Secciones
Síguenos en:
Pedro Castillo asume las riendas de Perú en medio de incertidumbre
Pedro Castillo

El presidente electo de Perú, Pedro Castillo, recibió sus credenciales para el periodo 2021-2026.

Foto:

Sebastian Castaneda. AFP

Pedro Castillo asume las riendas de Perú en medio de incertidumbre

El presidente electo de Perú, Pedro Castillo, recibió sus credenciales para el periodo 2021-2026.

El candidato de izquierda y profesor apoyado por la ruralidad peruana, se posesiona el miércoles.

Luego de un mes y medio de incertidumbre, las autoridades electorales de Perú finalmente certificaron el lunes pasado al maestro rural Pedro Castillo como el nuevo presidente electo, poniendo fin a una de las campañas más polarizadas de los últimos años en el país. Con tan solo una diferencia de 44.263 votos sobre su rival Keiko Fujimori, Castillo asumirá las riendas este 28 de julio con el inmenso reto de traer algo de estabilidad política, social y económica en medio de la pandemia del covid-19.

El mandatario electo, que no figuraba en las listas de preferencia de ninguna encuesta, pasó de ser un completo desconocido a convertirse en el candidato que la ruralidad peruana ve como una opción alternativa de cambio y que las élites políticas observan como una amenaza para la estabilidad del país.

Castillo, maestro de primaria, de 51 años y oriundo de la región andina y montañosa de Cajamarca (una zona rodeada por la cordillera de los Andes), llegó a la presidencia gracias al apoyo que le dieron sus simpatizantes de las zonas rurales, que acudieron a votar en bloque y lo defendieron férreamente cuando su rival lo señaló de cometer “fraude”, lo cual dilató por semanas los resultados oficiales.

“¡En costa, sierra y selva, Pedro ya ganó!”, era la frase que se repetía con bronca entre campesinos ataviados con sus trajes típicos y látigo en mano que llegaron a Lima para defender su voto.

No era para menos. La trascendencia política de Pedro Castillo antes de 2017 fue escasa, prácticamente nula. Ese año ganó notoriedad en la arena política cuando encabezó una gran huelga magisterial nacional que detuvo las clases durante tres meses para reclamar mejores condiciones salariales.

Castillo tiene una concepción política sindical (...). Hay que entender también que él es producto de un intenso conflicto social que ha sacudido a Perú durante los últimos 20 años

“Durante el 2017, vi a un Castillo dirigiendo la huelga y a partir de ahí conocí al líder cuya concepción de la política estaba en las luchas sindicales. Allí pude ver a un personaje bastante desconfiado y huidizo (...). Pero hay que entender también que él es producto de un intenso conflicto social que ha sacudido a Perú durante los últimos 20 años”, le dice a EL TIEMPO Víctor Caballero, sociólogo y asesor en resolución de conflictos sociales en Perú, mientras explica de dónde surgió la figura de Castillo.

Este magíster en Psicología Educativa dio el gran salto en su carrera justamente en la campaña de 2021, cuando asumió la candidatura del partido Perú Libre, un movimiento de izquierda de ideología marxista.

Castillo agarró las banderas del movimiento después de que su líder, el polémico exgorbernador regional Vladimir Cerrón, tuviera que retirarse de la contienda al ser condenado por corrupción.

Armado con su sombrero de paja, un lápiz que simboliza su hoja de vida como profesor y al trote de una yegua en la que llegó a las urnas para votar, Castillo sedujo a su electorado con un discurso de izquierda –sobre el cual ha insistido en que nada tiene que ver con el chavismo– con el que derrotó al establecimiento político peruano.

“En el Perú, las zonas de la sierra (andinas) han sido tradicionalmente olvidadas por el Estado. Perú es muy limeña y costeña desde hace décadas y siglos. Eso acentuó la crisis y generó brechas sociales muy fuertes (...). Estas diferencias llevaron a votar contra el establishment (el fujimorismo)”, agrega Caballero al explicar de dónde surge su fuerza electoral.

Más allá de la ruralidad, Castillo recibió un significativo respaldo de los maestros en el país, cuya red reúne a unos 450.000 miembros en su principal sindicato, a lo que se suma el hecho de que los docentes peruanos tienen una gran autoridad y respeto en zonas del interior. “Definitivamente, los sindicatos de los maestros han tenido un peso decisivo en la victoria de Castillo, porque simple y llanamente están esparcidos por todo el país, tienen una organización formada desde hace décadas”, le dijo a la agencia Efe el escritor y periodista Hugo Coya.

Sin embargo, el maestro rural es un outsider en el plano político, por lo que llega al sillón presidencial con el reto de aprender el ‘juego’ ante su falta de experiencia en otros cargos de administración pública.

Según analistas, lo primero que Castillo deberá defender es la imagen que él mismo vendió durante la campaña, en la que se mostró como un político de izquierda radical que quiere un revolcón de la Constitución, principalmente en lo que al modelo económico neoliberal se refiere, y cuya postura ya tuvo ecos en los mercados.

