Aumenta la xenofobia en Tijuana: piden la expulsión de los migrantes

Aumenta la xenofobia en Tijuana: piden la expulsión de los migrantes

Más de 3 mil refugiados tuvieron que ser protegidos por la policía local ante los ataques.

Inmigrantes en frontera con EE. UU.

La caravana de inmigrantes tuvo que ser custodiada por la policía mexicana debido a los ataques de los manifestantes.

Foto:

Carlos Garcia Rawlins / Reuters

Por: Tijuana (AFP, Efe y Reuters)
19 de noviembre 2018 , 10:20 a.m.

"¡Fuera hondureños, no los queremos!, ¡Viva México!, ¡Viva Tijuana!", gritaban
cientos de personas este domingo en Tijuana,
ciudad de México fronteriza con EE. UU., contra la caravana de centroamericanos que partió desde San Pedro Sula (Honduras) el pasado 13 de octubre. Autoridades registran unos 3.500 inmigrantes en la ciudad y estiman que otros 3.000 podrían llegar a la cercana localidad de Mexicali este lunes.

Ondeando banderas de México, y afirmando que protestaban por patriotismo, unas 400 personas gritaban "¡No a la invasión!", mientras se congregaban en una de las avenidas más importantes de Tijuana.

Inmigrantes en frontera con EE. UU.

Los inmigrantes de la caravana de centroamericanos que intentan llegar a los Estados Unidos duermen en el suelo en Tijuana, México.

Foto:

Hannah McKay / Reuters

"Las personas aquí dependemos mucho del negocio, y de ir y venir en la frontera, y si la cierran por causa de ellos que quieren cruzarla a la fuerza, nos van a afectar en economía", dijo Esther Monroy, una habitante de Tijuana de 58 años.

"Yo no dudo que vengan familias, gente necesitada, pero la mayoría son gente de las maras (pandillas) que comete delitos", añadió. Tras salir de Honduras, más de 3.500 centroamericanos -en su mayoría hondureños- han llegado a Tijuana, su última escala antes de intentar cruzar a Estados Unidos.

Inmigrantes en frontera con EE. UU.

Cientos de personas se reunieron este domingo en Tijuana, México, para protestar contra la caravana de centroamericanos que se dirige a EE. UU.

Foto:

Adrees Latif / Reuters

Los manifestantes antiinmigrantes se dirigieron al albergue que el gobierno local improvisó en un centro deportivo.

Actualmente, unos 2.500 centroamericanos viven ahí en condiciones de hacinamiento y la mayoría a la intemperie. Ante la inminente llegada de los beligerantes opositores, cientos de policías antimotines rodearon el albergue, mientras drones oficiales sobrevolaban la zona.

Los manifestantes entonaron el himno de México, golpearon los escudos de los uniformados y les aventaron agua y botellas. "Debes permitirme el paso, estoy en mi país. Si fumo marihuana me detienes, me subes a la patrulla ¿y a ellos por qué no?", cuestionó uno de ellos dirigiéndose a un policía.

"¡Son invasores! ¡Vienen armados! ¡Lárguense del país", gritaban al tiempo que se aglomeraban en una emblemática glorieta citadina. En la protesta también participaban algunos residentes de la cercana ciudad estadounidense de San Diego, California.

Los inmigrantes que han llegado a Tijuana han saturado los albergues, y muchos otros duermen en las calles, también cercana a la frontera con Estados Unidos.

'Todos somos humanos'

"Tuvimos mucho miedo. Nos guardaron a todos en el refugio, pensamos que venían a lincharnos", dijo Sandra Maldonado, una hondureña de 31 años que viaja con su esposo y sus dos pequeños hijos. Paralelamente, una decena de personas con pancartas blancas se manifestaron en defensa de los centroamericanos.

"El muro más grande es el rechazo", "Violencia crea más violencia", "No discrimines", son algunas de las leyendas rodeadas de corazones que mostraba el contingente, más reducido en tamaño que sus antagonistas.

Tuvimos mucho miedo. Nos guardaron a todos en el refugio

El conservador alcalde de Tijuana, Juan Manuel Gastélum, ha pedido que los centroamericanos sean expulsados alegando que "llegan en un plan agresivo, grosero" y propuso una consulta ciudadana sobre el tema. "No todos los tijuanenses tenemos el mismo punto de vista. Todos somos hermanos", dijo Karen Domínguez, una estudiante de 26 años, quien dice vivir cerca de un albergue para inmigrantes.

"Llevan tres días cerca de nosotros y no hemos tenido ningún inconveniente, se portan bien, son familias con niños", asegura. Esta manifestación pacífica se retiró rápidamente al observar que la protesta antiinmigrante se acercaba hacia ellos en su camino al albergue de los centroamericanos.

Trump vuelve a la carga

Tras acusar a la caravana de buscar una "invasión" contra su país, el presidente estadounidense Donald Trump dispuso el envío de hasta 9.000 soldados a su frontera sur y advirtió que sólo aquellos que crucen por un punto oficial podrán pedir refugio. Y este domingo, el mandatario volvió a arremeter en Twitter contra los inmigrantes. Los miembros de la caravana "están causando crímenes y grandes problemas en México. ¡Vayan a casa!", escribió Trump.

"Atrapar y Soltar son términos obsoletos. Ahora es Atrapar y Detener. Los inmigrantes ilegales que traten de venir a Estados Unidos (...) serán detenidos o devueltos", añadió.

Una mexicano-estadounidense, acérrima seguidora de Trump, estuvo presente en las manifestaciones en Tijuana. Trump "defiende a su país como nosotros debemos defender al nuestro. Él defiende sus fronteras", gritó Paloma, sin dar más detalles sobre su identidad y vistiendo un enorme sombrero charro color rojo. "No somos racistas. Amamos a México, somos nacionalistas", añadió.

¿Pueden ser aceptados en Canadá?

El Arzobispo de Canadá, Leonardo Marin Saavedra, planteó este domingo a la caravana inmigrante en Tijuana la posibilidad de ser aceptados en aquel país si se dan las condiciones que exige el Gobierno canadiense.

El sacerdote católico, de origen colombiano, dijo que para que los viajantes lleguen a Canadá se podría crear un puente aéreo México-Canadá, un traslado en barco hasta Vancouver o pedir permiso a Estados Unidos para pasar vía terrestre en autobuses, posibilidad que consideró complicada.

Inmigrantes en frontera con EE. UU.

Los inmigrantes de la caravana descansan en un refugio temporal en Tijuana, México.

Foto:

Hannah McKay / Reuters

"Un grupo de personas de San Francisco me llamó y me dijo usted es la persona indicada para que hable con el Gobierno de Canadá para ver si es posible que lleváramos a algunos inmigrantes de la caravana a Canadá y a mi me encantó la idea", contó a los centroamericanos en el albergue que se ubica en el deportivo Benito Juárez de esta ciudad.

"El sueño estadounidense es eso, un sueño y ustedes pueden tener un territorio de paz en Canadá", añadió. Pidió a los inmigrantes "no se desanimen", "ser respetuosos" con el país que les ofrece hospedaje, en este caso México, "no hacer caso a expresiones de discriminación" y modificar "conductas y expresiones negativas".

Dijo que distintas organizaciones se encargarán de enviarle un proyecto al Primer Ministro de Canadá, Justin Trudeau, para ver si es posible que Canadá acepte a un grupo de integrantes de la caravana, además les pidió "no hacerse ilusiones pero si tener fe".

AFP, EFE y REUTERS

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.