Como nobel de paz, ‘Santos debería reconocer el Estado palestino’

Como nobel de paz, ‘Santos debería reconocer el Estado palestino’

Canciller Malki analiza impacto de la llegada de Trump al escenario del conflicto israelo-palestino.

Riad Malki,

El canciller palestino, Riad Malki, se reunió con su homóloga colombiana, María Ángela Holguín.

Foto:

Claudia Rubio / EL TIEMPO

Por: Eduard Soto
15 de marzo 2018 , 08:04 p.m.

Mucha agua ha corrido desde que el canciller palestino, Riad Malki, visitó Colombia en 2014 para el cambio de estatus de la legación de su país en Bogotá de ‘misión especial’ a ‘misión diplomática’. Los Acuerdos de Oslo, que en 2018 cumplen 25 años, prácticamente están sepultados; Estados Unidos dio el histórico y, para muchos, prematuro paso de reconocer a Jerusalén como capital de Israel, y Colombia aún no reconoce a Palestina como Estado. De gira por la región, en la que asistió a la posesión del chileno Sebastián Piñera y visitó Argentina, habló sobre los vientos que soplan en las negociaciones con Israel, el efecto Trump y, por supuesto, su pedido para que el gobierno del presidente Juan Manuel Santos, como nobel de paz, reconozca al Estado palestino.

El primer ministro palestino, Rami Hamdalá, sufrió un atentado en Gaza. ¿Qué va a pasar con el proceso de reconciliación palestino?

No va a pasar mucho. De verdad, es que el trabajo que hemos comenzado a hacer fue claro: unificar Gaza y Cisjordania, y la unificación significa también que haya un solo gobierno, una sola ley y también una sola seguridad. Hamás tiene que entender que debe ceder la seguridad al gobierno de reconciliación nacional para que este pueda tomar las medidas para garantizar la seguridad de todos los ciudadanos.

Pero el presidente Mahmud Abás culpó a Hamás.

Claro, pues ellos no han entregado la seguridad y son los responsables de ella. El problema para nosotros en este momento no es la autoría, sino cómo podemos evitar que ese atentado se repita. El gobierno de reconciliación tiene que asumir todo el control de Gaza.

La diplomacia palestina ha tenido recientes logros. Es reconocida por cada vez más países, tiene silla en algunos organismos de la ONU. ¿Pero esto mismo no los está alejando del reconocimiento pleno vía Consejo de Seguridad?

Vamos a seguir intentando una y otra vez el reconocimiento del Consejo de Seguridad cada vez que tengamos los 9 votos necesarios, así nos enfrentemos al anunciado veto de Estados Unidos. Vamos por la tercera, la décima vez, cien veces intentarlo para dejar claro que EE. UU. está usando de manera incorrecta su veto. Hasta que encontremos otro camino. La función del Consejo es garantizar la seguridad mundial. Evitar que un Estado como el palestino, que tiene tanto apoyo internacional, sea miembro pleno no ayuda a la seguridad de nadie.

Yo no veo cuál es el daño que le hace a Colombia este reconocimiento

Colombia es uno de esos países que aún no reconocen al Estado palestino.

Yo no creo que haya alguna razón lógica que tenga el Gobierno de Colombia para no reconocer al Estado de Palestina. Yo no creo, porque hemos cumplido con todos los requisitos como Estado pleno y tenemos el reconocimiento de 140 países. En la región, todos, con excepción de Colombia, han reconocido nuestro Estado, tal vez por su estrecha relación con Israel a ciertos niveles, tal vez por sus estrechas relaciones con Estados Unidos. Pero yo no veo cuál es el daño que le hace a Colombia este reconocimiento. Yo no lo entiendo, y menos cuando hay un presidente que ganó el Nobel de Paz por lograr la paz con las Farc. ¿Por qué resistirse a admitir el derecho de los pueblos a la autodeterminación y particularmente del palestino, que tiene todo el derecho de ser libre, vivir en su propia tierra y en su propio país?

