el reconocimiento, que sí existe como figura legal, no hay una forma legal denominada desreconocimiento o algo parecido”.

Pero, para ella, “el gobierno puede inventarse una forma de retroceder. El problema es más de reputación, pues no tiene mucha presentación reconocer un Estado una semana y a la siguiente retroceder sin que haya pasado nada distinto a un cambio de gobierno aquí, y absolutamente nada allá. Muy banana republic la movida, diría yo”.

Carlos Patiño, profesor de la Universidad Nacional, cree que “sí es posible revocar el reconocimiento de un Estado o país. También se puede retirar el embajador, pero esas dos opciones son peligrosas y difíciles. El país quedaría como poco serio ante la comunidad internacional”.

Panamá, precisamente uno de los pocos países de la región que no ha reconocido el Estado palestino, vivió un episodio similar hace unos años.

En 1978 fue el primer país en reconocer la República Árabe Saharaui Democrática (Rads), y ese país estableció embajada en Ciudad de Panamá. Pero, en el 2013, para establecer relaciones con Marruecos (que solía no sostener relaciones con países que tuvieran relaciones con los saharauis), el gobierno panameño decidió “suspender” sus relaciones con la Rads, con el argumento de que este país no cumplía con los elementos fundamentales para constituirse como Estado.

Pero, en el 2016, la canciller Isabel de Saint Malo de Alvarado explicó que esa “suspensión” era imposible de sostener jurídicamente, la levantó y restableció de nuevo las relaciones.
Hoy tienen lazos diplomáticos tanto con Marruecos como con la Rads.

El congelamiento

Peckel recuerda que Colombia tiene un caso, si se quiere similar, con el mismo país. “Colombia introdujo una figura usada una sola vez en el mundo en el caso de la Rads. Reconoció al país en 1985 y congeló el reconocimiento en 2001. En términos prácticos, esto significa no acreditar diplomáticos de ningún rango de ese país en Bogotá”.

Pero, en el caso palestino, desde 1996 se establecieron las relaciones diplomáticas con Colombia, hay misión diplomática instalada y representantes diplomáticos acreditados.
Reversar eso implicaría un retiro de embajador y una ruptura de relaciones sin que medie razón alguna.

Las relaciones con Israel no se deben afectar. Por el contrario, habrá nuevos campos de fortalecimiento de estas (...)

Y hay un elemento jurídico que fue determinante en el caso panameño: la Convención de Montevideo sobre Deberes y Derechos de los Estados, de 1933, de la que Bogotá fue signataria.

En ella se sostiene que para constituirse como Estado, una entidad debe cumplir con estos requisitos: población permanente, territorio determinado, gobierno y capacidad de entrar en relaciones con los demás Estados. Estas condiciones las cumple el Estado palestino. Más aún, el artículo 6 de dicha convención establece que el reconocimiento será “incondicional e irrevocable”.

El antecedente sueco también es ilustrativo. En 2014, y rompiendo el consenso de que el reconocimiento al Estado palestino vendría como fruto de un acuerdo de paz entre israelíes y palestinos (que era el argumento de Colombia hasta el pasado 3 de agosto), Suecia se convirtió en el primer país de la Unión Europea en tomar tal decisión.

La ministra sueca de Asuntos Exteriores, Margot Wallström, explicó que Palestina cumplía con tres requisitos fundamentales: “Hay un territorio, hay una población y hay un gobierno”, y que su decisión era un “acto de responsabilidad destinado a impulsar el proceso de paz” en Oriente Próximo.

Otros países europeos, antes de entrar a la UE, como Polonia, ya habían hecho dicho reconocimiento.

¿Qué pasa con Israel?

Respecto al impacto que va a haber en las relaciones con Estados Unidos o Israel, que calificó el reconocimiento de “bofetada a un aliado fiel”, los académicos tienen opiniones divergentes.

Para Patiño, “no se van a presentar problemas con estos dos países, ni mucho menos en la cooperación con la Otán, pues algunos de sus miembros también han reconocido a Palestina”.

Para Peckel, “las relaciones con Israel no se deben afectar. Por el contrario, habrá nuevos campos de fortalecimiento de estas: innovación, emprendimiento, seguridad, agua, agricultura, ciberseguridad y otros para beneficio de ambos países”.

Pero para Borda, a EE. UU. sí le va a importar, y “mucho más a este gobierno (de Donald Trump), que abandonó la idea de buscar la paz en la región y está más interesado en apoyar los intereses israelíes”.

El gobierno colombiano seguirá estudiando lo que terminó convertido en una especie de papa caliente, pero en aras del debate, un grupo de 60 académicos e intelectuales le hicieron llegar a Duque una carta en la que le piden respaldar el reconocimiento a Palestina por considerar que es una contribución a la paz en Oriente Próximo.

REDACCIÓN INTERNACIONAL 

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.