Secciones
Síguenos en:
Casos de canibalismo en pleno siglo XXI que le dan la vuelta al mundo
Caníbales
Foto:

Interpol - Policía Nacional de España - Policía de Rusia

Casos de canibalismo en pleno siglo XXI que le dan la vuelta al mundo

La mayoría de los involucrados pagaron su antropofagia con altas condenas penitenciales.

Durante los últimos años, se han registrado macabros casos de personas que han cometido crímenes relacionados con canibalismo.

Estos se han presentando en diferentes partes del mundo y ante la ausencia de una explicación racional por parte de sus perpetradores, solamente queda hacer un repaso de estas tétricas historias que le han dado la vuelta al mundo.

(Siga leyendo: Lo que se sabe del caníbal matricida en España).

‘Caníbal de Ventas’

(¿Nos lee desde la app EL TIEMPO?  aquí puede ver la publicación).

En 2019, España se estremeció luego de que se conociera el caso de Alberto Sánchez Gómez, de 28 años, quien fue acusado de asesinar a su mamá y devorar partes del cadáver.

Según un artículo de este medio, el hombre fue capturado en su residencia, situada en el barrio de Ventas (Madrid, España) luego de que un grupo de policías atendiera a un llamado de emergencias.

La llamada fue realizada por una amiga de la madre del sujeto, quien estaba muy preocupada por ella debido a que no la había vuelto a ver durante un tiempo.

Los uniformados, al llegar a la residencia, notaron un comportamiento extraño por parte de Alberto. Entonces decidieron inspeccionar la casa y realizaron el macabro hallazgo: el joven se había comido buena parte de su madre y tenía partes del cuerpo distribuidas por toda la casa.

El individuo fue capturado. En el juicio, iniciado este 20 de abril, se le señaló por los delitos de homicidio agravado y profanación de cadáver .

La condena que le espera a Alberto, conocido como ‘el caníbal de Ventas’, sería de un poco más de 15 años de prisión.

‘Caníbal de Arkhangelsk’

(¿Nos lee desde la app EL TIEMPO? aquí puede ver la publicación). 

En 2018, Rusia quedó consternada tras conocerse el caso de Eduard Seleznev, de 52 años, quien fue acusado de asesinar a tres amigos y consumir partes de sus cuerpos.

De acuerdo con un artículo escrito en este medio, Seleznev fue capturado luego de que las autoridades locales realizaron una exhaustiva investigación sobre el caso.

Esto implicó el hallazgo de los restos de los amigos del hombre y, posteriormente, la localización de Seleznev, quien se había instalado en el apartamento de las víctimas. Al parecer, ese habría sido uno de los propósitos del canibalismo: desaparecer a los dueños de la residencia.

Tras la captura, la Corte Suprema de Rusia abrió un juicio en contra del sujeto por los delitos de asesinato y uso indidebido de partes del cuerpo de fallecidos.

Seleznev fue hallado culpable y sentenciado a cadena perpetua.

‘Caníbal de Montreal’

(¿Nos lee desde la app EL TIEMPO? aquí puede ver la publicación). 

En 2012, Canadá quedó horrorizada luego de conocerse el caso de Luka Rocco Magnotta, un actor de cine porno que por aquel entonces tenía 29 años. Él fue acusado de asesinar y descuartizar a Jun Liu, un hombre de 32 años.

Según el medio español ‘El Periódico’, la víctima estudiaba en la Universidad Concordia, de Montreal, y tenía una relación sentimental con Magnotta, quien grabó el asesinato y la ingesta.

El asesino difundió todo en Internet.

Más allá de la publicación de los metrajes en sitios clandestinos de la web, los primeros indicios del crimen se dieron porque las autoridades locales encontraron una maleta roja en las calles de Montreal con una parte del cuerpo de la víctima. Tras esto, las alarmas se encendieron por completo cuando las sedes del partido conservador y liberal de ese país recibieron paquetes con restos del cadáver.

La policía canadiense desplegó una investigación de carácter nacional, la cual emigró hasta Francia y Alemania para dar con el paradero de Magnotta, quien se había fugado a Europa. Días después del inicio del operativo fue capturado en un establecimiento comercial de la ciudad de Berlín.

Tras su detención y extradición a Canadá, la justicia abrió un juicio por los delitos de homicidio en primer grado y cometer indignidad contra un cuerpo.

En 2014, Magnotta fue condenado a cadena perpetua.

(Le puede interesar: Marilyn y Sam Sheppard: el misterioso asesinato que no pudo resolverse).

‘Caníbal de Rotemburgo’

(¿Nos lee desde la app EL TIEMPO? aquí puede ver la publicación). 

En 2001, Alemania se horrorizó con el caso de Armin Meiwes, un hombre, de 43 años en ese entonces,que fue capturado por las autoridades locales tras asesinar y consumir partes del cadáver de Bernd Jurgen, un ingeniero alemán.

Según el medio alemán ‘DW’, los hombres se conocieron gracias a internet. Lo insólito es que, al parecer, llegaron a un acuerdo para que Meiwes cometiera el macabro crimen en su residencia.

Las autoridades locales se percataron del acto cuando un estudiante descubrió en Internet un anuncio en el que Meiwes buscaba nuevas ‘víctimas’.

Tras abrir un proceso penal en su contra, la justicia alemana condenó a Meiwes a cadena perpetua por el delito de homicidio con estupro (una figura de justicia penal que contempla el grado de sadismo con el que se cometió el asesinato de un congénere para satisfacer placeres sexuales y antropófagos), de acuerdo con el medio citado.

‘Caníbal de Miami’

(¿Nos lee desde la app EL TIEMPO? aquí puede ver la publicación). 

En 2012 se conoció el caso de Ruby Eugene, un estadounidense, de 31 años, que atacó a un habitante de calle en la ciudad de Miami.

Las autoridades locales acudieron al lugar del hecho y dieron de baja al hombre, quien, presuntamente, habría cometido el ataque bajo los efectos de un potente alucinógeno.

Lo impactante de la agresión fue que se trató de un ataque caníbal: Eugene se ‘estaba comiendo’ parte del rostro del habitante de calle.

(Lea también: Cinco miniseries sobres crímenes reales para ver en Netflix).

En un interrogatorio realizado por las autoridades locales, la víctima del ataque comentó que él no hizo nada para provocar la reacción de Eugene.

Yo no lo insulté y tampoco lo miré mal (...) durante un momento me pareció simpático, pero de repente se enfureció y comenzó a atacarme”, comentó Ronald Poppo, la víctima.

(Le recomendamos: El crimen que horroriza a Australia: una joven decapitó a su madre).

Tendencias EL TIEMPO

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.