Bolsonaro gana y promete rescatar y pacificar Brasil

Bolsonaro gana y promete rescatar y pacificar Brasil

El ultraderechista le ganó al candidato de izquierda, Fernando Haddad, por 10 puntos de diferencia. 

¿Por qué Bolsonaro es el nuevo presidente de Brasil?El ultraderechista, que derrotó en segunda vuelta al candidato de izquierda, Fernando Haddad, logró capitalizar el hartazgo de los brasileños.
Jair Bolsonaro

Pilar Olivares. Reuters

Por: AFP, Efe y Reuters
29 de octubre 2018 , 12:59 a.m.

Brasil eligió este domingo en segunda vuelta al ultraderechista Jair Bolsonaro, un nostálgico de la dictadura militar, como presidente de la mayor potencia de América Latina, después de una de las campañas más divididas y tensas de la historia del país.

El excapitán del Ejército obtuvo el 55,13 por ciento de los votos frente al 44,87 por ciento de su rival, el izquierdista Fernando Haddad, y ganó por más de 10 millones de sufragios y con 10 puntos de diferencia pese a su discurso misógino, homófobo y racista.

Bolsonaro prometió en su primer discurso como presidente electo respetar la Constitución, la democracia y la libertad. “Ustedes serán mis testigos de que este gobierno será un defensor de la Constitución, de la democracia y la libertad. Es una promesa no de un partido, no es la palabra de un hombre, es un juramento ante Dios”, dijo en un video difundido por Facebook y transmitido por la televisión.

“Sabíamos para dónde estábamos yendo, ahora sabemos para dónde queremos ir”, afirmó el presidente electo, quien asumirá su cargo el próximo primero de enero y prometió “rescatar” y“pacificar el país”. “Vamos a unirnos todos en un solo Brasil (...) Les ofrezco un gobierno decente que trabajará para todos los brasileños”, agregó Bolsonaro, quien también aseguró que reformará las finanzas del Gobierno y reorientar las relaciones diplomáticas.

Miles de brasileños festejaban en las calles de Río de Janeiro su victoria, después de una jornada electoral sin sobresaltos. “Este país necesita orden, y peor nunca podrá estar con tanta corrupción e inseguridad”, exclamó Jaz Lima, profesora jubilada de 60 años.

El 7 de octubre pasado, Bolsonaro había estado a punto de obtener la victoria en la primera vuelta presidencial con el 46 por ciento de los votos, y su fuerza política, el hasta entonces minúsculo Partido Social Liberal (PSL), se convertía en la segunda mayor representación en la Cámara de Diputados.

El repentino salto de Bolsonaro fue impulsado por el rechazo al izquierdista Partido de los Trabajadores (PT), que dirigió a Brasil durante 13 de los últimos 15 años y fue desbancado hace dos años en medio de la peor recesión y el mayor escándalo de sobornos y corrupción en la historia del país.

Haddad se había postulado en representación del encarcelado fundador del PT y expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva. Y, aunque en los últimos días acortó un poco la brecha con su contrincante, no fue suficiente para incomodar a Bolsonaro.
El candidato derrotado exigió este domingo respeto por sus electores al anunciar que la oposición al futuro gobierno de Bolsonaro será una “tarea enorme”.

“Tuvimos más de 46 millones de votos (... ) Una gran parte de la población diverge de la mayoría y merece respeto”, afirmó Haddad. “No dejaremos el país atrás. Lo colocaremos por encima de todo. Defenderemos nuestro punto de vista respetando la democracia, en especial por lo que está en juego”, agregó.

Una gran parte de la población diverge de la mayoría y merece respeto

Preocupación

A muchos les preocupa que Bolsonaro, un admirador de la dictadura militar de 1964-1985 y defensor del uso de la tortura contra opositores de izquierda, pisotee los derechos humanos, limite las libertades civiles y restrinja la libertad de expresión.

El exlegislador de 63 años, más conocido por su retórica inflamada que por sus 27 años como diputado –en los que logró aprobar apenas dos proyectos–, ha prometido combatir el crimen en las ciudades y el cinturón agrícola de Brasil, dándole a la policía más autonomía para abrir fuego contra delincuentes armados y modificando las leyes a fin de permitir que los brasileños compren armas, una demanda de uno de sus mayores partidarios, el poderoso lobby de los agricultores.

En los últimos días de la campaña, Bolsonaro no abandonó su estilo provocador, y hace tan solo una semana dio su “pésame” a la “prensa vendida”, agradeció a sus seguidores por “salvar la patria” y dijo que Lula da Silva “va a pudrirse en prisión”. Pero, en contraste con sus diatribas, el ultraderechista también abrió la puerta a retroceder en propuestas polémicas como la de retirarse del Acuerdo de París sobre el clima.

A menudo apodado ‘el Donald Trump brasileño’, este defensor de la familia tradicional, de Dios y del porte de armas impulsó su campaña por redes sociales con un discurso antisistema en un país en profunda crisis política, económica y de seguridad.

Estuvo a punto de morir a comienzos de septiembre, cuando recibió una puñalada en el abdomen, un ataque que lo llevó tres semanas al hospital, pero no lo apartó de las redes sociales, donde centró su campaña.

Con su victoria de este domingo, el excapitán del Ejército Bolsonaro engrosa una lista de militares que llegaron al poder por la vía del voto popular en América Latina, la cual incluye entre otros al general argentino Juan Domingo Perón y al teniente coronel venezolano Hugo Chávez.

AFP, Efe y Reuters

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.