‘Ascenso de la derecha en Brasil confirma tendencia en la región’

‘Ascenso de la derecha en Brasil confirma tendencia en la región’

El director del Instituto Brasil del Centro Wilson habló sobre la posible victoria de Bolsonaro.

Jair Bolsonaro

Jair Messias Bolsonaro nació hace 63 años en Glicerio, un municipio al interior del estado de Sao Paulo.

Foto:

Reuters

Por: Andrés Ruiz
28 de octubre 2018 , 05:22 p.m.

El ascenso del ultraderechista, excapitán del ejército y diputado Jair Bolsonaro a la presidencia en Brasil confirma una tendencia que ya hizo presencia en América Latina, y es la elección de líderes netamente populistas, esas “nuevas” figuras que no ocultan su rechazo visceral a una clase política tradicional y que con su gran carisma tienen la capacidad de transformar el rechazo y hastío de los ciudadanos en votos.

En entrevista para EL TIEMPO, Paulo Sotero, director del Instituto Brasil del Centro Wilson, en Washington, explicó qué significa para Brasil y para la región la elección de este outsider como presidente del país y los motivos que llevaron al fracaso tanto al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva –quien purga una condena de 12 años de cárcel por corrupción– como a su candidato, Fernando Haddad.

¿Es inminente el triunfo de Bolsonaro o Haddad nos puede dar alguna sorpresa?

Sorpresas no va a haber. Yo creo que será un poco más apretada la diferencia de lo que han venido mostrando los más recientes sondeos. La última encuesta de Datafolha dio un 12 por ciento entre los dos candidatos. Este domingo veremos un triunfo con un margen de entre el 5 y el 10 por ciento a favor del candidato Jair Bolsonaro.

En realidad, no creo que Haddad pueda ser electo, incluso porque antes de la primera vuelta sabíamos que de los candidatos a la presidencia, el único que no tendría posibilidades de derrotar a Bolsonaro en el balotaje sería Haddad. Geraldo Alckmin, Ciro Gomes y hasta la misma ecologista Marina Silva tal vez tenían más posibilidades de derrotar al candidato de derecha. Primer grave error.

¿Qué significa para América Latina el ascenso del ultraderechista Jair Bolsonaro?

Confirma una tendencia que viene de antes con gobiernos más conservadores, con excepción de países como Venezuela o la misma Ecuador, con gobiernos más de izquierda que están enfrentando serias crisis como los casos ya conocidos con Nicolás Maduro desde el chavismo o el presidente Evo Morales, en Bolivia, pero creo que esa es la tendencia.

Bolsonaro representa un tipo de populismo que está vigente en algunas partes del mundo, incluso en Estados Unidos con el presidente Donald Trump como pionero


Chile siempre ha estado en posiciones más moderadas, lo mismo pasa con Perú. Pero en los países grandes, la tendencia es esta. Bolsonaro representa un tipo de populismo que está vigente en algunas partes del mundo, incluso en Estados Unidos con el presidente Donald Trump como pionero.

¿Qué va a pasar con el futuro de la izquierda en Brasil?

Para sobrevivir tendrán que buscar más apoyos con los partidos de centro. Tendrán que institucionalizarse más. Podrían estar hoy en una situación mejor, con más futuro, si Lula da Silva hubiera permitido la entrada al Partido de los Trabajadores (PT) de candidatos de izquierda más moderados que hubieran surgido de un proceso electoral dentro de su partido, pero esto no pasó.

Él, soberanamente, como líder único de su partido, escogió a Dilma Rousseff (enero de 2011 a agosto de 2016), que al final de su mandato tuvo un gobierno bastante infeliz y desastroso en lo económico, aunque tuvo algunas iniciativas buenas en lo que se relaciona con derechos humanos y el papel de la mujer en los cargos públicos, pero creo que el PT está pagando el precio por no haberse actualizado, modernizado estructuralmente y preparado para sobrevivir sin Lula. Nunca se preparó a un sucesor que pudiera conservar todo ese apoyo que recibía de sus simpatizantes.

Con esto, ¿podríamos decir que la izquierda está fallando en América Latina?

No sé con seguridad si en toda la región está ocurriendo este fenómeno, pero sé que Brasil enfrenta una recesión que no es definitiva hasta ver cómo gobernará Jair Bolsonaro. Estos son procesos dinámicos.

Ahora, la izquierda tiene que ofrecer lo mismo que Lula hizo en su mejor momento, cuando Brasil tenía un espacio en la economía mundial.
El PT nunca ha aceptado la idea de una reforma económica, buscando la idea de ser un partido socialdemócrata, lo que le hubiera permitido una mayor longevidad en el poder, pero terminó comparándose con los otros partidos políticos hasta que se corrompió.

Y una de sus más grandes dificultades ha sido que no reconoce claramente haber sido parte del problema de la corrupción en el país. El PT alimentó la corrupción, la organizó y la convirtió en una medida sistemática.

Fernando Haddad es un líder moderado, claramente no carismático, que sufre el rechazo general de los brasileños a su partido. Pasamos de una elección que era anti-Bolsonaro a una elección que se convirtió en antipetista (en referencia al PT).

¿Qué tan fuertes están las instituciones para aguantar las políticas de Bolsonaro?

Creo que razonables. La Constitución brasileña va a sobrevivir a pestes y será probada con temas relacionados con los derechos civiles, humanos, la propia estructura política, pero creo que tiene cimientos fuertes.

Bolsonaro tendrá que honrar sus promesas, como cuando dijo que la Constitución es sagrada y que no será tocada. Las instituciones han sobrevivido a todo, como los dos 'impeachments'. Cosas que no deberían pasar.

Creo que la democracia en Brasil, como en otros países, está bajo un tremendo estrés. Pero todo depende de las decisiones que deberá tomar Bolsonaro ante hechos concretos en seguridad, economía y el respeto a los derechos de ciudadanos.

¿Cuál será a partir del lunes el papel del PT desde la oposición?

Tendrán el más grande grupo de partidarios en la Cámara de Diputados y puede ser una oposición constructiva como también puede ser muy dañina. Están muy heridos, pero la polarización no beneficia a nadie.

El voto de Bolsonaro, con ese giro a la derecha, significa que la gente quiere una sociedad tolerante, democrática y una sociedad con una economía de crecimiento, con creación de empleo y respeto por el otro.

ANDRÉS RUIZ 
Redacción internacional 
En Twitter: @ruizandres

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.