Cerrar
Cerrar
Burkini: el traje de baño islámico que sí podrá ser usado en las playas de Francia
Galería

Fotos

mundo/mas-regiones 12 de febrero de 2017 , 04:11 p. m.

Burkini: el traje de baño islámico que sí podrá ser usado en las playas de Francia

Regístrate o inicia sesión para seguir tus temas favoritos.

La decisión de un puñado de alcaldes de Francia de prohibir el burkini, el traje de baño islámico, recibió el apoyo del primer ministro Manuel Valls, pero no ha levantado unanimidad en Francia y es duramente criticada en el extranjero. A pesar de que diversos sectores en ese país apoyan la medida, entidades como la Liga de Derechos Humanos se oponen al asegurar que Valls: "Participa en la estigmatización de una categoría de franceses, que se han transformado, debido a sus creencias, en sospechosos". En contra de la medida también está el ministro del Interior de Italia, Angelino Alfano, quien dijo que no piensa seguir el ejemplo francés y que se trata de una medida "inapropiada" e incluso "peligrosa" que podría suscitar ataques. Pero en países como Bélgica la medida parece tener adeptos pues la diputada de origen marroquí Nadia Sminate, pidió la prohibición de este atuendo en piscinas y playas. El Consejo de Estado de Francia sentó un precedente al suspender una orden de prohibición de esta prenda, adoptada por una localidad del litoral mediterráneo, al asegurar que no hay "riesgos probados" para el orden público.

Tres mujeres que llevaban burkini fueron multadas el pasado fin de semana en Cannes y tuvieron que pagar 38 euros cada una.

Foto: REUTERS
Compartir

Regístrate o inicia sesión para seguir tus temas favoritos.

La decisión de un puñado de alcaldes de Francia de prohibir el burkini, el traje de baño islámico, recibió el apoyo del primer ministro Manuel Valls, pero no ha levantado unanimidad en Francia y es duramente criticada en el extranjero. A pesar de que diversos sectores en ese país apoyan la medida, entidades como la Liga de Derechos Humanos se oponen al asegurar que Valls: "Participa en la estigmatización de una categoría de franceses, que se han transformado, debido a sus creencias, en sospechosos". En contra de la medida también está el ministro del Interior de Italia, Angelino Alfano, quien dijo que no piensa seguir el ejemplo francés y que se trata de una medida "inapropiada" e incluso "peligrosa" que podría suscitar ataques. Pero en países como Bélgica la medida parece tener adeptos pues la diputada de origen marroquí Nadia Sminate, pidió la prohibición de este atuendo en piscinas y playas. El Consejo de Estado de Francia sentó un precedente al suspender una orden de prohibición de esta prenda, adoptada por una localidad del litoral mediterráneo, al asegurar que no hay "riesgos probados" para el orden público.

Estos bañadores que suponen preservar el pudor de las mujeres musulmanas son muy poco comunes en las playas francesas.

Foto: REUTERS
Compartir

Regístrate o inicia sesión para seguir tus temas favoritos.

La decisión de un puñado de alcaldes de Francia de prohibir el burkini, el traje de baño islámico, recibió el apoyo del primer ministro Manuel Valls, pero no ha levantado unanimidad en Francia y es duramente criticada en el extranjero. A pesar de que diversos sectores en ese país apoyan la medida, entidades como la Liga de Derechos Humanos se oponen al asegurar que Valls: "Participa en la estigmatización de una categoría de franceses, que se han transformado, debido a sus creencias, en sospechosos". En contra de la medida también está el ministro del Interior de Italia, Angelino Alfano, quien dijo que no piensa seguir el ejemplo francés y que se trata de una medida "inapropiada" e incluso "peligrosa" que podría suscitar ataques. Pero en países como Bélgica la medida parece tener adeptos pues la diputada de origen marroquí Nadia Sminate, pidió la prohibición de este atuendo en piscinas y playas. El Consejo de Estado de Francia sentó un precedente al suspender una orden de prohibición de esta prenda, adoptada por una localidad del litoral mediterráneo, al asegurar que no hay "riesgos probados" para el orden público.

Para el primer ministro francés, el uso de esta prenda es "la traducción de un proyecto político, de contra-sociedad, fundado en la opresión de la mujer".

Foto: REUTERS
Compartir

Regístrate o inicia sesión para seguir tus temas favoritos.

La decisión de un puñado de alcaldes de Francia de prohibir el burkini, el traje de baño islámico, recibió el apoyo del primer ministro Manuel Valls, pero no ha levantado unanimidad en Francia y es duramente criticada en el extranjero. A pesar de que diversos sectores en ese país apoyan la medida, entidades como la Liga de Derechos Humanos se oponen al asegurar que Valls: "Participa en la estigmatización de una categoría de franceses, que se han transformado, debido a sus creencias, en sospechosos". En contra de la medida también está el ministro del Interior de Italia, Angelino Alfano, quien dijo que no piensa seguir el ejemplo francés y que se trata de una medida "inapropiada" e incluso "peligrosa" que podría suscitar ataques. Pero en países como Bélgica la medida parece tener adeptos pues la diputada de origen marroquí Nadia Sminate, pidió la prohibición de este atuendo en piscinas y playas. El Consejo de Estado de Francia sentó un precedente al suspender una orden de prohibición de esta prenda, adoptada por una localidad del litoral mediterráneo, al asegurar que no hay "riesgos probados" para el orden público.

El uso del burkini "no es compatible con los valores de Francia", afirmó el mandatario en el diario regional 'La Provence'.

