Secciones
Síguenos en:
Covid: Israel vuelve, casi, a la normalidad
Israel permite no usar tapabocas al aire libre

Las personas pudieron caminar por las calles de Jerusalén sin tapabocas.

Foto:

ABIR SULTAN / EFE

Covid: Israel vuelve, casi, a la normalidad

Es el primer país de occidente en anular la mayoría de las limitaciones por el virus.

Un año y un mes después del comienzo del primer cierre nacional en Israel, en aquellos tiempos de comienzo de la pandemia por el covid-19. Israel es el primer país de occidente en volver a la normalidad. Al menos, a una normalidad casi absoluta. Si bien se mantienen algunas restricciones, es notorio el impresionante progreso que ha hecho el país en la lucha contra el coronavirus , por lo cual la mayoría de las limitaciones ya se han levantaron .

La explicación central pasa por la muy exitosa campaña nacional de vacunación. Casi 5 millones tienen ya las dos dosis de la vacuna . Además, son más de 850 mil los israelíes recuperados de covid-19. En una población de 9.300.000 habitantes, estos números tienen gran significado.

Lo más visible en la “nueva normalidad” es la cancelación de la obligatoriedad de uso de tapabocas en la vía pública, aunque continúa siendo obligatorio en lugares cerrados. A decir verdad, en las calles del país se ve mucha gente sin el mascarilla, pero también bastante con la cara cubierta. Ello puede ser fruto de la costumbre o del hecho que como hay que usarlo al entrar a cualquier sitio que no esté a la intemperie, es más cómodo subirlo y bajarlo del mentón, que sacarlo y ponerlo en la cartera o el bolsillo.

(Le puede interesar: La estrategia que convirtió a Israel en líder mundial de la vacunación)

Sin embargo, el Ministerio de Salud Pública recomienda a la población que si uno se halla en la vía pública pero en un sitio en el que hay una aglomeración, procure utilizar el tapabocas aunque eso no sea obligatorio ni uno pueda ser multado por no hacerlo.

Las familias aprovecharon para poder almorzar al aire libre.

Foto:

ABIR SULTAN / EFE

Otro gran símbolo de estos días es el retorno a clases de todos los alumnos del país, primaria y secundaria, en forma presencial y sin cápsulas que separen las clases en pequeños grupos. Para algunos grados, esto significó prácticamente comenzar el año de estudios, ya que a lo largo de todo el último año han estado estudiando sólo por plataformas virtuales.

Ahora, el desafío es no sólo completar el programa curricular sino –y quizás más que nada-prestar atención a los alumnos y ver si hay quienes necesitan atención especial tras el complejo año vivido, con derivaciones ineludibles en el desempeño social de cada uno.

(No deje de leer: Pase verde, entre el regreso a la normalidad y la polémica en Israel)

Pero más allá de los problemas puntuales que hay que atender, el comentario bastante generalizado en las escuelas parece ser, desde el domingo, la alegría del reencuentro con los compañeros y de ver a las maestras personalmente. Esto también derivó en el humor propio de la situación, con comentarios –por ejemplo-sobre la ventaja de las plataformas virtuales en el sentido que se podía silenciar a alumnos que molestan.

Si bien el gobierno decretó la libertas para usar tapabocas al aire libre, sigue siendo obligatorio en entornos cerrados.

Foto:

ABIR SULTAN / EFE

El alivio de las restricciones se siente ampliamente en todos lados, aunque aún con cuidado. Han vuelto ya los espectáculos pero ninguna sala puede llenarse completamente. En un concierto en el centro cultural de Modiin, este lunes de noche, en el que se presentaron el pianista Guil Shohat y el cantautor Hanan Yovel, el 50 por ciento de las butacas estaban vacías, porque así lo determina el protocolo sanitario.

La gran mejora de la situación no es meramente cuestión de percepción general sino de números oficiales. Tres meses después del peor día de la pandemia en Israel, el 18 de enero, en el que en 24 horas se confirmaron más de 10.100 casos nuevos, ahora los nuevos contagios en un día no pasan de 120.

Esto se traduce directamente en los números de pacientes hospitalizados, el gran problema de la pandemia. En este momento son 181 los enfermos graves, de los cuales 111 están con respirador.

El gran desafío ahora es controlar los ingresos al país, para evitar la entrada de mutaciones que puedan ser resistentes a la vacuna.


JANA BERIS
Corresponsal de EL TIEMPO
JERUSALÉN

Le puede interesar

- Italia emprenderá su reapertura el 26 de abril al aire libre
Dinamarca compartiría vacunas de AstraZeneca con países pobres

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.