Yo entiendo que es una decisión soberana; no puedo acusar a Colombia en ningún sentido, pero creo que llegará el día en el que Colombia va a anunciar el reconocimiento del Estado de Palestina, pero también, que ha tomado mucho tiempo tomar esa decisión.

¿El tema clave de su reunión con la canciller colombiana, María Ángela Holguín?

La canciller María Ángela es una amiga y es muy importante, pues tenemos que mantener nuestro contacto. Tenemos un verdadero interés de mantener excelentes relaciones con Colombia; y claro, hay un solo obstáculo: la falta de reconocimiento. El presidente Santos, antes de dejar la oficina, debería tomar esa decisión de reconocer al Estado palestino. Aún estamos esperando. Hay otros temas y acuerdos, por supuesto.

¿La decisión de EE. UU. de trasladar su embajada a Jerusalén, ciudad que Palestina quiere como capital en su parte oriental, no es un golpe muy fuerte contra la causa palestina?

Sí. Si lo queremos ver así, es un golpe, pero podemos sobrevivir por la simple razón de que ese golpe es una violación completa de la ley internacional, de Oslo y de las resoluciones de la ONU, que ellos mismos aprobaron. Cuando fuimos a la Asamblea, EE. UU. se quedó solo, recogió muy pocos apoyos; obvio, el de Israel. Cuando fuimos al Consejo de Seguridad, también. Eso significa que lo que EE. UU. ha hecho es aislarse con esa decisión impopular. Han sido derrotados por un país bajo ocupación y que aún no es Estado pleno.

El Gobierno palestino ha dicho que con la decisión de reconocer a Jerusalén como capital israelí, EE. UU. no puede seguir liderando los diálogos de paz. Pero la Unión Europea opina que sin ellos no hay futuro.

No podemos excluir a EE. UU. como país importante, pero no podemos aceptar que mantenga su exclusividad de llevar esas negociaciones. En su discurso ante el Consejo, Abás reafirmó su posición de una solución de dos Estados, de apoyar negociaciones directas con Israel y abrir la posibilidad de que varios países que tienen interés de tomar la responsabilidad colectiva de organizar la atmósfera política para renovar las negociaciones lo hagan. ¿La UE, Rusia, China, Colombia? No tenemos problema ni veto contra Estados Unidos, porque sentimos que mientras los países respeten la ley internacional y tomen como referencia las resoluciones de la ONU, no habrá inconveniente.

Por su respuesta queda la sensación de que están dispuestos a trabajar con EE.
UU., pero no sé si con Trump.

Cuando Trump habló en una conferencia de prensa con el primer ministro israelí (Benjamin Netanyahu) dijo: “Nosotros apoyamos una solución de dos Estados, de uno solo, lo que sea, no importa. Lo importante es que se pongan de acuerdo”. Esto significó un retroceso de la posición norteamericana. Pero la última vez que el presidente Abás se vio con Trump fue durante la reunión de la Asamblea General de la ONU, en septiembre. Abás le dijo: “Si usted no apoya la solución de dos Estados, ¿cuál opción queda? La decisión de un solo Estado para los dos pueblos. No hay tercera vía”.

Hay dos caminos si se elige la opción de un solo Estado: democrática y antidemocrática. Si es la democrática, todos los ciudadanos viven bajo el mismo país, hombres, mujeres, judíos, palestinos con iguales derechos. Eso significa que, dentro de poco tiempo, desde el punto de vista demográfico, los palestinos serían la mayoría, entonces podrían controlar el gobierno en ese Estado único y democrático. Y Abás le dijo a Trump: “Yo no creo que los israelíes acepten ese camino”.

El problema es con el grupo alrededor del presidente: Kushner, Jason Greenblatt y el embajador en Israel, David Friedman

¿Y la vía no democrática?

Es el camino de la segregación, el camino del apartheid, donde se habla de un solo Estado, pero con dos sistemas: un sistema exclusivo para los judíos israelíes y uno exclusivo para los árabes palestinos. Y Abás dijo: “¿Usted aceptaría traer de nuevo el apartheid a Israel y a Palestina? No lo creo; entonces, no solo los palestinos no aceptarían esa vía de un solo Estado con dos esquemas, sino que el mundo tampoco la va a aceptar”. Obvio, nos hemos gastado más de 50 años para crear esa unanimidad mundial en favor de la solución de los dos Estados.

