El policía solitario que permanece en un desierto en Australia

El policía solitario que permanece en un desierto en Australia

El hombre se vinculó al trabajo desde hace dos años por lo 'emblemático' que le pareció el sitio.

Policía australiano

En este paisaje que bordea el desierto de Simpson, polvo, moscas molestas, camellos salvajes, perros salvajes y serpientes mortales son los principales compañeros de Pursell.

Foto:

Saeed Khan / AFP

Por: AFP
17 de septiembre 2018 , 04:29 p.m.

Algunos policías podrían asustarse ante la responsabilidad de vigilar solos una zona de 240.000 km2, pero no es el caso de Stephen Pursell, el único agente en una inmensa región del interior de Australia. El afable policía de 53 años está al frente de una pequeña comisaría en la diminuta localidad de Birdsville, una aldea pérdida en el centro del país.

En ese paisaje rojo y naranja, que recuerda la superficie de la luna y bordea el desierto de Simpson, sus principales compañeros son el polvo, las moscas, los camellos salvajes, los perros errantes y las serpientes mortales.

El agente Pursell reconoce que su jurisdicción, del tamaño de Reino Unido, es "bastante grande". Tarda cuatro días para cruzarla en coche, pero le encanta el reto. "Ese trabajo surgió y pensé: 'qué sitio tan emblemático de Australia'", recuerda. "Así que presenté mi candidatura". Fue hace dos años.

Su mujer Sharon y él dejaron atrás las aguas azules de la Sunshine Coast, unos 1.600 kilómetros más al este, para instalarse en medio de una extensión de arena salpicada de dunas en las que no crece casi nada. La región no le gusta a todo el mundo.

Las temperaturas diurnas pueden superar los 40ºC. Los vientos pueden provocar tormentas de arena que ocultan el sol y transforman el día en noche. "Hay que vivirlo para apreciarlo. Es un lugar asombroso", dice el policía. El año pasado, un vídeo en el que se le veía freír un huevo en el capó de su todoterrano tuvo éxito en internet.

Camello al curry

Birdsville apenas tiene un centenar de habitantes. Sólo hay un bar, que también hace las veces de hotel, un comercio en el que la gente puede comprar gasolina y productos básicos, y una panadería que vende pasteles de camello al curry. En el trabajo, la "criminalidad no es un problema", admite Pursell.

Su misión consiste principalmente en prestar auxilio a la gente en caso de emergencia. "Lo que hacemos, sobre todo, es garantizar que la gente llega aquí de forma segura y vuelve a casa de forma segura. Las averías de coches, los problemas médicos, los accidentes. Hay que estar lista para reaccionar ante todas esas cosas", explica.

Los accidentes más frecuentes son los de coches que dan vueltas de campana. Debido a la inmensidad de la zona, la contribución de la población local es clave. El agente Pursell se desplaza a veces en sus misiones con una enfermera, un guardabosques aborigen y un mecánico, entre otros. También coopera con sus colegas policías que están a centenares de kilómetros o con los ranchos ganaderos que le ayudan a localizar a los viajeros.

'Nunca solo'
Policía australiano

El policía Stephan Pursell mira el tráfico que se acerca desde el sur de Australia en la remota frontera de Queensland, fuera de Birdsville.

Foto:

Saeed Khan / AFP

La región se anima sin embargo dos veces al año: durante las centenarias carreras de caballos de Birdsville, famosas en toda Australia, y el Big Red Bash, un festival de música. Ambos eventos atraen cada uno más de 6.000 turistas que viajan durante horas, incluso días, en todoterrenos o pequeños aviones para llegar a Birdsville.

Neale McShane, el predecesor de Pursell que se jubiló en 2015 después de una década pasada en la localidad, asegura que "nunca se aburrió" allí. Cada misión es sinónimo de aventura en todoterreno a través de las dunas o de vuelo en helicóptero, que hay que llamar al rescate con antelación.

En 2009, mientras buscaba desesperadamente un helicóptero para rescatar a un motorista herido en una duna, un CH-47 Chinook del ejército aterrizó en el aeropuerto, probablemente el único en tomar tierra en Birdsville. El piloto quería repostar y, gracias a él, McShane pudo rescatar al motorista.

El trabajo tiene ventajas. "Cuando duermes en el desierto y miras las estrellas, parecen tan cercanas que piensas que puedes tocarlas", dice McShane. Pero también puede ser estresante estar de guardia las 24 horas del día. Y, dado el reducido número de habitantes, también hay muchas posibilidades de que las llamadas de emergencia procedan de conocidos, asegura.

Por sorprendente que parezca, Pursell no se queja de la soledad. Cuando la prensa local lo presentó como el policía más solitario de Australia, este se dio cuenta de que la gente iba a verlo a la comisaría para hablar con él. "La gente venía sólo para charlar porque creía que estaba solo. Nunca nos hemos sentido solos aquí. Es una ciudad estupenda".

AFP

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.