Secciones
Síguenos en:
Tras salida de EE. UU., se acentúa la espiral de violencia en Afganistán
Oficiales y soldados de la unidad de comando de la fuerza especial afgana

Oficiales asisten a una ceremonia de graduación en la academia militar en Kabul (Afganistán).

Foto:

HAROON SABAWOON / GETTY IMAGES

Tras salida de EE. UU., se acentúa la espiral de violencia en Afganistán

Oficiales asisten a una ceremonia de graduación en la academia militar en Kabul (Afganistán).

El avance talibán asedia tres ciudades claves y obligó a miles de civiles a huir. 

Las fuerzas afganas luchaban ayer para evitar que algunas de las principales ciudades caigan en manos de los talibanes, tras las ofensivas del fin de semana. Los talibanes asaltaron al menos tres capitales de provincia durante la noche –Lashkar Gah, Kandahar y Herat– tras un fin de semana de intensos combates en los que miles de civiles huyeron del avance de los insurgentes.

Los combates se intensificaron en Lashkar Gah, la capital provincial de Helmand, donde los talibanes lanzaron ataques coordinados contra el centro de la ciudad y su prisión. Los enfrentamientos se han intensificado desde principios de mayo, cuando los insurgentes aprovecharon la fase final de la retirada de las fuerzas extranjeras lideradas por Estados Unidos, que deben abandonar Afganistán el 31 de agosto después de casi 20 años de presencia.

(Le puede interesar: EE. UU. lanzó ataques aéreos en Afganistán, dice el Pentágono)

En un discurso en el parlamento, el presidente Ashraf Ghani culpó del deterioro de la seguridad a Washington, asegurando que su decisión de sacar las tropas internacionales del país “fue tomada abruptamente”.

Estas quejas llegan el día que EE. UU. anunció que recibirá a miles de refugiados afganos adicionales ante el aumento de la violencia. El país ya empezó a evacuar a miles de intérpretes y sus familias que trabajaron con ellos durante estas casi dos décadas. Además, las embajadas estadounidense y británica en Kabul acusaron conjuntamente ayer a los talibanes de “masacrar civiles” en el distrito de Spin Boldak (sur), cerca de la frontera con Pakistán, tras conquistarlo el 14 de julio.

La denuncia se basa en un informe reciente de una comisión pública e independiente de Afganistán (AIHRC), conforme los insurgentes habrían asesinado a modo de represalia a al menos 40 personas entre funcionarios o responsables gubernamentales pasados y presentes, “personas que no tenían ningún papel combatiente”.

Estas informaciones son “profundamente perturbadoras y totalmente inaceptables”, dijo el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, advirtiendo que Afganistán se convertiría en un “Estado paria” si los talibanes “toman el país por la fuerza y cometen este tipo de atrocidades”.

En el sur de Afganistán, el gobierno desplegó cientos de comandos en Lashkar Gah y emplea ataques aéreos para evitar que sea la primera capital provincial en caer en manos de los talibanes.

“Hay combates, cortes de electricidad, enfermos en el hospital, las redes de telecomunicaciones no funcionan. No hay medicamentos y las farmacias están cerradas”, dijo Hawa Malalai, una residente. El jefe del consejo provincial de Helmand, Ataullah Afghan, acusó a los talibanes de “refugiarse en casas de civiles” y usarlos como escudos.

La ONG Médicos Sin Fronteras afirmó que los heridos aumentan en Lashkar Gah. “Hubo continuos disparos, ataques aéreos y de mortero en zonas densamente pobladas. Se bombardearon casas y muchas personas tienen heridas graves”, dijo la coordinadora para Helmand de la ONG, Sarah Leahy, en un comunicado. “Es demasiado peligroso y la vida está en punto muerto”, añadió.

(Lea aquí: Expresidente Bush tacha de 'error' la retirada militar de Afganistán)

Durante años, Helmand fue el centro de la campaña militar de Estados Unidos y Gran Bretaña en Afganistán. Los vastos campos de adormidera de la provincia proporcionan la mayor parte del opio para el comercio internacional de heroína, lo que la convierte en una lucrativa fuente de ingresos para los talibanes.

La pérdida de una capital provincial supondría un golpe estratégico para el Gobierno, que se comprometió a defender estas ciudades a toda costa tras perder gran parte de las zonas rurales en las últimas semanas. Los combates también se intensificaron en algunos distritos de la provincia de Kandahar, antiguo bastión de los insurgentes, y en las afueras de la capital del mismo nombre.

Según el experto en Afganistán Nishank Motwani, “si las ciudades afganas caen (...) la decisión de Estados Unidos de retirarse de Afganistán será recordada como uno de los errores estratégicos más notables de la política exterior estadounidense”.

Los combates se intensificaron en Lashkar Gah, la capital provincial de Helmand.

Foto:

AFP

'Errores estratégicos'

Los combates también se intensificaron en algunos distritos de la provincia de Kandahar, antiguo bastión de los insurgentes, y en las afueras de su capital del mismo nombre.

El aeropuerto de Kandahar fue atacado la noche del domingo y los talibanes lanzaron cohetes que dañaron la pista de aterrizaje, lo que provocó la suspensión de los vuelos durante varias horas.

Esta instalación es vital para mantener la logística y el apoyo aéreo necesarios para evitar que los insurgentes invadan la ciudad, al tiempo que proporciona apoyo aéreo sobre grandes extensiones del sur de Afganistán, incluida la cercana Lashkar Gah.

En el oeste, cientos de comandos también defendían Herat tras días de intensos combates.

"La amenaza es alta en estas tres provincias (...) pero estamos decididos a repeler sus ataques", dijo el domingo a la prensa el portavoz de las fuerzas de seguridad afganas, Ajmal Omar Shinwari. Kabul desestimó los constantes avances de los insurgentes de las últimas semanas porqué los que considera sin valor estratégico pero no ha logrado revertirlos.

(En otras noticias: Retirada de tropas de EE. UU. de Afganistán terminará el 31 de agosto)

El presidente Ghani dijo que las autoridades habían elaborado un plan de seis meses contra los talibanes, pero reconoció que los insurgentes ya no eran un "movimiento disperso e inexperto".

"Nos enfrentamos a un mando y un liderazgo organizados, respaldados por una coalición impía del terrorismo internacional y sus círculos de apoyo", afirmó. La captura de una ciudad importante por parte de los talibanes llevaría su ofensiva a otro nivel y alimentaría las preocupaciones sobre la capacidad del ejército afgano.

"Si las ciudades afganas caen (...) la decisión de Estados Unidos de retirarse de Afganistán será recordada como uno de los errores estratégicos más notables de la política exterior estadounidense", declaró a la AFP Nishank Motwani, un experto en
Afganistán que trabaja en Australia. Los talibanes se habían apoderado de ciudades afganas en el pasado pero solo las retuvieron brevemente.

Acusaciones de EE. UU. y Reino Unido

Estados Unidos y el Reino Unido acusaron este lunes a los talibanes de haber cometido "crímenes de guerra, acusándolos de "masacrar civiles" en la ciudad de Spin Boldak (sur), cerca de la frontera con Pakistán.

"En Spin Boldak, Kandahar, los talibanes masacraron a decenas de civiles en asesinatos por venganza. Estos asesinatos podrías constituir crímenes de guerra; deben ser investigados y los combatientes o jefes tilibanes responsables deben rendir cuentas", señalaron las embajadas de ambos países en Kabul, en términos similares en sus respectivas cuentas de Twitter.

AFP

Más noticias
Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.