Cuando la pandemia es una excusa para violar los DD. HH.

Cuando la pandemia es una excusa para violar los DD. HH.

En países como El Salvador, Filipinas y Hungría, los mandatarios alientan espíritus autoritarios.

Militares El Salvador

Militares realizan operaciones en un punto de control este lunes en San Salvador.

Foto:

EFE

Por: Internacional y Agencias
28 de abril 2020 , 07:26 a.m.

La alta comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, dijo este lunes que la ONU teme un “desastre” para los derechos humanos por las medidas que algunos países han introducido para contener el virus. Bachelet expresó que la ONU está particularmente preocupada por las medidas y leyes en algunos países que contienen referencias a delitos que no están bien definidos y a veces son sancionados con dureza.

La ONU, organizaciones defensoras y académicos han advertido sobre cómo la pandemia puede ser una excusa para que algunos gobiernos introduzcan medidas autoritarias. “Muchas veces, la tentación en este tipo de emergencias es creer que la democracia es ineficiente y que se necesita un medio distinto para enfrentarla. Yo creo que eso es un error, porque en una pandemia no se necesita una mano dura ni una centralización del poder”, le dijo a este medio José Miguel Vivanco, director de las Américas de Human Rights Watch (HRW).

La profesora Érica Frantz, del Departamento de Ciencias Políticas de la Universidad de Míchigan, también manifestó que la pandemia está siendo “explotada” por los gobiernos para consolidar el control.

“En algunos casos, los gobiernos están incurriendo en tomas de poder intencionales (usando la pandemia como un velo). Mi gran miedo es que algunos países terminen usando la pandemia para llegar a un acuerdo de transición hacia el autoritarismo”, le dijo Frantz a EL TIEMPO.

Acá algunos ejemplos:

Muchas veces, la tentación en este tipo de emergencias es creer que la democracia es ineficiente y que se necesita un medio distinto para enfrentarla.

El desafío de Bukele

Nayib Bukele, presidente de El Salvador, autorizó el uso de la ‘fuerza letal’ en defensa propia como medida ante el repunte de la violencia en el país. Entre el viernes y el domingo, las pandillas han provocado la muerte de 50 personas en diferentes puntos del país, que está en cuarentena para evitar la propagación del contagio.

La nueva polémica se suma a la crisis institucional que actualmente enfrenta a la Corte Suprema de El Salvador con Bukele. Este órgano les pidió al mandatario y a la Policía que ordenaran frenar las detenciones y el confinamiento forzoso al que someten a quienes violan la cuarentena, pero Bukele se negó. De hecho, la policía continuó con las detenciones, que suman más de 2.100. José Miguel Vivanco, director de HRW para las Américas, le dijo a este diario que el enfoque de los gobiernos durante la pandemia “no puede ser punitivo, sino preventivo y de asistencia”.

Nayib Bukele

El presidente de El Salvador, Nayib Bukele.

Foto:

Efe

Orban, poder ilimitado

Al primer ministro húngaro, Viktor Orban, el Parlamento de su país le aprobó una ley que le concede poderes “casi ilimitados” en el marco de un estado de emergencia que, según él, es necesario para luchar contra la pandemia en su país. El 9 de abril, Orban logró una prolongación indefinida de las medidas de confinamiento. “Prolongamos la duración de las restricciones de movimiento, indefinidamente. Reconsideraremos las medidas semanalmente”, declaró.

El proyecto que pasaron al Parlamento húngaro también prevé hasta cinco años de prisión para quienes difundan “informaciones falsas” sobre el virus, en un país en el que el poder suele acusar a los medios independientes de propagar, precisamente, noticias falsas.

Además, agencias internacionales como AFP han informado que Orban podría suspender el calendario electoral y prolongar su estadía en el cargo hasta nueva orden.

Viktor Orbán, primer ministro de Hungría

Viktor Orbán, primer ministro de Hungría, aprovechó la emergencia global para gobernar por decreto y sin control alguno.

Foto:

Szilard Koszticsaks. EFE - Archivo EL TIEMPO

Rusia y la tecnología intrusiva

El reconocimiento facial es una estrategia clave de Rusia para contener el avance de la covid-19. En Moscú, más de 100.000 cámaras vigilan a las personas. Sin embargo, los detractores de estos artefactos denuncian que a largo plazo esto podría convertirse en una estrategia utilizada con fines políticos.

En otros lugares del mundo, como en Israel, Turquía, Italia y Alemania, se ha propuesto utilizar los celulares para triangular la ubicación de la ciudadanía. Pero la Unión Europea desaconsejó su uso. “Los datos de localización no son necesarios ni recomendables para los fines de las aplicaciones de rastreo de contactos, ya que su objetivo no es seguir los movimientos de las personas”, apuntó la Comisión Europea.

¿Maduro aplazará comicios?

Pese a que el carácter autoritario del régimen de Venezuela no es nuevo, Nicolás Maduro aprovecharía la emergencia sanitaria para posponer los comicios legislativos de final de año.

Nicolás Maduro

Venezuela debe celebrar elecciones legislativas a finales de año.

Foto:

EFE

Según un comunicado emitido por la página oficial del régimen venezolano, Maduro expresó, durante una entrevista radial con un medio de Argentina, que el Tribunal Supremo de Justicia (controlado por el régimen) estaría encargado de deliberar sobre este tema.

“Tenemos la pandemia más pavorosa que ha vivido la humanidad en los últimos cien años, tenemos esta prioridad y sería una irresponsabilidad de mi parte decir que tiene que haber elecciones”, enfatizó el líder del régimen.

Duterte: ‘Disparen a matar’

El pasado 1.° de abril, el presidente filipino Rodrigo Duterte le pidió a la Policía y al Ejército “disparar a matar” a todos los que no cumplieran con las nuevas regulaciones durante la cuarentena. Esa medida cobró su primera víctima luego de que la policía mató a un hombre por supuestamente enfrentarse a unos agentes al saltarse la cuarentena.

Rodrigo Duterte

El mandatario de Filipinas, Rodrigo Duterte.

Foto:

EFE

La víctima fue identificada como Winston Ragos, un exmilitar de 34 años que, según la versión policial, apuntó con un arma a los agentes cuando le pidieron que fuera a su casa. La madre de Ragos contó que su hijo sufría estrés postraumático después de haber servido en el Ejército durante la batalla de Marawi, que enfrentó a fuerzas gubernamentales con yihadistas

REDACCIÓN INTERNACIONAL
CON AGENCIAS

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.