Trump en aquella reunión dijo: “Sí, yo apoyaría de forma incondicional la solución de los dos Estados, y estoy dispuesto a hacer una declaración ahora mismo”. Pero su yerno, Jared Kushner, se levantó y dijo: “Por favor, no lo haga, porque eso va a dañar nuestro esfuerzo para convencer a Israel de que vuelva a las negociaciones”.
Nosotros lo entendemos porque Trump no es un ideólogo, es un empresario. El problema es con el grupo alrededor del presidente: Kushner, Jason Greenblatt y el embajador en Israel, David Friedman. Los tres están trabajando para preparar lo que llaman el ‘plan del siglo’, y en ese marco es como se hace la declaración del 6 de diciembre, de reconocimiento de Jerusalén como capital israelí. Ellos tres son judíos, lo que para nosotros no es un problema en sí mismo, pero tienen vínculos con los asentamientos ilegales de Israel en territorio palestino, los tres les han dado fondos y tienen casas en ellos. Por lo tanto, los tres han violado la ley internacional.

¿Por qué no los objetaron?

Porque dijimos ‘bueno, como hemos trabajado con Trump, vamos a negociar con ellos, porque lo representan’. En el 2017 nos sentamos con ese grupo más de 40 veces, para responder preguntas, hacerles entender los detalles del conflicto y para ayudarles a desarrollar ideas para ese ‘plan del siglo’. Pero, después de 40 reuniones, salieron con lo de Jerusalén. Eso significa que no estaban trabajando con buena fe, no estaban buscando un ‘plan del siglo’ que fuese a resolver el conflicto, sino que trabajaron desde el punto de vista judío, sionista y colonial para garantizar que Israel siempre tenga la superioridad.

Del lado palestino se repite que el bloqueo al proceso de paz es la colonización, pero ¿cómo se pueden justificar los apuñalamientos de israelíes o el lanzamiento de cohetes desde Gaza?

Como palestinos, no tenemos un ejército. No tenemos aviones, ni tanques ni armamento, ni nuclear, ni químico ni tradicional. Israel es el quinto o sexto país más poderoso, militarmente hablando, del mundo. Quien amenaza al otro no somos nosotros, que somos un pueblo bajo ocupación. No podemos amenazarlos, son ellos quienes nos amenazan.

Ahora, la ley internacional nos otorga el derecho de utilizar todos los medios disponibles para proteger nuestra existencia y nuestro derecho. Abás dice siempre que tenemos que optar por la cultura de la paz. Si queremos resistir la ocupación, tenemos que hacerlo a través de la resistencia pacífica popular porque esta elimina la superioridad militar de Israel en cualquier conflicto, porque no somos estúpidos para que Israel diga: ‘Ah, en defensa, vamos a utilizar los aviones y los tanques contra un palestino que nos tira piedra’.

Ahora sí, puede salir una persona, dos o tres que pueden pensar diferente y estar cargados por otros pensamientos y empujados por otra gente, pero no representan al pueblo palestino.

¿El Gobierno palestino no legitima a estos atacantes?


No, claro que no representan al pueblo palestino. Cuando salen los locos en EE. UU. y van a escuelas y empiezan a ametrallar a sus compañeros, ¿vamos a decir que todo el pueblo estadounidense es así? No. No pueden culpar a todo el pueblo palestino por actos individuales de cualquiera que piensa que tiene el derecho de hacerlo porque ya perdió la esperanza de que va a haber un cambio en el territorio palestino. Y ya llevamos 50 años de ocupación militar. Desde 1967. Entonces, claro, uno piensa que la ocupación tiene un límite, cinco o diez años, pero no 50. Y todavía no tenemos la luz de hasta cuándo va a seguir la ocupación.

EDUARD SOTO
EDITOR INTERNACIONAL
EL TIEMPO
Twitter: @edusot

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.