Foto: Fethi Belaid / AFP
Compartir

Regístrate o inicia sesión para seguir tus temas favoritos.

La decisión de un puñado de alcaldes de Francia de prohibir el burkini, el traje de baño islámico, recibió el apoyo del primer ministro Manuel Valls, pero no ha levantado unanimidad en Francia y es duramente criticada en el extranjero. A pesar de que diversos sectores en ese país apoyan la medida, entidades como la Liga de Derechos Humanos se oponen al asegurar que Valls: "Participa en la estigmatización de una categoría de franceses, que se han transformado, debido a sus creencias, en sospechosos". En contra de la medida también está el ministro del Interior de Italia, Angelino Alfano, quien dijo que no piensa seguir el ejemplo francés y que se trata de una medida "inapropiada" e incluso "peligrosa" que podría suscitar ataques. Pero en países como Bélgica la medida parece tener adeptos pues la diputada de origen marroquí Nadia Sminate, pidió la prohibición de este atuendo en piscinas y playas. El Consejo de Estado de Francia sentó un precedente al suspender una orden de prohibición de esta prenda, adoptada por una localidad del litoral mediterráneo, al asegurar que no hay "riesgos probados" para el orden público.

Diputados de derecha han pedido hacer respetar la prohibición de la burka -velo que cubre toda la cabeza a excepción de una rejilla en los ojos- en los espacios públicos, votada en 2010.

Foto: Mohd Rasfan / AFP
Compartir

Regístrate o inicia sesión para seguir tus temas favoritos.

La decisión de un puñado de alcaldes de Francia de prohibir el burkini, el traje de baño islámico, recibió el apoyo del primer ministro Manuel Valls, pero no ha levantado unanimidad en Francia y es duramente criticada en el extranjero. A pesar de que diversos sectores en ese país apoyan la medida, entidades como la Liga de Derechos Humanos se oponen al asegurar que Valls: "Participa en la estigmatización de una categoría de franceses, que se han transformado, debido a sus creencias, en sospechosos". En contra de la medida también está el ministro del Interior de Italia, Angelino Alfano, quien dijo que no piensa seguir el ejemplo francés y que se trata de una medida "inapropiada" e incluso "peligrosa" que podría suscitar ataques. Pero en países como Bélgica la medida parece tener adeptos pues la diputada de origen marroquí Nadia Sminate, pidió la prohibición de este atuendo en piscinas y playas. El Consejo de Estado de Francia sentó un precedente al suspender una orden de prohibición de esta prenda, adoptada por una localidad del litoral mediterráneo, al asegurar que no hay "riesgos probados" para el orden público.

El portavoz del partido comunista francés, Olivier Dartigolles, criticó al feje de gobierno.

Foto: Mohd Rasfan / AFP
Compartir

Regístrate o inicia sesión para seguir tus temas favoritos.

La decisión de un puñado de alcaldes de Francia de prohibir el burkini, el traje de baño islámico, recibió el apoyo del primer ministro Manuel Valls, pero no ha levantado unanimidad en Francia y es duramente criticada en el extranjero. A pesar de que diversos sectores en ese país apoyan la medida, entidades como la Liga de Derechos Humanos se oponen al asegurar que Valls: "Participa en la estigmatización de una categoría de franceses, que se han transformado, debido a sus creencias, en sospechosos". En contra de la medida también está el ministro del Interior de Italia, Angelino Alfano, quien dijo que no piensa seguir el ejemplo francés y que se trata de una medida "inapropiada" e incluso "peligrosa" que podría suscitar ataques. Pero en países como Bélgica la medida parece tener adeptos pues la diputada de origen marroquí Nadia Sminate, pidió la prohibición de este atuendo en piscinas y playas. El Consejo de Estado de Francia sentó un precedente al suspender una orden de prohibición de esta prenda, adoptada por una localidad del litoral mediterráneo, al asegurar que no hay "riesgos probados" para el orden público.

Dartigolles dijo que el dirigente "entra en la guerra de religiones y de las tensiones permanentes".

Foto: Pascal Pochard-Casabianca / AFP
Compartir

Regístrate o inicia sesión para seguir tus temas favoritos.

La decisión de un puñado de alcaldes de Francia de prohibir el burkini, el traje de baño islámico, recibió el apoyo del primer ministro Manuel Valls, pero no ha levantado unanimidad en Francia y es duramente criticada en el extranjero. A pesar de que diversos sectores en ese país apoyan la medida, entidades como la Liga de Derechos Humanos se oponen al asegurar que Valls: "Participa en la estigmatización de una categoría de franceses, que se han transformado, debido a sus creencias, en sospechosos". En contra de la medida también está el ministro del Interior de Italia, Angelino Alfano, quien dijo que no piensa seguir el ejemplo francés y que se trata de una medida "inapropiada" e incluso "peligrosa" que podría suscitar ataques. Pero en países como Bélgica la medida parece tener adeptos pues la diputada de origen marroquí Nadia Sminate, pidió la prohibición de este atuendo en piscinas y playas. El Consejo de Estado de Francia sentó un precedente al suspender una orden de prohibición de esta prenda, adoptada por una localidad del litoral mediterráneo, al asegurar que no hay "riesgos probados" para el orden público.

El Colectivo contra la islamofobia en Francia (CCIF) anunció que llevará ante la justicia todas las decisiones municipales que prohíban el uso del burkini.

Foto: Pascal Pochard-Casabianca / AFP
Compartir

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.