“Castillo es el personaje que representa al Perú olvidado en este momento, pero esos mismos sectores populares podrían volverse en su contra si los defrauda en medio de tantas expectativas”, advirtió el sociólogo Ernesto Valdivia.

Lo segundo será enfrentar desde el Ejecutivo la dura oposición que le augura el ala de la derecha comandada por Fujimori, quien lo considera un mandatario “ilegítimo”.

En ese contexto, las alianzas políticas en el Congreso serán fundamentales para el nuevo presidente, no solo para sacar sus proyectos adelante, sino para evitar ser vacado del cargo como ocurrió con sus antecesores, que también tuvieron como rival de turno a Keiko Fujimori.

“El Congreso es una fuerza liquidadora porque nuestra normativa le da armas mortales que le facilitan la vacancia. Si se consiguen dos tercios del Congreso, se puede vacar a un presidente, que son muy débiles”, explica Fernando Vivas, sociólogo y periodista del diario El Comercio de Perú.

La ventaja, en este caso, es que la hija del expresidente Alberto Fujimori no se quedó con la mayoría del Parlamento.

Durante la campaña, Castillo tuvo un discurso radical y populista que planteaba propuestas como un “Estado socialista”, una ley para “regular los medios de comunicación”, destinar un 10 por ciento del producto interno bruto (PIB) en educación –cuando todo el presupuesto público es apenas del 14 por ciento del PIB– y estatalizar las empresas mineras que hoy gozan de un boom por cuenta del alza en los precios de los minerales.

También advirtió durante la época electoral que cerraría el Congreso si no aceptaban una asamblea constituyente para sustituir la Constitución de 1993.

Con estas declaraciones, sus opositores aprovecharon para criticarlo y centraron su discurso en enmarcar a Castillo como un candidato que conducirá al país hacia las expropiaciones y el comunismo. Y les funcionó.

Apenas Castillo se perfiló como ganador, los mercados se agitaron (la moneda nacional se devaluó) por temor a un brusco viraje tras tres décadas de políticas económicas liberales. Por eso, su principal reto en el plano económico de cara a la reactivación, a juicio de analistas y firmas consultoras de riesgo, es la credibilidad que consiga ante los inversionistas peruanos y extranjeros.

“Hay que dar claras señales de que el manejo objetivo de la economía será profesional, que se convocará a técnicos sólidos”, afirma a la agencia AFP el economista Hugo Ñopo, investigador del Grade (Grupo de Análisis para el Desarrollo).

Pero, como buen maestro, Castillo fue aprendiendo en la marcha y moderó su discurso asegurando que la propiedad privada no estará en juego durante su presidencia. “No somos chavistas, no somos extremistas, menos comunistas”, enfatizó el viernes al conocerse la certificación de su triunfo, cuando hizo un llamado a la unidad y ratificó su “compromiso para hacer una lucha contra la corrupción” y aseguró que se opone a “cualquier cosa que vaya en contra de la democracia”.

“Más allá de su actividad sindical y posiciones extremas de su partido, la falta de experiencia es su enorme desventaja. Eso hará que gente de su entorno empiece a disfrutar la preferencia de su oído y termine tomando decisiones peligrosas”, comenta con este diario César Campos, analista político y columnista del diario Expreso.

Buscando calmar temores, el 26 de junio Castillo anunció su intención de mantener como presidente del Banco Central a Julio Velarde, quien lleva 15 años en el puesto y es reconocido por su manejo prudente de la política monetaria. “Es necesario dar tranquilidad no solo económica, sino abrir las puertas para las grandes inversiones”, dijo entonces Castillo, que todavía no ha revelado sus cartas ministeriales.

El sociólogo Vivas considera que muchos candidatos de izquierda en el país siempre terminan gobernando hacia el centro, o incluso la derecha debido a “las circunstancias y los retos de la estabilidad macroeconómica”. “Esto los va halando hacia regímenes que se contentan con capturar la renta de la sobreganancia de las actividades extractivas y satisfacer su plan de gobierno y las demandas sociales”, dice.

Con una larga lista de tareas en la mano, el maestro rural asegura estar listo para dirigir a todo un país sumamente polarizado, afectado por la inestabilidad política que ha hecho desfilar cuatro presidentes en los últimos cinco años y ante el enorme reto de reactivar la economía. Por ahora, Castillo espera con ansias el 28 de julio, día en el que inscribirá su nombre como el presidente del bicentenario de la independencia peruana.

CARLOS JOSÉ REYES GARCÍA*
Redacción Internacional
EL TIEMPO

* Con información de agencias

ACCEDE A CONTENIDO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

No te quedes solo con esta información.
Lee, explora y profundiza más.
¡Suscríbete ya!

COP $ 900 / MES *
Ya soy suscriptor digital

Si ya eres suscriptor del impreso, actívate

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.